Diáspora Tropical: Artistas cubanos en Cuenca

Estándar

Por Carlos Vásconez

Mark Twain afirmó: “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente.”

Un viajante carga a sus espaldas una valija. También el anhelo de nuevos días, de colores maravillosos que justifiquen, su emigración. Hay aves que vuelan miles de millas para arrojarse a una playa peruana a morir. Hay peces como el salmón que nada contracorriente con el objetivo de hallar el amor, y morir. El caso cubano aparte de enternecernos, ha sido un ejemplo latente de lo que una idiosincrasia puede obtener: hijos desarraigados a quienes se los espera de vuelta como al hijo pródigo. No saben a veces quienes esperan que el hombre y la mujer que viajan por otros parajes llevan en la boca el nombre sagrado de su patria pues no hay cubano por excelencia que no pondere a La Habana o a las costas de su nación. Que no se le humedezcan los ojos al escuchar cómo galopan sobre las cuerdas de la guitarra los acordes ingeniados por Silvio, que no sepa que volver es una misión, respirar su aire caribeño y ver a sus mulatas y así acordarse de los barroquismos de Lezama y vuelven en un vídeo cuya banda sonora la compuso Compay Segundo o en la que un balsero jura ser propietario del bote en que salía a pescar Hemingway borracho; volver en un cuadro, en un libro, en un abrazo, en un canto.

cubanart

Una diáspora no es solamente la dispersión de un pueblo por el resto del orbe. Una diáspora no implica en exclusiva la identificación de este pueblo entre sus integrantes. Una diáspora es la posibilidad de que ese lugar se traslade, de que sus costumbres se vuelvan enriquecedoras para otras gentes de otras latitudes. Gracias a estos movimientos traslaticios, a este nomadismo, sea o no sea voluntario, hoy gozamos con la muestra expositiva (que también puede llamarse amistad) “Diáspora tropical” que comprende una minuciosa selección de piezas de seis artistas cubanos que han caminado (que bien puede traducirse por cambiado) el mundo: Aisar Jalil Martínez, Alexis Linares Pérez, Eduardo Cerviño Alzugaray y Lanner Díaz Rodríguez, Noydal Conde González, Nelson García Miranda. Artistas que viven en constante movimiento.

Las inteligencias de esta exposición son variadas y múltiples. Primero, con coherencia, la han coincidido en forma periferal, con la Bienal de Cuenca, evento crucial dentro del ámbito artístico y plástico del país. A esto podríamos tildar de sentido del tiempo. La han pensado, en segundo lugar, con una mirada minimalista, aunque los cuadros y las esculturas no provengan de ese derrotero ya que se trata de obras contundentes, claras, en algunos casos casi voluminosas, pero que son expuestas con cautela. A esto bien podría llamársele sentido del tacto. Y el tercer aspecto a rescatar es que son voces dispares, variopintas, que, en algunos casos, sobre todo en las brevedades en las que nos detienen sus obras (en sus detalles), resultan, incluso, contradictorias.

aisar-jalil

Aisar Jalil (Camagüey, 1953)

Aisar Jalil, Camagüey, 1953, nos trae tres obras impactantes de su serie “Antes de que anochezca”. Sí, antes de que se ponga el sol los colores se rompen, se reinventan y Aisar los amasa con una mano sabia y un pincel esplendoroso. Claro, encarar esos momentos del día en que las cosas parecen desencajar no es nada sencillo. Eso lo saben bien los artistas. Y por ese magma de inquietudes que es la creación de colores, la vista se engaña, la vista se conmueve (se mueve y se mueve) inventándonos para nuestra velada monstruos fantásticos, que siempre poseen fragmentos de nosotros mismos. En esta como en las otras piezas aquí expuestas, Aisar deja constancia de un bestiario a la luz de sus ojos.

alexis-linares

Alexis Linares

La obra de Alexis Linares además de tratarse de un collage de historias, es de una calidad envidiable. Cuando una obra funciona, ella sola lo demuestra, no urge ni depende de comendadores. Alexis nació en La Habana y trae consigo toda la memoria de su hogar, que en mucho parecería la memoria de cualquier hogar de nuestras infancias. Hay palabras, como las que garrapateábamos en las paredes, planchas, ollas, utensilios de urdimbre y de cocina recostadas en sus telas. Parecen estar listas para que las tomemos y les demos su utilidad. La utilidad que Alexis les imprime es la de excitar nuestra mente, la de retrotraernos a esos aromas de cocinas donde el pan se amasaba y la artesa ardía. Hay en sus cuadros, en suma, magia. Hay nostalgia evidente en sus telas. Hay fuerza que fecunda la memoria.

Eduardo Cerviño, habanero de sangre, arena y corazón, nos enseña la parte psicodélica y más radical de “Diásporas tropicales”. Me es imposible no remontarme a vídeos de los años setenta protagonizados por los Roger Waters o Lou Reed. Parecen proclamar mudamente: “Aquí se maquina el futuro. Aquí se forja tu desaparición”. Como constante de su obra, emerge la parte contestataria, la que le hace gritar a pulso (recordemos que la muñeca la manejan mejor que nadie los carteristas, los jugadores de billar, el pintor y aquel que lucha a pulso) su sufrimiento y su desarraigo. ¿Cómo se desarraiga la tierra de sí misma? Cerviño nos lo indica con sus trazos firmes y concretos.

eduardo-cervino

Eduardo Cerviño

Lanner Díaz, cubano a morir y ecuatoriano recién nacido, proveniente de La Habana desde 1966, nos retrotrae a las pasiones primigenias con sus series vegetales y animales. Hay aire en sus espacios. Ese aire nos deja, un aire de ensueños en las profundidades del cuadro. Nos deja una sensación que puede erizar la piel. El gran artista sabe que lo que ve el rabillo del ojo es lo que marca la diferencia. Díaz se maneja, en el mundo de los juegos y los engaños. Como Magritte que decía esto no es una pipa y nos enseñaba una pipa, Lanner no dice esto no causa temor, ni anhelo, ni deseo, aunque cause más temor, anhelo y deseo que nada. Detrás de la orquídea, detrás de la araña, hay un paisaje que está borroneado y que nuestra mirada difiere para otro instante. Quizá los fondos de los cuadros de Díaz sean la expresión real de lo que queremos ver. Trasvasar así al objeto figurado figurándonos a nosotros mismos en el fondo, en lo que sostiene, como si lo levitara al hacerlo, a la flor y al insecto. Hay artistas que saben poner en esos supuestos restos del cuadro el alma. Lanner Díaz sabe de ello. Parecería no pintarlos sino darnos permisos para aguantar el aliento y dejarlos que floten en absoluta paz. Sus trazos son definitivos. Así se traza el porvenir.

lanner-diaz1

Lanner Díaz

Noydán Conde, nacido en la capital cubana en 1966, nos atrae al siluetismo animal que tanto reposa en el cuerpo y en el alma de los hombres. Porque las siluetas, como las ondulaciones que marca el humo de un cigarro, asemejan en demasía al cuerpo del deseo. Estas esculturas crecen apuntando a las estrellas, dan ganas de tocarlas, abrazarlas, de alguna manera, cortejarlas. Gran virtud del artista es que un veedor anhele al objeto de su creación.

noydan-conde

 

nelson-garcia

Nelson García, oriundo de Holguín, es un pintor y grabador que asegura que su arte es un proceso constante, que desemboca en su actual estética y colorido. A él le agrada el sentido acuático de la existencia. Venimos de un vientre húmedo. Nos humedecemos en vida y los fluidos vitales, leche, sangre y agua nos son consustanciales. En sus piezas uno se sumerge entre otros múltiples nadadores. El agua se expresa o permite que el mundo se exprese mediante sus colores y sus formas. Estos “Mundos perdidos” de Nelson García están llenos de una arquitectura sinuosa y que de inmediato nos remontan a los vitrales (otra clase de agua aquietada) de una capilla, en donde las almas toman sus descansos respectivos, pero paralizadas por un instante. Quietas en el acto.

En esta muestra además hay espacio para que haya tiempo, para mantenernos inermes, quietos ante la estupefacción propia. Cunden en estas obras, y por lo tanto en la plástica cubana, la práctica de la contemplación, de saber esperar, porque en el camino está la evolución.

Una exposición colectiva para que sea proba depende que los elementos, aparentemente dispersos, creen un corpus integral. No solamente como en este caso la nacionalidad, que no es poca cosa, sino aspectos poéticos. El lenguaje y la gramática del rasgo pictórico o escultórico. La medida en la cual sus creadores para representar sus sueños o la realidad, aprovechan las capacidades físicas inmediatas que la memoria les brinda para sustituir las formas rígidas del arte por formas vivientes y amenazadoras. Con las cuales el sentido de la vieja magia, santera, religiosa, cultural, ceremonial del teatro de la vida adopta como nuevo afluente nuestro humor vítreo, donde descansa como aquellas bellas e inolvidables escenas de amor que hemos vivido de una vez y para siempre. Es entonces cuando un país que nos puede parecer ajeno es también nuestro y es asimismo amado.

En estas salas apreciamos el tan ansiado Mundo Mujer al que aludía Roland Barthes. Cuba es una mujer maravillosa que viste aún de encaje y enagua. Por eso estos artistas tienden a la gracia, a lo divino, a la elegía de la madre y la amada.

Estos artistas parecerían decirnos que nuestro destino, igual que el suyo, no es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.

Es un detalle, inaprensible, la dadivosidad de un pueblo. Hoy Cuba y sus mujeres y hombres de bien se representan en esta exposición, en la manera de entregarse a los otros, a quienes los vemos, con alegría, como su son, con ojos soñadores, como quien mira desde sus puertos el horizonte y se imagina viajar para querer siempre volver. Porque volver, sí, es la mejor forma del viaje, que solo se consigue cuando alguien parte con el corazón anudado y el pie firme. En estas pinturas resuena la voz de quien sabe extrañar con ansias, con energía, con talento, con la gracia para flotar en un mar de luces y coloreados pensamientos.

Anuncios

Álex García: el ecuatoriano que se fue por el mundo

Estándar

La caricatura fue mi primer amor, dice convencido el pintor guayaquileño Álex García al evocar los tiempos en que empezaba a incursionar en el mundo del arte, hace más de cincuenta años. Fue precisamente de la mano de ese primer amor que empezó a recorrer primero las calles de su pequeño país, y luego del mundo. Ahí está para corroborarlo, por ejemplo, la anécdota de aquella ocasión en que fue encerrado en una cárcel cuencana, en 1963, por haberse atrevido a exhibir una caricatura de Fidel Castro y Nikita Kruschev, en plena dictadura militar y cuando hablar de Cuba y la Unión Soviética era el camino más seguro a ganarse un anatema, por lo menos, cuando no algo mucho peor: «Al salir de la prisión, luego de ocho días, en vez de salir de la ciudad como habíamos sido conminados, montamos una exposición en el Centro Ecuatoriano Norteamericano Abraham Lincoln, a la que no acudieron más personas que el presidente y la secretaria de esa institución».

Europa

Ese primer amor, que lo prendería ya desde los trece años, no se conformaría con caminar por el Ecuador o andar por los países vecinos, y más bien intentaría hacerlo cruzar el Atlántico con rumbo a Europa. En pleno vuelo no bastó más que una chispa para encender el fuego de su talento, con decenas de pasajeros como combustible: tras agradecer las atenciones de una azafata con una caricatura, minutos después el piloto de la nave, la tripulación y casi todos los pasajeros caían hechizados ante su talento, y lo harían llegar a Madrid con una buena cantidad de dólares en los bolsillos.

 El traslado

Mientras se dispone a plasmar su visión de mi persona en una caricatura (aquella que identifica a este blog), me relata que, como les ha sucedido a muchos ecuatorianos, Álex García nació en Guayaquil y creció en Quito, y más de la mitad de su vida la viviría intensamente en la capital venezolana. A Caracas llegó luego de haber pasado dos años en Colombia, tras un fallido intento de trasladarse a Nueva York. En la capital venezolana estudiaría en la Escuela de Bellas Artes, y una vez ya conocido en el ámbito artístico de esa nación, ganaría reconocimientos como el Premio Nacional de Paisaje «Fernando Valero», en 1983; el Salón de Aragua, en 1985; y el Premio Tejerías, en el año 1986.

Las primeras exposiciones datan de 1963, cuando su amigo Alfonso Palacios Borja (hoy Dimitri Borja) lo invita a exponer en Quito, en la galería Siglo XX, luego en Ambato, Cuenca, Guayaquil y Loja.

Esa incursión en el mundo de la pintura, su otro amor, al que continúa ligado aún (sus cuadros se expusieron durante años en el hotel El Dorado) no significaría el abandono del primero: «Quien no tenga una caricatura mía en Caracas, o no sale de noche o solo se pasa en misa», dice sonriendo.

Pese a todo el tiempo transcurrido en Caracas, y ligado a esa ciudad, con hijos y esposa venezolanos, nunca ha querido nacionalizarse como tal. Ya en su época de madurez incursionó en Derecho y se graduó de abogado en la prestigiosa Universidad Santa María. Sus hijos son todos adultos y profesionales exitosos. Será por la nostalgia de los años o por ese secreto llamado de la tierra, que a comienzos del nuevo siglo anunciaba que había decidido radicarse en su país y en la ciudad que lo vio crecer. Pocos años después, caricaturas suyas aparecían y desaparecían en las manos de cientos de mexicanos que caminaban por el Zócalo.

Con tantos años en Venezuela, recordaba haver visto también cómo el gentilicio ecuatoriano fue pasando de un prestigio bien ganado a una reputación por la cual en los años en que retornó a Cuenca, hacia la época de la peor crisis del país, se nos veía como ciudadanos de tercera: «En Caracas hay un barrio llamado Guayaquilito, en el que viven en su mayoría ecuatorianos que se dedican a la delincuencia. Es un sector donde hasta a la propia policía le cuesta ingresar», rememoraba argumentando que esa sería una de las causas por las que los ecuatorianos han sido mal vistos en Venezuela, «porque esta gente ha sentado un mal precedentes para el resto de compatriotas a quienes sí les interesa trabajar honradamente».

Personajes

Algunos de los personajes dibujados por García, han sido el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, el ex presidente Carlos Julio Arosemena Monroy, el torero Antonio Ordóñez, el actor Pierce Brosnan, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pintor también colombiano Fernando Botero, la legendaria y despampanante bailarina Yolanda Montez, mejor conocida como Tongolele, el cantante Marco Antonio Muñiz, el popular actor mexicano Chabelo, o el ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, a quien admira este pintor criollo con una mezcla de acentos, entre quiteño y caraqueño, que se precia de haber conocido también a figuras tan populares como el Faraón de la Salsa Óscar de León.

rodrigo-aguilar-por-alex-garcia

Rodrigo Aguilar Orejuela, a los 31 años, en una caricatura de Álex García.

A mediados de 2001 expone en Cuenca y otras ciudades obra creada en el país, compuesta de paisajes urbanos y rurales, retratos y bodegones “que por lo general suelen venderse bien”. En una etapa anterior, en Venezuela, hizo también pintura abstracta, pero ha preferido mostrar en Ecuador la primera, porque, sobre todo en los nuevos círculos y generaciones, ha sido un desconocido, como consecuencia de su largo extrañamiento.

En la conmemoración de su medio siglo de vida artística, su natal Guayaquil lo acogió con honores y le permitió exponer en el Museo Municipal, hacia finales de 2014, con una exposición en torno a Don Quijote de la Mancha, titulada Don Quijote a la Carta, que al mismo tiempo se presentaba reproducida en mazos de naipe o cartas. Lo último que se ha sabido del inquieto e incansable Álex, el ecuatoriano que se fue por el mundo, hoy ya todo un setentón, es que se lo vio bajando a toda velocidad, subido en un trineo, a comienzos de 2016, en el centro de esquí de Valdescaray de La Rioja, en España.

2001-2016

(fotografía: Ángel Aguirre – El Universo)

 

Aleida Guevara: accidente genético o simiente de una leyenda

Estándar

Imágenes de su infancia en Cuba, durante los difíciles primeros años de la Revolución, han dado desde entonces muchas vueltas por el planeta. Sin así pretenderlo, Ernesto Guevara de la Serna se convirtió en una suerte de icono cultural para millones de jóvenes de todo el mundo. Parte de esa iconografía incluía aspectos como la vida familiar del denominado Guerrillero Heroico, pocos años antes de su asesinato en Bolivia. Fue así como Aleida Guevara March (La Habana,1960), una de sus hijas, quedó para siempre inmortalizada por el solo hecho de descender de uno de los hombres más influyentes de la historia del siglo XX. Hoy, casi cinco décadas después, Aleida es médico pediatra al servicio de su país. Viaja de vez en cuando por diferentes naciones, invitada a coloquios y congresos de medicina, pero sobre todo a dar testimonio de aquel hecho al que denomina “accidente genético”: ser hija del Che Guevara. Habiendo heredado de su padre la frontalidad al hablar, además de la profundidad de su mirada y la firme convicción sobre lo que asevera, a continuación el resultado de una entrevista concedida durante su visita a Cuenca, a finales del año 2001, cuando Fidel Castro, a quien ella creció llamándole “papá”, estaba aún en el poder, y habían transcurrido una pocas semanas desde los atentados del 11 de Septiembre de ese año en Nueva York.

aleidaguevara-rodrigoaguilar

RAO: ¿Cuáles son los motivos de tu visita al Ecuador, y en concreto a Cuenca?

AGM: Primero conocer un poco más de la realidad latinoamericana, como miembros que somos de este mundo. Y después hablar algo sobre el Che como médico, cuya experiencia profesional fue muy corta pero muy intensa. Hay algunos proyectos que él dejó precisamente para los médicos latinoamericanos, y va a ser la primera vez que los vamos a hacer públicos en un país que no sea Cuba.

Al parecer, en los últimos años has sido una especie de vocera de la familia Guevara, con respecto a la figura paterna…

No, no, no… el problema es que hay cosas que te tocan y que tienes que hacerlas.

Te pongo como ejemplo el recibimiento de los restos del Che. Fuiste tú quien intervino en la ceremonia…

Sí, pero esa fue elección de los compañeros en general, de todos los hijos de los compañeros que cayeron en Bolivia. Ellos determinaron que debía haber sido yo quien dijera las palabas y quien las escribiera. Y, bueno, pues ellos mandan y yo obedezco. En ese sentido fue una decisión de colectivo y me sentí muy honrada porque ellos hayan confiado en mí. Nos hemos criado prácticamente juntos, como muchachos cubanos, y fue siempre una relación de amigos.

che-con-sus-hijos-_jpg_186759902

¿No te sientes un poco incómoda de que en otros lugares se piense que el mito Che Guevara también llegue hasta su hija?

A ver, mira, a mí me educaron siempre a tener los pies bien puestos sobre la tierra. Es decir que yo intento ser yo. Simplemente una mujer cubana que, en este caso, es médico alergóloga pediatra, que es mi especialidad, y como tal funciono. Ahora, me siento muy orgullosa de ser la hija del Che Guevara, y si a través de su nombre, a través de esa posibilidad que me ha dado la vida puedo hablar sobre la verdad de mi pueblo, sobre la realidad de nuestros pueblos, pues lo hago con mucho gusto, y no pasa nada. Tengo conciencia de que si se abren estas puertas es porque soy la hija del Che, pero si se atiende lo que digo es porque lo siento y porque soy una mujer cubana.

Supongo que como cubana y como hija del Che, sería más importante para ustedes que se estudie su pensamiento, más allá del icono cultural en que ha sido convertido…

Como revolucionaria y como mujer de mi pueblo, pienso que eso es lo más importante. Las imágenes pueden ser a veces fías, lejanas, demasiado perfectas para gente que no conoce la realidad. Sin embargo, el descubrir al ser humano, que se hace mejor cada día con su esfuerzo cotidiano, hace posible que te acerques a ese hombre, y que digas que él pudo, nosotros también. Solo es una cuestión de querer hacerlo.

¿Por qué has sostenido a veces que te consideras una especie de accidente genético?

Accidente porque me tocó a mí, pero le pudo haber tocado a cualquier otra. Eso no lo podíamos haber definido. La vida se te da por la unión de dos genes y punto. Y a mí me dieron dos genes importantísimos: mi madre y mi padre, y me tocó a mí ese honor, pero le pudo haber tocado a cualquier otra. Por eso te digo que he vivido con los pies muy bien puestos sobre la tierra. Yo reconozco que mucho del afecto que recibo de inmediato es porque soy la hija del Che Guevara. Pero dicen en mi pueblo que el amor solamente se paga con más amor, y yo sí intento ganármelo, con mi propio esfuerzo.

aleida-camilo-che

¿Crees que sería distinta tu posición frente a la Revolución Cubana si no fueses la hija del Che?

Si me hubiera educado mi madre, aunque no fuera la hija del Che, seguiría siendo igual como soy, porque realmente yo soy el fruto de esa educación. Mi papá estuvo muy poquito tiempo con nosotros. Y mi madre hizo desde el primer momento que lo respetáramos y lo admiráramos a él, pero sobre todo que nos sintiéramos dignos hijos del pueblo cubano, que para nosotros era lo más importante. Así que pienso que sería igual.

¿Cómo se ve el futuro de Cuba desde dentro, frente a una visión que es pesimista desde fuera?

Nosotros somos un pueblo que ha definido un camino por seguir; un camino que está apoyado por una gran mayoría. Prácticamente la gran mayoría del pueblo cubano tiene conciencia social, tiene conciencia de los logros que hemos obtenido con esa sociedad socialista en la que vivimos. Por tanto no se puede pensar en una marcha atrás, porque ¿qué nos daría el capitalismo a nosotros?, ¿lo mismo que teníamos antes?: 60% de mortalidad infantil, el 60 por 1000 nacidos vivos de mortalidad infantil; un 60% de analfabetismo medio y un 33% de analfabetismo total; un pueblo completamente entregado a los Estados Unidos de Norteamérica. Ellos eran los dueños de la mayoría de nuestras tierras, la mayoría de nuestra riqueza la sacaban, la explotaban y después nos vendían a nosotros los productos terminados, a precios exorbitantes. Esa era la realidad cubana antes de 1959. ¿Volver atrás, a buscar qué, si ahora tenemos un pueblo diferente? Hay una mortalidad infantil del 6,2 por 1000 nacidos vivos; hay un pueblo culto con un noveno grado promedio, y estamos aspirando a 12 grados; es decir, no solo secundario sino ya un pre-universitario para todos, y universidad para todos en la televisión, para todos los gustos, para toda la gente. Es un país con muchas realidades de desarrollo, si se mantiene con la misma unidad que hasta ahora, con firmeza, con valor, con dignidad. Y pienso que los cubanos lo hemos hecho desde hace más de 100 años. No es de ahora. Hace muchos años que venimos luchando por nuestra independencia y nuestra soberanía, y una vez que la obtienes no se la puedes ceder a nadie, es tuya. Y si naciste con ella, te mueres con ella, no puedes cederla jamás.

???????????????????????????????

¿Sigue existiendo el internacionalismo cubano en su relación con América Latina?

Sí, cómo no. Nosotros tenemos la Escuela de Medicina Latinoamericana y la Escuela de Deportes Latinoamericana y Afro también. Cuba tiene en este momento una matrícula de alrededor de 4000 estudiantes en una universidad que es para quienes en sus países no pueden estudiar porque no pueden pagar la carrera, pero sin embargo tienen la capacidad intelectual para la profesión.

Se conoce inclusive de la presencia de estudiantes procedentes de Estados Unidos…

Nosotros tenemos 500 estudiantes del llamado tercer mundo de Estados Unidos, que también existe: chicanos, latinos, negros. En ese sentido tenemos una buena representación, y están ya en Cuba estudiando gratuitamente. Esto es lo más importante, que Cuba a pesar de sus problemas internos, que son serios como país bloqueado por Estados Unidos, es capaz de mirar detrás. Hay un dicho muy viejo, yo no sé si tú lo conoces, de un viejo sabio que iba quejándose por la vida porque no tenía casi qué comer. Él, que era un hombre con tanto conocimiento, iba recogiendo hojas del camino para alimentarse. Cuando se dio la vuelta vio a otro sabio, más viejo que él, recogiendo las hojas que él dejaba en el camino. Entonces, hay una enseñanza en esto: si siempre hay alguien que está peor que tú, lo lógico e idóneo es que tú te vires a darle la mano a esa persona, a ese pueblo que necesita todavía más que tú. Y entonces lo poquito que tenemos se multiplica, porque tú lo das, lo compartes, y siempre se recibe: se recibe afecto, solidaridad, respeto, apoyo, y eso es muy importante también para Cuba.

    Agenda 5A-3

¿Crees que la caída del Muro de Berlín, en 1989, acercó un poco más a Cuba y América Latina, o nunca hubo distanciamiento?

No. Nosotros siempre hemos estado muy unidos al continente latinoamericano. Fíjate que José Martí, que es el apóstol de la Revolución Cubana, nacido en el siglo XIX, decía que para los cubanos patria es desde el río Bravo hasta la Patagonia. Eso era patria para los cubanos. Y después fue más amplio y dijo que patria era la humanidad. Así que en ese sentido hemos aprendido todos, desde que tenemos uso de razón, que somos parte de este continente, que nos debemos a él y que es una unidad indisoluble. A pesar de que somos una islita del Caribe tenemos mucha cultura y muchas raíces que nos unen siempre a estos pueblos. Además, si todavía faltara algún elemento para esa unidad, desde que triunfó la Revolución Cubana hemos recibido innegablemente, sin ningún tipo de duda, apoyo solidario de la mayor parte de los pueblos de Latinoamérica. No hablo de sus gobiernos. Estoy hablando de sus pueblos, que no cambian. El pueblo siempre es el mismo y por eso nos hemos sentido realmente como una gran familia.

¿Desde hace cuánto tiempo eres militante del Partido Comunista de Cuba?

Creo que me dieron la militancia en 1994. La militancia en el Partido no es algo que tú quieras obtener, sino que tú te ganes, que es otra cosa. Tú tienes que ser ejemplo como trabajador, como persona, en tu comunidad, donde tú vives. Se pregunta a los vecinos cómo tú eres, se pregunta a los trabajadores su opinión, y si ellos están de acuerdo, entonces, sólo entonces tú puedes ser quizá militante del Partido. Además tienes las condiciones que la organización te exige: dignidad, valor, ideología, por supuesto. Esto me costó años. No fue fácil ganarse esa militancia. Por fin lo soy.

¿Estuviste en Bolivia?

No, nunca estuve. Mi hermano sí. Me invitó la Universidad Católica en una ocasión en que iban a abrir una sala con el nombre de mi papá, pero no sé qué pasó después, la invitación terminó ahí. No pude ir. De todas maneras hay mucha gente que puede invitarme porque somos amigos, nos hemos conocido. Pero no sé… me es difícil todavía a mí Bolivia. No en el sentido de culpar a nadie ni nada de eso, pero todavía está ahí mucha de esta gente que tiene que ver directamente con la muerte de mi papá, está viva y sin problema alguno, deambulando en plena libertad. En ese sentido me choca ir a Bolivia.

fidel-aleida-che

¿Cuál es tu posición respecto de la idea del Hombre Nuevo que propugnaba el Che? ¿Crees que todavía es posible?, ¿o el último hombre nuevo, el primero y el último, fue él?

Bueno, quizás haya sido solo uno de los primeros, pero nunca será el último. El hombre nuevo es un proceso de siempre. No es un producto acabado, no es como una fábrica en la que tú dices voy a hacer un jabón, se termina de hacerlo, se lo envuelve y punto. Esto no es así. El hombre nuevo es el hombre que se va formando junto a la sociedad que él mismo va creando. Fíjate qué compleja es la cosa. Es un hombre que rompe con toda una serie de valores antiguos, que nos han trasladado toda la historia de la humanidad. Por ejemplo, uno muy simple que nos dice, desde la comunidad esclavista hasta el capitalismo, que el valor que tú tienes es el dinero que tengas en el banco o en el bolsillo, lo demás no tiene valor. Y, sin embargo, esta sociedad rompe con eso y te dice que no, que los valores del hombre están dados por sus propios valores internos, por su capacidad para ser útil dentro de la sociedad en que vive, y que eso es lo que hace de verdad un ser humano diferente.

Aleida-Guevara-March-con-su-hija-Estefania-Fanny-y-Celia_

¿Se puede crear hombres nuevos cuando existe un bloqueo económico internacional?

Nosotros hemos sufrido un proceso económico cuando desaparece el campo socialista europeo, muy importante, que hace que en Cuba haya crisis económica real. Y siempre que hay crisis económica puede haber con ella crisis de valores. Eso es lógico. Está relacionada una cosa con otra: el hombre para pensar tiene que vestirse, tiene que comer, tiene que tener un techo donde vivir, según Marx. No es un invento nuestro, es muy viejo esto. Y es lógico. Es una cuestión lógica en el ser humano. Cuando muchas de estas cuestiones económicas desaparecen o se hacen muy difíciles, el hombre tiende a dos cosas: a fortalecer su espíritu y a luchar con más fuerza por lo que tiene y no quiere perder, o a claudicar y pensar que puede buscarse mejores cosas más fácilmente en otras partes. Eso ha pasado en Cuba.

¿Es esa tu explicación de porqué hay gente que se va de la isla?

Esa es una de las explicaciones. No te olvides que Cuba está sometida no solamente a este bloqueo económico que te dije antes, que además la gente no lo conoce realmente. Yo te pongo un ejemplo: una niña de cinco meses, quedamos y estamos convencidos de que no tiene ideología alguna. No la pueden culpar de comunista, porque a los cinco meses de edad ni siquiera sabe que existe. No obstante, esa niña tiene una enfermedad con sangramiento digestivo alto. ¿Y qué crees tú?: el medicamento para esto tiene una patente estadounidense. Cuba tiene el dinero para comprar ese y otros medicamentos, y ninguna empresa se los vende. Eso se llama Bloqueo. ¿Te das cuenta hasta dónde llega el bloqueo ese…? Y eso es para todas las cosas de la vida. Estados Unidos es un gran productor de leche. Sin embargo, nosotros no podemos comprarla. ¿Tú sabes, nosotros dónde hemos tenido que ir a comprar leche para nuestros niños?: a Nueva Zelanda. Nosotros somos un país subdesarrollado, del llamado tercer mundo, pero no solo eso, sino que para poder conseguir el transporte, para llegar a buscar aquella leche hemos tenido que pagar tres veces lo que cuesta, porque la ley Helms-Burton dice que el barco que toque puerto cubano no podrá tocar puerto estadounidense de seis meses a un año. Eso es el bloqueo y así es como nosotros vivimos.

¿Cómo pudieron resistir y mantenerse después de la desaparición del llamado bloque socialista?

Pues buscamos alternativas. Una de ellas fue el turismo, que trae consecuencias también desastrosas porque trae consigo todos los males de la sociedad de consumo de donde viene: prostitución, drogas, todo esto también entra con el turismo, y hay que combatirlo tremendamente. Y eso es un trabajo de día a día, de educación continua a la población, de demostrar con hechos diarios las cosas que tenemos y lo que nos podemos perder. Es un trabajo lento, que siempre se va a hacer, aunque a veces cometemos errores, porque la Revolución Cubana no es perfecta; es una revolución hecha por hombres y mujeres, que además, como está siempre sometida a presión, puede en determinado momento cometer errores.

20114

Pese a ello, es significativo el número de cubanos que han emigrado del país…

No te olvides de que Estados Unidos tiene una ley de 1966 que se llama Ley de Reajuste Cubano, que es como la llamamos nosotros. Es una ley que dice que si un cubano sale ilegalmente de Cuba, y llega y toca tierra de Estados Unidos, tiene derecho a vivienda, dinero para empezar, trabajo garantizado y, al año de vivir en ese país, puede ser ciudadano estadounidense. Ahora dime tú: ¿por qué esa ley no existe para ningún ecuatoriano, por ejemplo? ¿Qué diferencia hay entre un ecuatoriano y un cubano? Que uno vive en el centro del continente y el otro vive en una isla, es la única diferencia que podría haber. La diferencia que sí le importa a Estados Unidos, es que Cuba tiene una revolución socialista. Entonces intenta por todos los medios que haya gente que se vaya de forma ilegal, para hacer lo que hace la prensa internacional: se mueren 100 haitianos tratando de llegar a Estados Unidos, y ¿a quién le importa? Nadie da la noticia siquiera. Se va un cubano y llega a Estados Unidos, y es un héroe… Y se sabe por la prensa internacional en todo el mundo. ¿Por qué? En ese sentido hay una gran presión sobre el pueblo cubano.

¿Cómo se difunde entre los cubanos el conocimiento de ese tipo de leyes?

Eso es muy fácil. ¿Cuántos cubanos tú crees que hay en Estados Unidos? Hay más de un millón. Y mucha gente vive de piratas y mercenarios. Es a lo que nosotros llamamos la mafia cubana en Estados Unidos. Esa mafia se nutre de estas leyes.

¿Cómo lo hacen?

Se compran o se agencian una pequeña lanchita, van a Cuba pues allí tienen un montón de familiares. Pueden ir antes legalmente, preparan el terreno, avisan a los familiares y conocidos que por 1000 dólares les llevarán a Miami sin problemas, y que la salida será en tal fecha. Tú les das los 1000 dólares y es posible que, como la lanchita es pequeña, y metieron demasiada gente, han botado personas al mar, no les ha importado que mueran. Por eso es que nosotros hemos combatido duramente esta ley, que nos ha costado. Nos costó por ejemplo a la mamá de Elián, y por poco se nos muere también el niño. Y fue toda esa tragedia que tuvimos que tener durante más de un año para poder rescatar al niño de las garras de aquellos que se llamaban sus familiares, mientras su padre estaba en Cuba y lo reclamaba.

Aleida Guevara-Rodrigo Aguilar

En fin, es una guerra sin cuartel, y es además hasta una guerra bactericida. Ellos han inventado montones de cosas a través de nuestra agricultura, de modo que hemos tenido enfermedades del tabaco, de la caña de azúcar; cerdos, que era el alimento básico de la población cubana; y hemos tenido 200mil cubanos enfermos de dengue hemorrágico, y de ellos han muerto 151 niños. ¿Tú sabes por qué? Porque esas cifras que te dije antes, los cambios desde 1959 hasta la actualidad significan un pueblo mucho más sano, más digno, con muchas más posibilidades para vivir de verdad a plenitud. ¿Y por qué vamos a renunciar a eso?

¿Encaja Fidel Castro dentro de los conceptos del hombre nuevo?

Es uno de los partícipes del hombre nuevo. Él mismo, todo el tiempo, se retroalimenta y retroevalúa a sí mismo. El peor crítico que tiene Fidel Castro es él mismo. Es muy fuerte con él, es hipercrítico. Yo pienso que es uno de los pocos dirigentes que tú conoces en el mundo que ha dicho públicamente cuando se ha equivocado. Eso muy poca gente, en comunicación directa con su pueblo, lo hace, y sin temor alguno. Son gente de verdad con una gran capacidad de trabajo, dedicación y entrega a una causa. Y el pueblo cubano responde a eso con respeto, con admiración y con mucho cariño.

El hecho de que el pueblo cubano esté tan bien organizado, y que tenga una conciencia política tan grande, ¿significaría que cuando no esté Fidel igual seguirá la Revolución? ¿Qué pasaría si no hubiera en aquel momento un líder con su carisma?

Desgraciadamente tú sabes que hombres de esa magnitud a veces nacen uno o dos en el siglo. Eso no está en nuestras manos resolverlo, pero hay muchos hombres y mujeres jóvenes, con una gran capacidad de trabajo en Cuba, y con una ideología bien definida y, lo que es más importante, con apoyo de la gente. Porque en Cuba, aunque lo nieguen muchos, hay una democracia, muy diferente a la que ustedes conocen pero que es la nuestra. Democracia es el poder del pueblo, y nosotros tenemos ese poder. ¿Tú sabes por qué? Porque en las elecciones cubanas no hay partido que vaya a elecciones. Es el pueblo quien elige a sus candidatos, quien elige a sus diputados. Y eso es muy importante porque cuando tú eliges de verdad, directamente, con voto directo quién tú quieres que dirija, tienes un gran poder en tus manos porque te sientes representado de verdad. Nuestros diputados son así, elegidos por el pueblo. Esa asamblea cubana, que nosotros llamamos Asamblea del Poder Popular, es la que elige al Consejo de Estado, y éste quien elige a su primer ministro, en este caso Fidel Castro. Ahí no sabemos quién lo podrá sustituir en un momento determinado. Tendrá que ser alguien elegido por el pueblo, que esté dentro de la Asamblea Nacional y haya sido elegido por ella como miembro del Consejo de Estado. A partir de eso, entonces, se elegirá al nuevo compañero que dirigirá la Revolución Cubana.

Aleida Gueva 13 Oct 2002 6b

¿Ser miembro del Partido Comunista de Cuba representa algún tipo de privilegio?

El privilegio de tener más trabajo, sí; el privilegio de tener más responsabilidades también; el privilegio de tener la confianza de su pueblo, también; pero nada más.

¿No hay privilegios materiales?

¡No, nada de material! ¡Estás loco! ¡No, nada de privilegios! [ríe, incrédula, ante la pregunta] Yo te digo, al contrario, a veces tenemos que fajarnos porque se nos lleva un poquito tensos en algunas cosas. Hay que ser justos con todo el mundo.

¿Cuál es tu posición frente al 11 de Septiembre de 2001?

Bueno, menos mal que aclaraste, porque hay un 11 de Septiembre para mí muy duro, que es la muerte de Salvador Allende. Para mí es uno de los 11 de Septiembre más funestos de la historia de este continente. Me apena muchísimo que con el otro 11 de Septiembre se le pase por encima. Es muy triste eso. Yo no estoy a favor de ninguna manifestación de terror, porque nosotros somos un pueblo que hemos recibido terror de Estado por parte del gobierno de Estados Unidos, durante largos 42 años de Revolución. No queremos que ningún otro pueblo, ni siquiera el de Estados Unidos, padezca lo que hemos padecido nosotros estos largos años.

¿Cómo se ve desde la perspectiva cubana, la reacción belicista y vengativa de Estados Unidos?

Como mismo decimos eso, que no aceptamos el terrorismo, no aceptamos una guerra genocida y sin razón contra Afganistán, y tampoco aceptamos la guerra contra Iraq, y decimos no. ¿Sabes por qué? Porque eso es terrorismo de estado, y es un gobierno con todos los misiles, con todas las armas que le dé la gana, y utilizando contra un pueblo que no puede a veces ni siquiera defenderse. Eso es de verdad el terror, y eso es lo que no podemos aceptar nosotros de ninguna manera. ¿Por qué el 11 de Septiembre en Estados Unidos es una catástrofe universal, mientras todos los niños que se mueren de hambre en este continente a nadie le importan? ¿O todos los niños en África, que se mueren todos los días de hambre, ni siquiera de guerra, a nadie le importan; o los niños que murieron en Vietnam y todavía siguen muriendo por la cantidad de bombas que Estados Unidos les disparó encima durante años de guerra, que todavía hoy sufren las consecuencias de esa guerra química a que fueron sometidos?

Cheyninjo14

Supongamos que el atentado fue en el corazón del imperio y que nosotros habitamos en las provincias…

Pues no es justo

¿Cuba sería, entonces, una provincia rebelde?

Y bueno, esperemos que cada vez haya unas cuantas más. Ahora mismo, en el sur del continente, no es fácil la situación de Argentina, por ejemplo. Están llevando al mundo a este tipo de manifestación ¿Tú crees que el pueblo de Iraq se va a quedar con los brazos cruzados?; ¿tú crees que no se va a defender? Tiene todo su derecho a hacerlo. ¿Y cómo se va a defender? El método yo no lo sé, pero esto es una cosa muy peligrosa, y el mundo se queda de brazos cruzados ante las puertas de una tercera guerra mundial, que podría devastar totalmente el planeta. Y estamos así, tranquilamente…