Sálvate mientras puedas: El País de la Mitad

Estándar

Por: Juan Manuel Ramos

Con estas palabras, impresas en medio de una sola página, inicia su libro Rodrigo Aguilar Orejuela. Se trata del estribillo de la canción “Hijos de…» (1997), de la banda cuencana Basca, intérprete de heavy metal y trash metal. Debido a los significados y a la importancia que Rodrigo le ha dado para presentar su obra, les compartiré la letra completa, a condición de que cada uno internamente le ponga la música: 

Hijos de…guerrillas, / niños de la deuda externa / la calle es, es su hogar / en esta puta sociedad.

Grito de libertad, / hay policías, hay piedras, / combatir, escapar, / pues ellos los torturarán.

Sálvate mientras puedas de la política, / sálvate mientras puedas de esos hipócritas.

Llanto y represión, / niños botados en alcohol, / viejos y mendigos / olvidados por el mundo.

Botado en un rincón, / mueren mis sueños, muero yo, / almas del infierno / tal vez su vida es mejor.

Sálvate mientras puedas de la política, / sálvate mientras puedas de esos hipócritas.

Como le dije a Rodrigo en un chat, el día que tuve su libro El País de la Mitad en mis manos: «Tu book es una radiografía política de una buena parte de la historia del Ecuador. Gracias por ilustrarme en el tema y permitirme apadrinar a la traviesa criatura.»

Portada de El País de la Mitad

Y digo que es una buena parte de la historia del Ecuador, porque el corpus completo del libro, incluyendo comentarios, prólogo, artículos y notas, abarca un periodo tan amplio como la vida misma del autor, desde 1970 hasta 2020.

Y digo que me ilustra, porque por un lado he aprendido un poco más del pasado reciente del país y me ha hecho recordar vívidamente los momentos tragicómicos y surrealistas desde la década de los ochenta, en que he tenido contacto con Ecuador.

Y digo que es una traviesa criatura, porque seguramente los ensayos, artículos y crónicas que Rodrigo ha plasmado en este libro, han incomodado y siguen incomodando a muchos políticos hipócritas del sistema y sus parásitos circundantes, tanto de derechas como de centros o izquierdas.

Su agudo, valiente, y mordaz análisis de científico social, iluminado por sólidas teorías que propugnan por el cambio, no cae en el maniqueísmo simplón y dogmático: un libro objetivo, veraz e imparcial en los juicios esgrimidos en sus páginas, hasta donde la ética de su autor lo permite.

Un libro objetivo, veraz e imparcial en los juicios esgrimidos en sus páginas, hasta donde la ética de su autor lo permite.

Cada uno de sus escritos tienen una opinión y postura ideológica clara y firme, adquirida desde muy joven como resultado de su militancia política y periodística en las filas de la Juventud Comunista del Ecuador, en cuya revista mensual Juventud Rebelde publicó sus primeros textos, así como en el semanario El Pueblo, del PCE, ambos de circulación nacional.

Rodrigo Aguilar, Juan Manuel Ramos, Camila Corral.

Sus reflexiones son críticas y profundas a la Sociedad y a sus Clases, al Estado y al Poder, a las Democracias y a las dictaduras que han transitado por el Ecuador, siempre enmarcándolas en el contexto internacional.   

Este guagua-libro, esta traviesa criatura, es un documento que debe estar en toda biblioteca ya sea casera o escolar. Es una útil e indispensable herramienta de consulta; es una pastilla para no olvidar, un medicamento contra la amnesia, una vitamina para reivindicar y ejercer la política: una política en la que hombres y mujeres transformen el estado de cosas, y revolucionen el sistema socioeconómico injusto y caduco del mundo actual.

Y a tono con el acontecer político presente, con el aquí y el ahora, y ya para terminar, voy a compartir algunos fragmentos de los escritos de Rodrigo que tienen una asombrosa vigencia:  

«Cada nueva campaña ha representado, además de las ilusiones rotas de millones de votantes, el hastío de volver a vivir épocas aparentemente superadas: la saturación que provoca el bombardeo de promesas, imágenes y canciones alteradas. ¿Acaso usted amigo lector, no está ya harto de tanta promesa llena de futilidades?, ¿de tanta falacia disfrazada con el traje hipócrita del servicio al pueblo? El problema es que ya no se le cree a nadie, ni a los viejos ni a los nuevos.» (Al servicio del pueblo, 2006)

«Los candidatos continúan intentando captar adeptos, convencerlos de las bondades de sus propuestas, y hacerles creer que si con sus votos llegan al poder cumplirán lo que ofrecen. Nunca faltan incautos e inocentes que terminan por creer tanta patraña disfrazada de frases y proyectos demagógicos.»  (La campaña electoral, 2006)

«En espiral, de manera cíclica, tal situación se ha venido propiciando en la historia ecuatoriana una y otra vez. Tanto afán por el cambio, tanto discurso, tanta lucha y tanta sangre ofrecida a los ideales y a las revoluciones, para que al día siguiente se enquisten en el poder nuevamente los mismos, o sus representantes, aliados y descendientes.» (Diagnóstico en espiral, 2005)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s