Cómo John Lennon marcó a mi generación

Estándar

Fueron las imágenes que más abundaron en los noticieros de televisión de aquel 08 de diciembre de 1980, cuando el mundo resultó conmocionado por el absurdo del asesinato del legendario músico inglés John Winston Lennon. A los diez años de edad no tenía mayor conocimiento acerca de la banda que una década atrás había sacudido a millones de jóvenes de todo el planeta con su música, con el mito y la leyenda de la banda de música popular más influyente en toda la historia del siglo XX.

La noticia estaba respaldada por una sucesión de montones de imágenes que mostraban a Lennon y sus compañeros de grupo a lo largo de diferentes momentos de su carrera juntos, y hacían resaltar las transformaciones de sus rostros dentro de un lapso de apenas siete años, que ante nuestros ojos parecían mucho más debido a la impresión que causaban sus enormes melenas y copiosas barbas.

Entre los programas de dibujos animados que a través de alguno de los canales de la televisión ecuatoriana se transmitía durante la década de los sesentas, solíamos ver a los escarabajos ingleses y disfrutar con las disparatadas e ingenuas aventuras que vivían sus personajes animados. Cada uno de los episodios tenía como banda sonora un par de canciones del grupo, que hacían la delicia de los muchachos de mi generación, pese a que para entonces ya eran historia, y pese también a que poco era lo que sabíamos o entendíamos de los temas cantados inglés, que sin embargo terminábamos tarareando y gritando acompañados del palo de una escoba a manera de guitarra.

Ese programa de televisión, repetidos sus episodios quién sabe cuántas veces, además del estridente volumen con que un par de jóvenes aniñados de esa época llamaban la atención de sendas hermanas a las que visitaban, pero, sobre todo la contundencia del terrible crimen, nos condujeron por voluntad propia a la vez que arrastrados por cierta fuerza invisible presente en su sonido escalofriante, a una especie de beatlemanía a destiempo. Aquello ocurrió mucho antes de percatarnos de que esa enfermedad no tiene ya ni edad ni tiempo, pues sencillamente acompañará a la humanidad como un legado cultural mientras ésta exista sobre la faz del planeta y,con toda probabilidad, sobre algún otro cuerpo celestial al que termine por mudarse la especie humana cuando llegue la hora inevitable de hacerlo.

Nacido el 09 de octubre de 1940 en el puerto británico de Liverpool, para unos fue conocido como el líder indiscutible de la banda que revolucionó para siempre el pop mundial, Los Beatles; para otros fue, en cambio, un líder pacifista que tuvo el coraje de oponerse a la guerra de Vietnam, y que devolvió la condecoración de Caballero del Imperio Británico impuesta por la Corona, como rechazo a la posición del gobierno de la isla a ese conflicto y al de Biafra.

Lennon llegó a convertirse, quizá sin así pretenderlo, sobre todo un gurú de dos de las décadas más interesantes del siglo XX. En los sesentas, al tiempo que iba creciendo junto con sus compañeros (Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr), también evolucionaban su pensamiento y creatividad musical. Por ello es que tan diferentes resultan los temas del año 1962 (Love me do, Please please me), cuando el grupo británico comienza a trascender más allá de su ciudad natal, el puerto de Liverpool, de los de 1964 (I want to hold your hand), 1965 (Help) o 1966 (Tomorrow never knows).

Lo más radical llegaría en 1967, cuando aparece un disco que conmocionó al mundo y cuestionó la manera de hacer rock que hasta entonces había imperado: Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band. Desde entonces la música de este fenómeno sociológico de masas rompió todo tipo de esquemas y terminó por provocar la capitulación absoluta de los más reticentes.

the-beatles-abbey-road-1969-detalle

Para 1969 y 1970, cuando el grupo por fin se separa, el sonido era radicalmente diferente al de solo unos pocos años atrás. Por entonces ya cada uno de los cuatro miembros de la agrupación clamaba por un espacio propio e individual, lo que, unido a la presencia de figuras como la controversial artista japonesa Yoko Ono, terminaría por acelerar la separación del más legendario e influyente grupo musical de la historia.

Lo que vendría después demostraría la calidad no solo musical sino también humana de este lector de poetas como Allen Ginsberg y Jack Kerouac. Su liderazgo pacifista iría unido a su gran calidad como compositor, mientras McCartney continuaba con su línea romántica y comercial, y Harrison creaba himnos pop prácticamente religiosos como My sweet Lord. La carrera musical de Ringo Starr no dejaría huellas para la posteridad.

Este 08 de diciembre será, sobre todo, un día para reflexionar en torno al rumbo cada vez más inestable que lleva la humanidad. Será también un tiempo para disfrutar y compartir la música de Lennon, que además de ser un ícono cultural de nuestra era, es el símbolo de todo un legado de la humanidad.

Anuncios