Diáspora Tropical: Artistas cubanos en Cuenca

Estándar

Por Carlos Vásconez

Mark Twain afirmó: “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente.”

Un viajante carga a sus espaldas una valija. También el anhelo de nuevos días, de colores maravillosos que justifiquen, su emigración. Hay aves que vuelan miles de millas para arrojarse a una playa peruana a morir. Hay peces como el salmón que nada contracorriente con el objetivo de hallar el amor, y morir. El caso cubano aparte de enternecernos, ha sido un ejemplo latente de lo que una idiosincrasia puede obtener: hijos desarraigados a quienes se los espera de vuelta como al hijo pródigo. No saben a veces quienes esperan que el hombre y la mujer que viajan por otros parajes llevan en la boca el nombre sagrado de su patria pues no hay cubano por excelencia que no pondere a La Habana o a las costas de su nación. Que no se le humedezcan los ojos al escuchar cómo galopan sobre las cuerdas de la guitarra los acordes ingeniados por Silvio, que no sepa que volver es una misión, respirar su aire caribeño y ver a sus mulatas y así acordarse de los barroquismos de Lezama y vuelven en un vídeo cuya banda sonora la compuso Compay Segundo o en la que un balsero jura ser propietario del bote en que salía a pescar Hemingway borracho; volver en un cuadro, en un libro, en un abrazo, en un canto.

cubanart

Una diáspora no es solamente la dispersión de un pueblo por el resto del orbe. Una diáspora no implica en exclusiva la identificación de este pueblo entre sus integrantes. Una diáspora es la posibilidad de que ese lugar se traslade, de que sus costumbres se vuelvan enriquecedoras para otras gentes de otras latitudes. Gracias a estos movimientos traslaticios, a este nomadismo, sea o no sea voluntario, hoy gozamos con la muestra expositiva (que también puede llamarse amistad) “Diáspora tropical” que comprende una minuciosa selección de piezas de seis artistas cubanos que han caminado (que bien puede traducirse por cambiado) el mundo: Aisar Jalil Martínez, Alexis Linares Pérez, Eduardo Cerviño Alzugaray y Lanner Díaz Rodríguez, Noydal Conde González, Nelson García Miranda. Artistas que viven en constante movimiento.

Las inteligencias de esta exposición son variadas y múltiples. Primero, con coherencia, la han coincidido en forma periferal, con la Bienal de Cuenca, evento crucial dentro del ámbito artístico y plástico del país. A esto podríamos tildar de sentido del tiempo. La han pensado, en segundo lugar, con una mirada minimalista, aunque los cuadros y las esculturas no provengan de ese derrotero ya que se trata de obras contundentes, claras, en algunos casos casi voluminosas, pero que son expuestas con cautela. A esto bien podría llamársele sentido del tacto. Y el tercer aspecto a rescatar es que son voces dispares, variopintas, que, en algunos casos, sobre todo en las brevedades en las que nos detienen sus obras (en sus detalles), resultan, incluso, contradictorias.

aisar-jalil

Aisar Jalil (Camagüey, 1953)

Aisar Jalil, Camagüey, 1953, nos trae tres obras impactantes de su serie “Antes de que anochezca”. Sí, antes de que se ponga el sol los colores se rompen, se reinventan y Aisar los amasa con una mano sabia y un pincel esplendoroso. Claro, encarar esos momentos del día en que las cosas parecen desencajar no es nada sencillo. Eso lo saben bien los artistas. Y por ese magma de inquietudes que es la creación de colores, la vista se engaña, la vista se conmueve (se mueve y se mueve) inventándonos para nuestra velada monstruos fantásticos, que siempre poseen fragmentos de nosotros mismos. En esta como en las otras piezas aquí expuestas, Aisar deja constancia de un bestiario a la luz de sus ojos.

alexis-linares

Alexis Linares

La obra de Alexis Linares además de tratarse de un collage de historias, es de una calidad envidiable. Cuando una obra funciona, ella sola lo demuestra, no urge ni depende de comendadores. Alexis nació en La Habana y trae consigo toda la memoria de su hogar, que en mucho parecería la memoria de cualquier hogar de nuestras infancias. Hay palabras, como las que garrapateábamos en las paredes, planchas, ollas, utensilios de urdimbre y de cocina recostadas en sus telas. Parecen estar listas para que las tomemos y les demos su utilidad. La utilidad que Alexis les imprime es la de excitar nuestra mente, la de retrotraernos a esos aromas de cocinas donde el pan se amasaba y la artesa ardía. Hay en sus cuadros, en suma, magia. Hay nostalgia evidente en sus telas. Hay fuerza que fecunda la memoria.

Eduardo Cerviño, habanero de sangre, arena y corazón, nos enseña la parte psicodélica y más radical de “Diásporas tropicales”. Me es imposible no remontarme a vídeos de los años setenta protagonizados por los Roger Waters o Lou Reed. Parecen proclamar mudamente: “Aquí se maquina el futuro. Aquí se forja tu desaparición”. Como constante de su obra, emerge la parte contestataria, la que le hace gritar a pulso (recordemos que la muñeca la manejan mejor que nadie los carteristas, los jugadores de billar, el pintor y aquel que lucha a pulso) su sufrimiento y su desarraigo. ¿Cómo se desarraiga la tierra de sí misma? Cerviño nos lo indica con sus trazos firmes y concretos.

eduardo-cervino

Eduardo Cerviño

Lanner Díaz, cubano a morir y ecuatoriano recién nacido, proveniente de La Habana desde 1966, nos retrotrae a las pasiones primigenias con sus series vegetales y animales. Hay aire en sus espacios. Ese aire nos deja, un aire de ensueños en las profundidades del cuadro. Nos deja una sensación que puede erizar la piel. El gran artista sabe que lo que ve el rabillo del ojo es lo que marca la diferencia. Díaz se maneja, en el mundo de los juegos y los engaños. Como Magritte que decía esto no es una pipa y nos enseñaba una pipa, Lanner no dice esto no causa temor, ni anhelo, ni deseo, aunque cause más temor, anhelo y deseo que nada. Detrás de la orquídea, detrás de la araña, hay un paisaje que está borroneado y que nuestra mirada difiere para otro instante. Quizá los fondos de los cuadros de Díaz sean la expresión real de lo que queremos ver. Trasvasar así al objeto figurado figurándonos a nosotros mismos en el fondo, en lo que sostiene, como si lo levitara al hacerlo, a la flor y al insecto. Hay artistas que saben poner en esos supuestos restos del cuadro el alma. Lanner Díaz sabe de ello. Parecería no pintarlos sino darnos permisos para aguantar el aliento y dejarlos que floten en absoluta paz. Sus trazos son definitivos. Así se traza el porvenir.

lanner-diaz1

Lanner Díaz

Noydán Conde, nacido en la capital cubana en 1966, nos atrae al siluetismo animal que tanto reposa en el cuerpo y en el alma de los hombres. Porque las siluetas, como las ondulaciones que marca el humo de un cigarro, asemejan en demasía al cuerpo del deseo. Estas esculturas crecen apuntando a las estrellas, dan ganas de tocarlas, abrazarlas, de alguna manera, cortejarlas. Gran virtud del artista es que un veedor anhele al objeto de su creación.

noydan-conde

 

nelson-garcia

Nelson García, oriundo de Holguín, es un pintor y grabador que asegura que su arte es un proceso constante, que desemboca en su actual estética y colorido. A él le agrada el sentido acuático de la existencia. Venimos de un vientre húmedo. Nos humedecemos en vida y los fluidos vitales, leche, sangre y agua nos son consustanciales. En sus piezas uno se sumerge entre otros múltiples nadadores. El agua se expresa o permite que el mundo se exprese mediante sus colores y sus formas. Estos “Mundos perdidos” de Nelson García están llenos de una arquitectura sinuosa y que de inmediato nos remontan a los vitrales (otra clase de agua aquietada) de una capilla, en donde las almas toman sus descansos respectivos, pero paralizadas por un instante. Quietas en el acto.

En esta muestra además hay espacio para que haya tiempo, para mantenernos inermes, quietos ante la estupefacción propia. Cunden en estas obras, y por lo tanto en la plástica cubana, la práctica de la contemplación, de saber esperar, porque en el camino está la evolución.

Una exposición colectiva para que sea proba depende que los elementos, aparentemente dispersos, creen un corpus integral. No solamente como en este caso la nacionalidad, que no es poca cosa, sino aspectos poéticos. El lenguaje y la gramática del rasgo pictórico o escultórico. La medida en la cual sus creadores para representar sus sueños o la realidad, aprovechan las capacidades físicas inmediatas que la memoria les brinda para sustituir las formas rígidas del arte por formas vivientes y amenazadoras. Con las cuales el sentido de la vieja magia, santera, religiosa, cultural, ceremonial del teatro de la vida adopta como nuevo afluente nuestro humor vítreo, donde descansa como aquellas bellas e inolvidables escenas de amor que hemos vivido de una vez y para siempre. Es entonces cuando un país que nos puede parecer ajeno es también nuestro y es asimismo amado.

En estas salas apreciamos el tan ansiado Mundo Mujer al que aludía Roland Barthes. Cuba es una mujer maravillosa que viste aún de encaje y enagua. Por eso estos artistas tienden a la gracia, a lo divino, a la elegía de la madre y la amada.

Estos artistas parecerían decirnos que nuestro destino, igual que el suyo, no es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.

Es un detalle, inaprensible, la dadivosidad de un pueblo. Hoy Cuba y sus mujeres y hombres de bien se representan en esta exposición, en la manera de entregarse a los otros, a quienes los vemos, con alegría, como su son, con ojos soñadores, como quien mira desde sus puertos el horizonte y se imagina viajar para querer siempre volver. Porque volver, sí, es la mejor forma del viaje, que solo se consigue cuando alguien parte con el corazón anudado y el pie firme. En estas pinturas resuena la voz de quien sabe extrañar con ansias, con energía, con talento, con la gracia para flotar en un mar de luces y coloreados pensamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s