Catalina Sojos

Estándar

Cuando el hombre llegó me ofreció un ramo de rosas, yo/deseaba un espejo; me negué a aceptarlas. / Sonrió y se marchó en silencio. / Pasaron seis meses hasta que apareció con un violín, / yo deseaba entonces una esfera; me negué a aceptarlo. / Sonrió nuevamente y se marchó en silencio. / Anoche volvió, me entregó una espina. / La acepté silenciosamente, entonces el hombre se deshizo / delante de mis ojos atónitos. / Ahora cargo mi espejo, mi espacio y mi espina / pero sigo deseando la arena de su cuerpo / que desapareció con la última ofrenda.

Arena

«Catalina Sojos está escribiendo un capítulo inédito dentro de la lírica azuaya», sentenció alguna vez el poeta que, como un lobo ansioso por devorar las aves de corral de enmohecidas plumas que por entonces ostentaba la cultura local, emergió de un valle circundante para desde Cuenca remozar y revolucionar estéticas, y, sobre todo, remover conciencias.

El poeta aquél era Rubén Astudillo, uno de los más interesantes personajes del ámbito cultural, del periodismo y la poesía de factura cuencana. Hacia finales de los años sesenta, la artífice de lo que décadas después sería ese capítulo inédito al que se refería Astudillo, se destacaba no solo por su inocultable belleza sino por la intensidad de su labor como actriz de teatro, además de una vigorosa promesa de producción lírica que con el paso de los años devino paciente espera por parte de sus amigos y múltiples admiradores, hasta el definitivo instante en que empezó a brillar también como poeta.

catalinasojos

Dentro de un ambicioso proyecto de registro de los más destacados e interesantes personajes del movimiento cultural contemporáneo de Cuenca e Iberoamérica, del cual forma parte este blog, acudo a encontrarme en una tarde de invierno andino ecuatorial con la poeta cuencana Catalina Sojos (1951), para dialogar en torno a su carrera literaria y su vida misma en la ciudad de los Cantos de Piedra y Agua, a propósito de su más reciente poemario, Runas, en el que comparte espacio con el poeta uruguayo Rafael Courtoisie.

Sus primeros contactos con la poesía, rememora, se dan hacia los seis años de edad dentro del mismo entorno familiar: «A mi madre le gustaba mucho la poesía». Fue para ella todo un aprendizaje inédito e interior.

catalina sojos

Pasa el tiempo y esa experiencia queda atrás. Tras un breve lapso como conductora adolescente de televisión en el programa infantil de un canal local, ahora lo que le interesa es la actuación teatral. Sus compañeros de actuación son personajes que darán que hablar en la movida cultural cuencana durante las décadas posteriores.

El movimiento convergerá luego en la Asociación de Teatro Experimental de Cuenca ATEC. Se escenificaron entonces obras como Esperando al Zurdo, de Clifford Odets; Mañana de Sol, de Álvarez Quintero; ¿Dónde está la señal de la cruz?, de Eugene O”Neill; y Un trágico a pesar suyo, de Chéjov. Pero sería Y así… fue Troya la pieza con la que más se recuerda a la agrupación, debido a su elevada carga de humor, bajo la dirección de Estuardo Cisneros Semería. La obra fue una adaptación de Helena’s husband, de Philip Moeller, que había sido traducida por el hoy mítico Paco Estrella, «personaje que marcó una época en el teatro cuencano, caracterizada por el florecer de la creatividad». Después, la disgregación seguida de un silencio total en el teatro cuencano que solo se retomaría hacia finales de los años ochenta.

Afiche promocional de la película La Última Erranza, protagonizada por Catalina Sojos y Felipe Vega.

Afiche promocional de la película La Última Erranza, protagonizada por Catalina Sojos y Felipe Vega.

El corolario de su faceta como actriz será La Última Erranza, película dirigida por Carlos Pérez Agusti y producida por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuenca hacia finales de los años ochenta.

La poesía y los poemarios

Cata ha sido siempre reticente a publicar, lo que ha repercutido en sus propias exigencias como creadora: «Publicar un libro de poesía es desnudarse. He sido muy estricta conmigo misma», señala.

En 1989 se hace el lanzamiento de Hojas de Poesía, recopilación antológica que precede a Fuego. Su trabajo con el texto es duro, intenso, implacable, lo que al mismo tiempo lubrica el camino evolutivo por el que transitará su creación lírica.

11077847_930201710334507_9137915756282689637_n

La Espera, poema que integra Fuego, fue premiado en la ciudad de Quito en el Primer Concurso Nacional de Poesía Gabriela Mistral 1989, lo que representará para Catalina un fuerte incentivo, en ese momento de su vida y su carrera poética. «Los premios pueden marcar también», reflexiona en torno a un tema que siempre genera controversia entre los escritores, porque nadie se pone de acuerdo sobre su condición de convenientes o perniciosos para la creatividad de un autor:

Escucha como brota mi silencio

en el musgo enmarañado de tu ausencia

mira como se queda el pensamiento

agazapado en la esquina

de tu aliento

 Mi corazón es una sombra oblicua

anegada de pena

Mientras en algún sitio

se derrama la noche

 Regálame las hebras de tu luz

para tejer la espera.

Hacia comienzos de los años noventa, Catalina Sojos es una de las más destacadas poetas del momento, lo que se demostrará de forma rotunda al ser la primera mujer que gana en el Ecuador el Premio Nacional de Poesía «Jorge Carrera Andrade».

523172_462263480461668_1564534102_n

Después de Fetiches, de 1995, incursiona en el mundo de la literatura para niños, con su especial Brujillo, obra que tiene una veintena de ediciones, y en el año 2014 fue producida para la televisión pública del Ecuador.

portada-brujilloAsí se hace una mamá, otra de sus publicaciones en el ámbito de las lecturas para niños y adolescentes, en la que aborda el tema de la adopción desde una postura humana inclusiva, es hoy un libro de texto seleccionado por la Secretaría de Educación Pública de México SEP.

asi-se-hace-una-mama portada

Una mamá se hace como un rompecabezas. Hay muchas formas de hacer una mamá. La más usada es cuando esperas nueve meses en su vientre y luego sales a este mundo. La otra manera es cuando una mujer decide tener un hijo y empieza a buscarlo por toda la tierra para entregarle su corazón.

Cantos de Piedra y Agua, del año 1999, es un libro que rompe el lenguaje. Irreverente y cuestionadora, la poeta ha sabido ver no solo la evidente belleza de la urbe sino también sus defectos: «Una ciudad llena de lacras, que se hizo adulta sin pasar por la adolescencia; que tiene un desfase, porque no adquirió su nueva fisonomía de forma paulatina, sino como consecuencia de la globalización».

Ciudad invicta

exhibes tu memoria

en la avenida de los monumentos

lo profano de ti nadie conoce

como aves cansadas tus mujeres

avanzan

con un sueño en la mano

¿quién sino tú

aguarda por su nombre?

Casi una década después, el poema dedicado a Cuenca de los Andes, a Santa Ana de los Ríos de Cuenca, se vuelve a publicar pero esta vez en una lujosa edición bilingüe, ilustrada con fotografías de María Teresa García, que se agota con inusitada brevedad.

167359_180029738685045_1005166_n

En el epílogo de un diálogo sin límites ni tiempo, tan interminable como interesante, la poeta cuencana resume en unas pocas frases lo que ha sido una vida dedicada a la poesía, al trabajo exhaustivo con la palabra, como expresión de su ser sensitivo y sensible, de su pasión y vocación, y del inextinguible amor por una ciudad bella y encantadora como Cuenca, a la vez que rígida, implacable y hermética en sus más recónditos prejuicios: «No he encontrado lo que buscaba. Vivo en busca de la palabra perfecta, aquella que no existe… Creo que encontré mi estilo y mi voz; de alguna manera, la metáfora es lo que me define.»

 Cuenca de los Andes

Junio de 2015

Anuncios

2 comentarios en “Catalina Sojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s