Luis Vargas Torres y el Parque Calderón

Estándar

En la intersección de las calles Sucre y Benigno Malo, al pie del palacio municipal, frente al parque Calderón y diagonal a la Catedral nueva de Cuenca, está ubicada desde hace muchos años una pequeña placa sobre un pequeño monumento. Miles de personas transitan de forma cotidiana por el lugar, aunque pocas son quienes se interesan por conocer de qué se trata aquella losa tan poco llamativa, en la que se lee acerca de una muerte ahí acaecida mucho tiempo atrás. Exactamente 130 años atrás.

PlazaCentralCuenca-AHBCECue

La Plaza Central de Cuenca lucía así hacia finales del siglo XIX y comienzos del XX. El Seminario Mayor San Luis, a la derecha; la Catedral nueva en construcción; el Monasterio del Carmen de la Asunción; y, en la parte superior izquierda, el el sitio donde se fusiló a Luis Vargas Torres.

La pequeña y conventual Cuenca de los Andes de finales del siglo XIX fue, precisamente en el sitio mencionado, escenario de uno de los más ignominiosos crímenes políticos que registra la historia ecuatoriana. El 20 de marzo de 1887 se procedió a fusilar a uno de los hombres de confianza del general Eloy Alfaro e indiscutible líder militar y político del proceso que condujo a la Revolución Liberal, el coronel Luis Vargas Torres, en medio de un consejo de guerra amañado y dirigido desde Quito (“tribunal de esbirros asalariados”), con la complicidad de las autoridades conservadoras locales.

Para los moradores y también para los visitantes de Esmeraldas, en el parque central de esa tropical y rítmica urbe del litoral, llama la atención el monumento erigido a la memoria de una de las figuras más queridas, respetadas y rememoradas de la historia esmeraldeña. No es que el monumento sea un modelo de calidad estética, pero al menos aquél representa el homenaje de todo un pueblo al mayor de sus héroes. Algo así como lo que representa, en el parque Calderón de la urbe morlaca, el monumento al héroe de la Independencia, el eterno adolescente Abdón Calderón. Curiosamente, ese mismo parque pretendió ser llamado, hace más de un siglo, Plaza de Vargas Torres, a través de un decreto militar que no logró trascender al tiempo ni al indomable conservadurismo cuencano, y posiblemente tampoco a la oleada de terror y violencia de la que fue responsable el coronel esmeraldeño Manuel Antonio Franco Vera, designado Jefe Militar de la Plaza de Cuenca tras el triunfo de la Revolución en 1895.

IMG_0890

Aspecto actual del parque central Abdón Calderón de Cuenca, o Plaza de Vargas Torres.

El Ecuador de los años ochenta, en el siglo XIX, estaba dominado por una sociedad clasista en la que tanto oligarcas como gamonales eran quienes dirigían los destinos y las vidas de miles de personas. Los gobernantes de entonces, déspotas y tiranos que se alternaban en el poder, tenían como práctica común el encarcelamiento, la tortura, el asesinato o el destierro de sus opositores, a la vez que la corrupción era la manera más rápida de hacerse con fortunas repentinas.

A nivel ideológico el fanatismo religioso estaba presente en la gran mayoría de la población, bajo la égida de un oscurantismo por parte del clero que volvía imposible el surgimiento armónico de otras formas de pensamiento, de otras maneras de vivir, y que había sido afianzado aún más por el controversial tratado que suscribiera el gobierno de Gabriel García Moreno con el Vaticano, a instancias de la llamada Carta Negra. La constitución garciana de 1869, elaborada por la octava Asamblea Nacional Constituyente, representó una sumatoria de atentados contra los derechos civiles, políticos y humanos de los ecuatorianos, y establecía a la religión católica como la fe oficial y única, en exclusión de todas las demás. La misma condición de ciudadano ecuatoriano, solo era posible alcanzarla, en virtud de esa carta magna, si se era católico, casado y mayor de 25 años de edad. Tal orden de cosas, y la serie de abusos de todo tipo perpetrados por el dictador Gabriel García Moreno (aún admirado y venerado por ciertas órdenes religiosas), condujeron a su sangrienta muerte en las afueras del palacio presidencial, en 1875.

En julio de 1883, resulta derrotado por las huestes de Sarasti y Alfaro, en la batalla de Mapasingue, el dictador Ignacio de Veintimilla, quien aupado por la bonanza cacaotera había convertido al palacio de gobierno en el eje de una vida cortesana signada por la frivolidad, la mojigatería y la corrupción. Como casi un siglo después hará otro dictadorzuelo, mucho más vulgar aún, Veintimilla huye del país no sin antes atracar bancos guayaquileños.

A continuación, el dueño de Tenguel, hacienda cacaotera considerada la más grande del mundo, José María Plácido Caamaño, amañará el Congreso Nacional para impedir el paso de Eloy Alfaro, a través de la Asamblea Constituyente de 1883.

EloyAlfaro-VargasTorres-Liberales

Eloy Alfaro Delgado y sus hombres de confianza, entre ellos Luis Vargas Torres (sentado, segundo desde la derecha)

A esa asamblea fue electo el joven oficial de origen esmeraldeño Luis  Vargas Torres, adepto del liberalismo montonero que había puesto al servicio de la causa no solo su fortuna personal labrada como comerciante en Guayaquil, sino su vida misma. “Triunfante en el campo de batalla es elegido, por sus altos dotes intelectuales y morales, diputado a la Asamblea Constituyente, observando con profunda indignación y rebeldía la venta de conciencias, la traición a los principios del liberalismo radical avisorando el advenimiento de un gobierno corrupto al cual, igualmente, había que derrocar. La lucha armada de las montoneras debía continuar hasta la victoria final del alfarismo; así lo comprendió la conciencia libertaria de Luis Vargas Torres.” (Leonardo Espinoza, Homenaje Luis Vargas Torres, Universidad de Cuenca, 1987)

Tras el fallido intento revolucionario del 15 de noviembre de 1884, Vargas Torres debe exiliarse en la capital peruana, donde durante varios meses la realidad política y social ecuatoriana será el eje de sus estudios y preocupaciones, y uno de esos escritos, sobre la denominada revolución de esa fecha, se cree fue lo que originaría el complot de su asesinato. Aquel día, la población manabita de Montecristi había desconocido al Gobierno Constitucional de Caamaño, y proclamó como encargado del Mando Supremo al General Eloy Alfaro. Esmeraldas se suma dos días después, nombrando como Jefe Civil y Militar al Coronel Manuel Antonio Franco. De igual forma lo hace la población fluminense de Palenque, y en la Sierra alcanzan a pronunciarse a favor de la revuelta las provincias de Tungurahua y Carchi.

Dos años más tarde, a finales de 1886, desde Perú parte comandando pelotones que toman primero Celica y luego la ciudad de Loja, en una acción idealista a la vez que suicida, pues son derrotados por la superioridad numérica del coronel cuencano Antonio Vega, que había sido desplazado hasta el sur para liquidar a las tropas de Vargas Torres. La lucha contaba también con las incitaciones, advertencias, amenazas y anatemas procedentes de los púlpitos, en donde los curas mantenían a una población católica enajenada y aterrorizada por la eventual dominación de los liberales “enemigos de la fe”. “La derrota de los seguidores de Vargas Torres fue total; los que no fueron masacrados se los engrilló y esposó, para someterlos al insulto soez, a la burla sarcástica, a la tortura. Entre ellos estaba el combatiente ejemplar.” (ibídem, vii)

catedralnuevacuenca

Sector donde se fusiló a Vargas Torres, hacia los años 50 del siglo pasado. En la parte inferior izquierda, diagonal a la Catedral, se observa algo del mínimo monumento.

Trasladado a Cuenca junto con sus compañeros, el encierro en la capital morlaca representó momentos de angustia y zozobra, de dolor, como parte de un drama en el que se mezclan felonías, ignorancias, odios, vindictas, egoísmos, y la nobleza de un luchador íntegro, convencido de su causa, que asqueado de la podredumbre se resiste a formar parte de lo escatológico.

Ese crimen innecesario, aquella felonía siniestra simboliza también la peculiaridad de la realidad ecuatoriana: las luchas políticas entre conservadores y liberales, entre religiosos in extremis y laicos que pugnaban por una evolución imparable; entre serranos y costeños.

Aquella plaza, el lugar donde en 1557 se fundó la ciudad, recibió alguna vez, vía decreto, el nombre de Luis Vargas Torres, algo que no debe haber satisfecho a los cuencanos, que el mismísimo parque central lleve el nombre de un esmeraldeño, para colmo liberal y, según las malas lenguas de la historiografía, masón. Aún es posible observar, en alguna casa de la calle Luis Cordero, un letrero colocado seguramente por algún nostálgico, que reza “Plaza de Vargas Torres”.

El decreto por medio del cual se le daba este nombre al actual “Parque Calderón”, fue firmado el 02 de septiembre de 1895, ya en época de la Revolución Liberal, por José Luis Alfaro, Coronel de la República y Director de la Guerra, y por Manuel Serrano, General Jefe de Operaciones de la División vencedora en el Portete. El decreto en mención disponía también la exhumación de los restos del héroe liberal, y su depósito en un lugar adecuado “hasta que se pueda trasladar tan venerandos restos á la ciudad de Esmeraldas.”

El artículo segundo estipulaba: “Desde hoy, la Plaza de Armas de esta Ciudad, llevará el nombre de “PLAZA DE VARGAS TORRES”, en memoria de que en ella fue sacrificado este heróico MÁRTIR del liberalismo”. Se disponía también la construcción y erección de un monumento, cuya formación de los modelos necesarios se encargó al artista español Tomás Povedano y de Arcos.

En 1987, en la conmemoración del centésimo aniversario del crimen, a instancias de la Universidad de Cuenca, intelectuales y hombres de izquierda, además de algunos nostálgicos liberales ya en decadencia, rindieron múltiples homenajes a su memoria, y se editó por parte del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Cuenca IDIS, un libro de homenaje que fue compilado por el catedrático y dirigente comunista Leonardo Espinoza. Eso fue treinta años atrás.

IMG_1323

Ciento treinta años después del asesinato que conmovió a todo un país, salvo unos cuantos docentes universitarios, intelectuales y uno que otro masón, la memoria y la figura de Vargas Torres (Héroe Nacional del Ecuador desde el año 2012) aún tienen que recibir un homenaje y una reivindicación de los cuencanos, que vaya más allá de los simples discursos, mesadas de barba y rasgados de vestidura. Una pequeñísima calle lleva su nombre en la capital azuaya, y del monumento que alguna vez, hace más de 120 años, se intentó erigir, apenas persiste esta insignificante placa sobre una losa invisible para los cuencanos, en las calles Sucre y Benigno Malo, frente al Parque Calderón o Plaza de Vargas Torres, que un grupo de ciudadanos erigió el 20 de marzo de 1936, es decir medio siglo luego de la inmolación.

IMG_1321

EL TESTIMONIO DE APARICIO ORTEGA

He aquí el testimonio dejado por Aparicio Ortega, testigo del asesinato:

“Extinguido, pues, el último rayo de esperanza, otro Jefe, o el mismo, previno al pueblo que iba a ser fusilado el Señor Coronel tantas veces mencionado y que sería pasado por las armas el que levantare la voz o impidiese de cualquier modo la ejecución de la sentencia. Luego se dio orden de sacar al prisionero. En ese momento acababan de quitarle los grillos. Al centro de numerosa escolta, al son lúgubre de ronca corneta y tambor destemplado, seguido de un fraile y clérigo, con paso firme y acompasado, levantada y serena la frente, color de buena salud, calado un “manabita” de anchas alas, todo él respirando vida, así salió a la muerte ese muchacho ya inmortal que se llama Coronel Luis Vargas Torres… En su marcha, alzó los ojos, buscó y, con sonrisa leve que era desprecio a todo ese aparato de fuerza, sacándose el sombrero, dio un adiós silencioso, preñado en lágrimas, a sus compañeros. Lección elocuente de mutismo. Lección asombrosa de valor y dignidad. Recomendación que está hirviendo en el corazón de todo un Partido. ¡Ah! ¡Qué fecundo que iba ser ese adiós!

-¿Dónde debo colocarme?- preguntó el sentenciado.

-Allí- Y señaló el Oficial con la espada un claro entre dos columnas, al frente de la puerta del cuartel.

Contramarcha el joven revolucionario, como rehusando la tregua que se le otorgaba a caso para que se confesase. Y vino a colocarse en el punto señalado, cerca al que me hallaba yo. El fraile dominicano le siguió y fue menester que el Oficial le intimara que se retire, advirtiéndole que era necedad insistir en lo imposible. Se le ofreció una venda para los ojos y la rechazó. Un punto de apoyo, tampoco lo aceptó. Firme sobre sus pies, el pecho levantado, cerrados los puños, la mirada fija en los soldados que le apuntaban con sendos rifles, sin cambiar de color, sin el más ligero asomo de temor o agitación nerviosa, desafió largo rato las balas, como en los días en que, al frente de su división, se preparaba al ataque, contra los soldados veteranos y esforzados de Veintimilla…

Los soldados, tendidos los rifles, apuntaban y temblaban. La ansiedad del observador subía de punto: Ya me parecía verlo caer desmayado, o, por lo menos, temblar, palidecer… Pero, nada. Esperó impasible hasta que salió la descarga. Al fin, salió y rompió aquel pecho de héroe que no tembló un momento en la larga agonía que le habían preparado los ardientes defensores del patíbulo, que no tendrá de qué quejarse el día de la Justicia…

Terminada la ejecución volvieron las tropas a sus cuarteles, el pueblo a sus moradas, unos pocos a contemplar el cadáver  y éste… al cementerio. Un Comisario de Policía hizo tomar de cuatro indios el cadáver y así, caliente, lo cogieron de los pies y de los brazos, lo llevaron al Cementerio: Un reguero de sangre iba dejando, tras de sí ese cuerpo, donde poco ha resplandecía la inteligencia y ardía el corazón de un valiente” (Jorge Pérez Concha, Vargas Torres, 1980)

Mujer

Estándar

Cuando diversas entidades y organismos de todo tipo llevan adelante la celebración del Día Internacional de la Mujer, se multiplican los clásicos discursos por medio de los cuales se le intenta rendir homenaje. La tradicional práctica machista en la que se han desenvuelto muchas de las sociedades humanas es el factor responsable de que, por siglos, fuesen los hombres quienes tomaron para sí la responsabilidad de dirigir sus destinos.

Eso implicó también una serie de privilegios y supuestos derechos para el elemento masculino, como el acceso a la educación, por ejemplo. Y para que las mujeres hayan podido acceder a ese derecho humano se tuvieron que llevar adelante luchas decisivas. Lo que emprendió la Revolución Liberal liderada por hombres como Eloy Alfaro y Luis Vargas Torres, en Ecuador, es una clara muestra de aquello.

Lamentable es que, a consecuencia del machismo reinante, todavía hoy se tenga que hablar de reivindicaciones y derechos, cuando el solo hecho de mencionar esos temas debería ser ya un recuerdo del pasado. La mujer ha tenido que considerarse parte de un grupo proscrito, tal como lo han sido a lo largo de la Historia los indígenas, los negros, los obreros. Aunque parezca ridículo mencionarlo, que la mitad de la sociedad tenga que reconocer los derechos de la otra mitad es simplemente un anacronismo y una muestra de lo mucho que aún le falta por evolucionar a la raza humana.

No creo en aquellos estipulados que afirman que la sociedad estaría mejor conducida si fuesen las mujeres quienes la gobiernan. Aquel, el de gobernar, es un derecho y también un deber que les asiste tanto a hombres como a mujeres. Ambos grupos son susceptibles de cometer errores e incurrir en vicios que atentan contra el ejercicio democrático, tal como lo entendemos en esta sociedad de innegable influjo occidental.

En este día habrá discursos de todo tipo e inclinación. Se hablará desde  posturas feministas y también desde aquellas machistas, dos extremos que al final no resultan saludables. Se dirá que la mujer es madre, esposa, hija y hermana, y cosas por el estilo. Pero, ¿acaso todo aquello no resulta obvio? La mujer es, simplemente, nuestra compañera, tal como nosotros somos sus compañeros. Caminamos juntos por la vida, tomados o no de la mano, y juntos debemos decidir cómo vivirla. No hay más. El resto es solo egoísmo, primitivismo, estrechez mental.

Diáspora Tropical: Artistas cubanos en Cuenca

Estándar

Por Carlos Vásconez

Mark Twain afirmó: “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente.”

Un viajante carga a sus espaldas una valija. También el anhelo de nuevos días, de colores maravillosos que justifiquen, su emigración. Hay aves que vuelan miles de millas para arrojarse a una playa peruana a morir. Hay peces como el salmón que nada contracorriente con el objetivo de hallar el amor, y morir. El caso cubano aparte de enternecernos, ha sido un ejemplo latente de lo que una idiosincrasia puede obtener: hijos desarraigados a quienes se los espera de vuelta como al hijo pródigo. No saben a veces quienes esperan que el hombre y la mujer que viajan por otros parajes llevan en la boca el nombre sagrado de su patria pues no hay cubano por excelencia que no pondere a La Habana o a las costas de su nación. Que no se le humedezcan los ojos al escuchar cómo galopan sobre las cuerdas de la guitarra los acordes ingeniados por Silvio, que no sepa que volver es una misión, respirar su aire caribeño y ver a sus mulatas y así acordarse de los barroquismos de Lezama y vuelven en un vídeo cuya banda sonora la compuso Compay Segundo o en la que un balsero jura ser propietario del bote en que salía a pescar Hemingway borracho; volver en un cuadro, en un libro, en un abrazo, en un canto.

cubanart

Una diáspora no es solamente la dispersión de un pueblo por el resto del orbe. Una diáspora no implica en exclusiva la identificación de este pueblo entre sus integrantes. Una diáspora es la posibilidad de que ese lugar se traslade, de que sus costumbres se vuelvan enriquecedoras para otras gentes de otras latitudes. Gracias a estos movimientos traslaticios, a este nomadismo, sea o no sea voluntario, hoy gozamos con la muestra expositiva (que también puede llamarse amistad) “Diáspora tropical” que comprende una minuciosa selección de piezas de seis artistas cubanos que han caminado (que bien puede traducirse por cambiado) el mundo: Aisar Jalil Martínez, Alexis Linares Pérez, Eduardo Cerviño Alzugaray y Lanner Díaz Rodríguez, Noydal Conde González, Nelson García Miranda. Artistas que viven en constante movimiento.

Las inteligencias de esta exposición son variadas y múltiples. Primero, con coherencia, la han coincidido en forma periferal, con la Bienal de Cuenca, evento crucial dentro del ámbito artístico y plástico del país. A esto podríamos tildar de sentido del tiempo. La han pensado, en segundo lugar, con una mirada minimalista, aunque los cuadros y las esculturas no provengan de ese derrotero ya que se trata de obras contundentes, claras, en algunos casos casi voluminosas, pero que son expuestas con cautela. A esto bien podría llamársele sentido del tacto. Y el tercer aspecto a rescatar es que son voces dispares, variopintas, que, en algunos casos, sobre todo en las brevedades en las que nos detienen sus obras (en sus detalles), resultan, incluso, contradictorias.

aisar-jalil

Aisar Jalil (Camagüey, 1953)

Aisar Jalil, Camagüey, 1953, nos trae tres obras impactantes de su serie “Antes de que anochezca”. Sí, antes de que se ponga el sol los colores se rompen, se reinventan y Aisar los amasa con una mano sabia y un pincel esplendoroso. Claro, encarar esos momentos del día en que las cosas parecen desencajar no es nada sencillo. Eso lo saben bien los artistas. Y por ese magma de inquietudes que es la creación de colores, la vista se engaña, la vista se conmueve (se mueve y se mueve) inventándonos para nuestra velada monstruos fantásticos, que siempre poseen fragmentos de nosotros mismos. En esta como en las otras piezas aquí expuestas, Aisar deja constancia de un bestiario a la luz de sus ojos.

alexis-linares

Alexis Linares

La obra de Alexis Linares además de tratarse de un collage de historias, es de una calidad envidiable. Cuando una obra funciona, ella sola lo demuestra, no urge ni depende de comendadores. Alexis nació en La Habana y trae consigo toda la memoria de su hogar, que en mucho parecería la memoria de cualquier hogar de nuestras infancias. Hay palabras, como las que garrapateábamos en las paredes, planchas, ollas, utensilios de urdimbre y de cocina recostadas en sus telas. Parecen estar listas para que las tomemos y les demos su utilidad. La utilidad que Alexis les imprime es la de excitar nuestra mente, la de retrotraernos a esos aromas de cocinas donde el pan se amasaba y la artesa ardía. Hay en sus cuadros, en suma, magia. Hay nostalgia evidente en sus telas. Hay fuerza que fecunda la memoria.

Eduardo Cerviño, habanero de sangre, arena y corazón, nos enseña la parte psicodélica y más radical de “Diásporas tropicales”. Me es imposible no remontarme a vídeos de los años setenta protagonizados por los Roger Waters o Lou Reed. Parecen proclamar mudamente: “Aquí se maquina el futuro. Aquí se forja tu desaparición”. Como constante de su obra, emerge la parte contestataria, la que le hace gritar a pulso (recordemos que la muñeca la manejan mejor que nadie los carteristas, los jugadores de billar, el pintor y aquel que lucha a pulso) su sufrimiento y su desarraigo. ¿Cómo se desarraiga la tierra de sí misma? Cerviño nos lo indica con sus trazos firmes y concretos.

eduardo-cervino

Eduardo Cerviño

Lanner Díaz, cubano a morir y ecuatoriano recién nacido, proveniente de La Habana desde 1966, nos retrotrae a las pasiones primigenias con sus series vegetales y animales. Hay aire en sus espacios. Ese aire nos deja, un aire de ensueños en las profundidades del cuadro. Nos deja una sensación que puede erizar la piel. El gran artista sabe que lo que ve el rabillo del ojo es lo que marca la diferencia. Díaz se maneja, en el mundo de los juegos y los engaños. Como Magritte que decía esto no es una pipa y nos enseñaba una pipa, Lanner no dice esto no causa temor, ni anhelo, ni deseo, aunque cause más temor, anhelo y deseo que nada. Detrás de la orquídea, detrás de la araña, hay un paisaje que está borroneado y que nuestra mirada difiere para otro instante. Quizá los fondos de los cuadros de Díaz sean la expresión real de lo que queremos ver. Trasvasar así al objeto figurado figurándonos a nosotros mismos en el fondo, en lo que sostiene, como si lo levitara al hacerlo, a la flor y al insecto. Hay artistas que saben poner en esos supuestos restos del cuadro el alma. Lanner Díaz sabe de ello. Parecería no pintarlos sino darnos permisos para aguantar el aliento y dejarlos que floten en absoluta paz. Sus trazos son definitivos. Así se traza el porvenir.

lanner-diaz1

Lanner Díaz

Noydán Conde, nacido en la capital cubana en 1966, nos atrae al siluetismo animal que tanto reposa en el cuerpo y en el alma de los hombres. Porque las siluetas, como las ondulaciones que marca el humo de un cigarro, asemejan en demasía al cuerpo del deseo. Estas esculturas crecen apuntando a las estrellas, dan ganas de tocarlas, abrazarlas, de alguna manera, cortejarlas. Gran virtud del artista es que un veedor anhele al objeto de su creación.

noydan-conde

 

nelson-garcia

Nelson García, oriundo de Holguín, es un pintor y grabador que asegura que su arte es un proceso constante, que desemboca en su actual estética y colorido. A él le agrada el sentido acuático de la existencia. Venimos de un vientre húmedo. Nos humedecemos en vida y los fluidos vitales, leche, sangre y agua nos son consustanciales. En sus piezas uno se sumerge entre otros múltiples nadadores. El agua se expresa o permite que el mundo se exprese mediante sus colores y sus formas. Estos “Mundos perdidos” de Nelson García están llenos de una arquitectura sinuosa y que de inmediato nos remontan a los vitrales (otra clase de agua aquietada) de una capilla, en donde las almas toman sus descansos respectivos, pero paralizadas por un instante. Quietas en el acto.

En esta muestra además hay espacio para que haya tiempo, para mantenernos inermes, quietos ante la estupefacción propia. Cunden en estas obras, y por lo tanto en la plástica cubana, la práctica de la contemplación, de saber esperar, porque en el camino está la evolución.

Una exposición colectiva para que sea proba depende que los elementos, aparentemente dispersos, creen un corpus integral. No solamente como en este caso la nacionalidad, que no es poca cosa, sino aspectos poéticos. El lenguaje y la gramática del rasgo pictórico o escultórico. La medida en la cual sus creadores para representar sus sueños o la realidad, aprovechan las capacidades físicas inmediatas que la memoria les brinda para sustituir las formas rígidas del arte por formas vivientes y amenazadoras. Con las cuales el sentido de la vieja magia, santera, religiosa, cultural, ceremonial del teatro de la vida adopta como nuevo afluente nuestro humor vítreo, donde descansa como aquellas bellas e inolvidables escenas de amor que hemos vivido de una vez y para siempre. Es entonces cuando un país que nos puede parecer ajeno es también nuestro y es asimismo amado.

En estas salas apreciamos el tan ansiado Mundo Mujer al que aludía Roland Barthes. Cuba es una mujer maravillosa que viste aún de encaje y enagua. Por eso estos artistas tienden a la gracia, a lo divino, a la elegía de la madre y la amada.

Estos artistas parecerían decirnos que nuestro destino, igual que el suyo, no es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.

Es un detalle, inaprensible, la dadivosidad de un pueblo. Hoy Cuba y sus mujeres y hombres de bien se representan en esta exposición, en la manera de entregarse a los otros, a quienes los vemos, con alegría, como su son, con ojos soñadores, como quien mira desde sus puertos el horizonte y se imagina viajar para querer siempre volver. Porque volver, sí, es la mejor forma del viaje, que solo se consigue cuando alguien parte con el corazón anudado y el pie firme. En estas pinturas resuena la voz de quien sabe extrañar con ansias, con energía, con talento, con la gracia para flotar en un mar de luces y coloreados pensamientos.

Aquí es Guapdondélig: otras visiones de Cuenca de los Andes

Estándar

Era el sueño de todo adolescente católico de cualquier provincia ecuatoriana, en el año 1985, llegar hasta la hermosa y mítica Cuenca para ver al Papa Juan Pablo II durante su visita a la capital azuaya. Cuenca era la ciudad que todos queríamos conocer entonces, después de Quito y Guayaquil, si no habías nacido en ninguna de esas tres urbes. Muchos lo lograron, vaya a saber gracias a qué circunstancias, y pudieron ser testigos y hasta protagonistas, de alguna manera, de aquel hito histórico para la comunidad en gran parte católica que es la población ecuatoriana, y, concretamente, la cuencana y azuaya.

Cuenca, como tercera ciudad de esta nación llamada Ecuador, ha sido siempre célebre entre el resto de los ecuatorianos. Por aquellos años convulsos de la década perdida, dos habían sido para la mayoría de nosotros las referencias más conocidas sobre la ciudad: la creencia oficial, transmitida en las aulas escolares, de que en Tomebamba nació el emperador Huayna-Cápac; y la visita a sus calles, parques e iglesia catedral, por parte del antiguo obrero polaco Karol Wojtyla, admirado personaje de mi era pre marxista-leninista y pre silviorodrigueciana, a los 15 años de edad.

El primero de los personajes, padre del último emperador inca, asesinado por las fuerzas españolas, fue perdiendo interés con el paso del tiempo, al crecer en admiración e importancia la cultura cañari. El segundo, desdibujándose hasta no ser más que el símbolo de una historia de horror y perversión que ha estado oculta a lo largo de una práctica religiosa que,  más que en la fe como tal, se ha basado en realidades paralelas como la superstición, la ignorancia, el poder, la opulencia y el capital, la doble moral, por no hablar de acciones vomitivas como la pedofilia, y todos los crímenes, abusos, felonías e ignominias que en su nombre se han cometido durante más de dos milenios ya.

Pero fue imposible, pese a todas las gestiones efectuadas para ello, viajar a Cuenca, y hubo que contentarse con lo que transmitían los canales de televisión, y los periódicos que todavía eran medios admirados, creíbles y respetados, en especial uno, con el que creció nuestra generación, por su posición ecologista y por su forma diferente de hacer periodismo: el capitalino y hoy extinto Hoy.

DSC09792

Poco tiempo después, un día de aquel año de acontecimientos extraños y fundamentales, como la caída del Muro de Berlín o la sangrienta invasión a Panamá por parte de miles de marines gringos, me vi dentro de un bus con rumbo a Guayaquil, en cuya terminal terrestre, aquella bautizada con el nombre de otro héroe de la infancia y la adolescencia (aquel que siendo el mandatario más joven en la historia del país, se atrevería por primera vez a pronunciar palabras quichuas en un discurso de asunción presidencial), tomaría luego otro con rumbo a Santa Ana de los Ríos de Cuenca.

Por aquella época no había otra manera de llegar a Cuenca, desde la costa norte del Ecuador, que pasando por La Troncal. Esta ciudad, que de aspecto andino no tiene nada, es sin embargo jurisdicción de una de las tres provincias azuayas, la que hoy se conoce como del Cañar, y así como las poblaciones de Azogues y Cañar tienen cierta rivalidad por la reivindicación del derecho a ser la capital de esa provincia, de igual manera los troncaleños creen también tener derecho a serlo, por lo pujante de su economía y de su población, en buena medida de origen azuayo-cañarense pero con un acento ya fuertemente costeño.

Es solo al comenzar a subir la cordillera, cuando empieza a notarse lo andino y a sentir que se adentra uno por los confines del antiguo Azuay. De Cochancay en adelante, cualquier visitante atento y despierto tendrá la sensación de hallarse en una misma región, tanto en lo cultural como en lo concerniente a su naturaleza, aunque se halle en tierras de tres provincias hoy políticamente divididas, pese a haber conformado, desde épocas inmemoriales, un solo pueblo: Azuay, Cañar y Morona Santiago, las provincias azuayas, el antiguo Azuay.

Aunque en estos tiempos de excelentes vías nacionales parece increíble que no siempre fue así, de vieja data fue también el habitual mal estado de la carretera, agravado por las numerosas fallas geológicas por las que pasa el trazado, pero sobre todo por la indolencia y la falta de gestión de las autoridades locales y regionales. En el recorrido no solo va cambiando el paisaje, que se hace menos agreste, más irregular y montañoso, y, en algunos tramos, totalmente luminoso, mientras en otros angustiosamente neblinoso, como si se avanzase por en medio de las nubes. Cambia también el tipo de personas que se observa a lo largo del camino, sus rostros y tonos de piel, sus vestimentas llamativas de tonos rojizos, así como las formas y aspectos de sus viviendas, que de pronto ya no tienen hojas de zinc como techos, sino auténticas tejas rojizas, además de las paredes de adobe o bahareque, que en adelante serán la tónica de la mayoría de las casas de esta región, poco antes de que el influjo migratorio de miles de personas contribuya a cambiar de manera drástica el paisaje arquitectónico de toda una importante zona del país.

El bus solía detenerse a recoger en la vía a quien así lo pidiera, para trasladarse a Suscal, Zhud, El Tambo o Cañar, a Ingapirca, Biblián o Azogues, o a cualquiera de los numerosos puntos intermedios. Era una fascinación mayúscula la que atrapaba al viajero costeño, por primera vez a punto de experimentar por dentro la fascinación por una auténtica cultura andina, que habitaba y reinventaba cada día la vida con toda la fuerza de su proverbial peculiaridad humano-espacial.

Muchos de estos habitantes, llamados cañaris, subían y bajaban durante el trayecto, que luego repetiría en varias ocasiones, en las idas y venidas flanqueando las puertas (alguna vez existentes entre todas las provincias del Ecuador) de dos mundos prácticamente opuestos y, a la vez, complementarios. Tan radicalmente diferentes en el tipo de territorio sobre los que se asientan sus moradores y el clima correspondiente, como en la forma de hablar y vivir, de ver el entorno mismo y el horizonte formado por la visión del tiempo conjugándose sobre las infinitas formas del espacio.

Parte fundamental de la cultura, lo gastronómico aparecía de forma brusca en diferentes orillas del camino, en la enormidad de los cerdos muertos que se exhibían en diferentes puntos, dentro y fuera de los centros urbanos. Una práctica habitual de los viajeros es detenerse ante estos locales, y bajar a devorar, a veces en grandes grupos, partes del animal cuya lenta desaparición comienza a gestarse conforme aumenta el número de hambrientos viajeros, a quienes su visión despierta profundas sensaciones de antiquísima necesidad de supervivencia.

La otra práctica culinaria de masiva aceptación social, la de criar conejillos de indias para sacrificarlos y comerlos, es vista por las sociedades de la región litoral con gran interés, con muestras frecuentes y repetitivas, sobre todo de quienes viajan de visita a las provincias referidas y a la mayoría del territorio interandino ecuatoriano, de asombro, curiosidad, atrevimiento, y no pocas veces también de repulsión, porque algunos costeños creen que no se trata de cuyes sino de ratas. Extranjeros, en cambio, mejor conocidos en el entorno latinoamericano como gringos, muestran reacciones de reprobación, resignación y tristeza, porque en su cultura el cuy es un animal adoptado como mascota de las familias; es decir, jamás pensarían en ingerir la carne de un amigo, y mucho menos de un miembro de la familia.

En suma, una simple cuestión de postura frente a nuestra innegable condición de zoófagos con preferencias diferentes: mientras en las sociedades andinas son ingeridos cada día cadáveres de reses, cerdos, pollos, cuyes o conejillos de indias, conejos, borregos y truchas, y en algunos casos hasta compañeros equinos y caninos, en las de los territorios “bajos” y “calientes” en las yungas, también se ingiere la carne de las reses y los cochinos, de las cabras y los pollos, de los patos y los pavos, de los pescados y mariscos, además de ciertas otras especies como las guantas y tatabras, las serpientes y las iguanas.

En la parte final del recorrido sinuoso, y a veces tortuoso, mientras los jóvenes alemanes destruyen por ambos lados el muro de Berlín, a miles de kilómetros de distancia, en una plaza adoquinada y polvorienta, donde están estacionados muchos buses viejos y destartalados, se sube una joven mestiza, de mejillas sonrosadas y voz melodiosa y graciosa, a ofrecer “¡úuuvas, péeeras, máaaanzaanas…!”. Azogues marcaba lo último del viaje, antes de llegar a la capital del territorio, a la antigua y siempre joven Cuenca de los Andes, atravesando la vieja, sinuosa y maltratada carretera Panamericana.

 

***

En 1989 la terminal terrestre servía a la ciudad, y por entonces también eran ya, sus alrededores, lugares peligrosos donde no resultaba difícil ser asaltado. Alguna vez, mucho tiempo después, murió apuñalado un adolescente del colegio “Manuel J. Calle”, por resistirse a que le roben el teléfono, y en años sucesivos han ido aumentando en frecuencia las muertes violentas, incluidas prácticas hasta hace poco aún consideradas como propias de otras realidades, como la del sicariato.

En aquella época en que nadie tenía idea de lo que era un teléfono celular, y cualquiera que pudiese hablar ya de internet podría haber sido considerado como un excéntrico soñador, el viajero llega a Cuenca y simplemente no sabe a dónde dirigirse. Guiado por algún instinto de orientación urbana llega hasta el sector conocido como la Chola Cuencana, llamado así porque en ese lugar de intercambio de vías compartían una extraña vecindad dos estatuas: la de una chola cuencana con rasgos medio europeos, y la de un conquistador español en rígida postura. Parece que de vez en cuando alguno que otro beodo creyó ser testigo de que por las noches el Virrey don Andrés Hurtado de Mendoza, mirando hacia la avenida España, dejaba la rigidez que lo caracterizaba por el día, y raudo se colocaba junto a la Chola que le daba la espalda, para continuar hasta el infinito el ardoroso mestizaje iniciado en el siglo XVI.

Algunas cuadras más allá, por la avenida Huayna Cápac, el visitante toma la calle Presidente Córdova, atraído por una suerte de pasaje colgante que se observa desde lejos, donde tiempo después sabría que funcionaba la biblioteca de la Casa de la Cultura del Azuay, sin imaginar que media vida más tarde será el escenario en que presente uno de sus libros, precisamente la recopilación testimonial de más de un cuarto de siglo de romance interminable, más de una vez renovado, con la mágica, bella e intensa Cuenca de los Andes.

Una de las calles que llaman su atención, la Vargas Machuca, milagrosamente le conduce a la residencia universitaria, regida por monjas, donde a la sazón está alojada la musa de sus poemas, la Dulcinea del Toboso de sus sueños de adolescente. Y, poco después, a buscar alojamiento en un hotel.

DSC00755

La prensa local de aquellos años estaba representada por El Mercurio, matutino de larga tradición y preferencia entre los cuencanos; El Tiempo, vespertino tabloide también tradicional ya para entonces; y Austral, un matutino de reciente circulación que no tuvo mayor vida como periódico. A nivel de televisión, un canal católico, más aburrido que conferencia después de una farra nocturna; y, en cuestión de radio, algunas emisoras interesantes, entre ellas Tomebamba como la más popular y escuchada, y radio Bolívar, esta última por el tipo de música que ofrecía: andina, protesta, nueva canción latinoamericana. Pocos años más tarde aparecería Telerama, inicialmente anunciado como canal cultural, y poco a poco convertido en medio comercial; y, tiempo después, Unsión Televisión, cuyos contenidos varían entre lo cultural y lo religioso.

Lo primero: buscar un alojamiento más o menos permanente, barato y seguro. Para ello nada mejor que los anuncios clasificados de El Mercurio, que le llevarían a una casa de la calle Juan Jaramillo, en donde al parecer, según reza una placa que aún sigue colocada en su parte frontal, vivió el polémico sacerdote e historiador ecuatoriano Federico González Suárez.

Aparecer por entonces en Cuenca, con otro tono de piel y hablando con acento de “mono”, es decir costeño, era como llegar de ilegal a otro país. No importaba que fueras ecuatoriano, sino que no hablabas igual y, para colmo, con acento que delataba ya cualquiera de tus crímenes. “Así que de la ciudad de Esmeraldas… mmm… ¿pero no es negrito, no? Jiji jiji… Bueno, bueno… el cuarto está disponible, sí, pero usted sabe, se trata de una casa de familia… las buenas costumbres, la seguridad… Yo se lo arriendo pero necesito una carta de referencia…”

A buscar entonces una carta de referencia en la españolísima Santa Ana de los Ríos de Cuenca. Con tantos amigos, conocidos y familiares que debe creer la dichosa señora que el recién llegado, o sea yo, tenía en la ciudad, tendría para llenar una carpeta de referencias y recomendaciones. Había oído o leído que el presidente de la Casa de la Cultura en el Azuay era Eliécer Cárdenas, el autor de “Polvo y Ceniza”, militante además del Partido Comunista, es decir, camarada. Así que esa sería la solución.

Rumbo al centro de la cultura azuaya para solicitar, sin más ni más, una carta de referencia. El Presidente de la institución no estaba, pero una joven muy delgada, haciendo uso y gala de ese acento cantado cuya melodía aprendería con el paso del tiempo a distinguir en sus tonos y flexiones, con suma amabilidad extendió un salvoconducto, es decir un certificado en papel membretado de la institución, pidiendo a quien lo leyera que no se desconfiare de estos jóvenes esmeraldeños, miembros de una familia honorable de aquella costeña y lejana provincia hermana, pues también forma parte de la República. Se refería a los “jóvenes” porque a la sazón también un hermano del autor de estas líneas intentaba secundarle en esto de buscar residencia en tierras altas y frías. Pero más pudieron los fríos y otros factores sensoriales, que terminaron actuando como repelentes y lo afincaron en la cálida, populosa y voluminosa Guayaquil.

Con el salvoconducto en la mano, que por entonces era más importante que lo que llegó a ser, años después, la visa estadounidense pegada en el pasaporte, sentía como si me estuviera dirigiendo a la oficina de extranjería de esa ciudad tan extraña que era Cuenca. Al golpear las puertas de la casa de Monseñor don Federico, la señora dueña de casa esta vez ni siquiera salió, sino que envió a una niña de trenzas y follón a decir, en un español mucho más sesgado, que yastárrshendado el cuarto.

Al pasar el tiempo aprendería a sortear esas muestras de cariño xenofóbico. Es más, con el paso de los años fue llegando tanta gente procedente de otras latitudes, que los cuencanos se volvieron menos quisquillosos y desconfiados a la hora de arrendar. Por el contrario, fue aumentando en forma considerable la oferta de cuartos, departamentos y casas de arriendo, hasta ser la expresión de un nuevo proceso de repoblamiento de la ciudad, además de fuente de ingresos de numerosas familias cuencanas, y con precios cada vez más altos. Las preferencias, desde luego, se mantienen a favor de los extranjeros, siempre que no sean ni colombianos ni peruanos, a quienes se toma no como tales sino como incómodos vecinos.

DSC00333

Iglesia de Santo Domingo

En cierta época, se sabe, las familias cuencanas tradicionales habitaban el Centro Histórico, y los alrededores de la ciudad eran los espacios de esparcimiento, el campo, donde estaban las fincas y haciendas. La expansión urbana fue haciendo que otras zonas fueran ocupadas como residencia, con lo que aparecieron nuevos barrios y ciudadelas, cada vez más alejados del Centro. Las viejas casas comenzaron a servir como tiendas, almacenes y bodegas, y como viviendas de familias menos pudientes, muchas en verdad pobres y procedentes de las zonas rurales o de otras provincias, y, desde que comenzó la dolarización decretada por Jamil Mahuad al comenzar el nuevo milenio, también de países vecinos.

Conseguí una fría habitación en una vetusta casa de la calle Benigno Malo, que me llamó la atención por las columnas romanas que flanqueaban su puerta, y que la diferenciaban del resto de casas de la zona. Pese a ello más de una vez, en mi despiste, tuve que regresar desde la esquina para buscar el ingreso, pues por entonces la mayoría de las residencias del Centro Histórico me parecían iguales, como forjadas bajo un concepto unificador, sin diferencias. Pero era solo una impresión inicial, breve, derivada con seguridad de haber vivido en otras realidades espacio-temporales, y, por ende, también culturales y arquitectónicas.

El trayecto entre la universidad y la residencia tenía un desvío, hacia la casa de una familia cuencana más bien de escasos recursos, cuyo trato era muy amable y cariñoso, y que intentaba ayudarse dándole de comer a estudiantes universitarios venidos de otras provincias. Entre esos dos lugares mediaba obligadamente un colegio de ninfas que parecían haber salido de algún paraje paradisiaco, reunidas todas como en convite de himeneos. Calculando más o menos la hora de salida, terminaba de comer y emprendía la ruta de retorno al dormitorio, caminando lentamente y cautivado e idiotizado por tanta morlaca hermosa, cada una más divina que la otra, y más pretensiosa que la otra. Pero eso no importaba. La dicha era abrirse paso entre ellas, mirar de cerca sus bellos rostros, oír ese canto esdrújulo de su castellano mestizo de cañari, quichua e inglés, que era una música auténtica para los oídos. Recuerdo particularmente a una niña de cabello rojo y muchas pecas, de una belleza peculiar, diferente, que descollaba entre el resto de ninfas. Hoy debe ser alguna señora de la clase alta local, bien casada con alguien del mismo círculo, cumplidora de los preceptos religiosos, familiares y sociales entre los que creció y vivió, o residente privilegiada de algún país europeo.

En ese mismo colegio, lo sabía porque fue todo un acontecimiento nacional, unos pocos años atrás otra de esas lindas niñas de clase alta cuencana amaneció un día diciendo que la Virgen se le había aparecido, y la había elegido como medio  para expresar su mensaje a la humanidad…

***

Al comienzo cuesta un poco adaptarse a la forma de hablar de los compañeros de aula, pero sobre todo a la de algunos profesores. Los tonos del canto cuencano tienen matices diferentes según la clase social a la que se pertenece, el lugar en el que se ha estudiado, y hasta el sector donde se ha vivido, sea éste urbano o rural. A la vez, a algunos les cuesta también entender al “mono”, por lo que es necesario ceder un poco en el ritmo de articulación de las palabras, para dejarse entender, o recurrir de vez en cuando, para ganar simpatía, a alguna compañera lojana que hiciese de traductora, convencida ella de que su dicción y vocabulario eran mejores que los de sus equivocados interlocutores.

Es necesario aprender algunos términos y expresiones que forman parte del vocabulario cotidiano de la población, y que son a veces arcaísmos, pero sobre todo quichuismos y remotos ecos de la primera lengua que se habló sobre este territorio, la lengua cañari: “mucha”, por beso, que aprendí cuando se me dijo que el premio de una buena acción sería eso, y nadie quiso decirme qué era hasta que recibí, vaya sorpresa, el beso que me estampó una hermosa compañera universitaria; “amarcar”, por cargar; “guagcharito”, por huérfano; “china” y “maría”, por empleada doméstica; “taroso”, por demasiado joven e inexperto; “chispo” y “chispín”, por borracho y beodo; “suco” y “suquita”, por rubio y rubia (con cariño); “cuzni”, más bien con desprecio, a todo aquel cuya piel es morena, sin ser de origen afro; “ñuto” y “piti”, por pequeño; y hasta neologismos como “chendo”, que tiene cerca de tres décadas usándose por parte de las generaciones más jóvenes, como forma de decir que alguna afirmación es falsa. Al parecer es un apócope que proviene de la expresión “diciendo nomás”; “diciendo” fue convirtiéndose en “dichiendo”, “dichendo”, “de chendo”, hasta llegar a “cheeeendo”, con la “e” alargada por un par de segundos, que inclusive los extranjeros no hispanos aprenden en sus conversaciones de español cuando llegan a Cuenca. He oído decir la palabra a franceses, ingleses, alemanes, suizos, gringos y hasta coreanos, y a una buena cantidad de hispanos, como colombianos, argentinos, chilenos, cubanos, costarricenses, peruanos y mexicanos.

Así como a lo largo de estas décadas se fue disgregando la sociedad azuaya, hasta volverse la primera región del Ecuador exportadora de capital humano, ya no únicamente a la región litoral del país, sino cada vez en mayor número, por miles, hacia los Estados Unidos, del mismo modo durante todo ese lapso fueron arribando a la ciudad miles de extranjeros, de las más diversas nacionalidades.

Muchos vinieron por unos días, por unas semanas o meses, por algunos años inclusive, y otra gran cantidad de ellos también decidió establecerse aquí, inclusive antes de que la ciudad adquiriese, a través de su centro histórico, la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad, en el año 1999.

Después de aquel acontecimiento, y también después de las dos participaciones consecutivas de la selección nacional de fútbol del Ecuador en sendos campeonatos mundiales, el número de visitantes ha crecido, así como el de extranjeros que deciden radicarse en Cuenca.

Hacia comienzos de los años noventa, sin embargo, no es mayor el número de turistas extranjeros. La ciudad conserva aún mucho del ambiente que la caracterizó durante los años ochentas. Es más provinciana, es inclusive bucólica a poquísimos minutos del centro histórico, pues no resulta raro encontrarse con alguna chola cuencana tirando de una soga a la que va atada una tremenda vaca, además de que proliferan aún las cholas lavando ropa a orillas del río Tomebamba.

El sistema de transporte urbano es caótico, con diferentes tipos de automotores, desde pequeñas busetas hasta enormes buses, la mayoría viejísimos, en los que durante las horas pico se aglomeran como sardinas en lata decenas de pasajeros, desesperados por no quedarse sin transporte para ir a las diferentes parroquias cuencanas, que desde hace mucho son los pueblos dormitorios que rodean la ciudad.

DSC07038

Por entonces eran acontecimientos de resonancia el Encuentro sobre Literatura Ecuatoriana “Alfonso Carrasco Vintimilla”, organizado por la Facultad  de Filosofía de la Universidad de Cuenca, y la Bienal Internacional de Pintura, organizada por la Municipalidad y un comité elegido para el efecto. Ambas fiestas culturales de periodicidad bienal, tenían en verdad una resonancia local y nacional de gran magnitud. Recuerdo que aquel año estuvo caminando entre el público el entonces Presidente de la República, Rodrigo Borja Cevallos, en plena casa del Museo Municipal de Arte Moderno.

La Bienal catapultó a muchos de los entonces jóvenes pintores cuencanos y azuayos, que de otra manera hubiesen tenido que recorrer un camino aún más arduo del que les tocó transitar bajo su égida. Pese a las críticas de siempre, sobre todo procedentes de centros urbanos donde se continúa pensando que deben ser las ciudades sede del certamen, fue a lo largo del tiempo un importante punto de apoyo para los artistas cuencanos y ecuatorianos, y permitió que una buena parte de público tuviese acceso a las corrientes artísticas contemporáneas que se sucedían en el continente.

Entendiese o no el gran público cuencano el arte que se exhibía ante sus ojos, creo que ayudó a crear espectadores más exigentes con el tipo de arte que se les mostraba. Y aunque aún en este año 2016 posterior al del fin del mundo es posible ver, incluso en galerías pertenecientes a la ciudad, exposiciones de cuadros con paisajes, bodegones y retratos, creo que hubo también un público que se formó con la Bienal y fue madurando con ella, y que es cada vez más numeroso.

Hoy, desde luego, la Bienal ya no es ni de pintura ni es americana, y, aunque sigue siendo cuencana, el tipo de arte que ha optado por premiar y mostrar es bastante diferente a las obras bidimensionales que llegaban procedentes de numerosas naciones. Hoy el arte ha dejado de estar en los lienzos y ha pasado a verse y producirse en computadoras, proyecciones, instalaciones, happenings, arte conceptual en general que tampoco es que sea nuevo, pero que le ha permitido de alguna forma permanecer en el medio internacional como certamen artístico, y ganarse la adhesión de las nuevas generaciones

El Encuentro sobre Literatura ha sido también importante, pero su público se fue circunscribiendo a creadores, es decir escritores y poetas, y críticos y estudiantes de literatura, profesores y amantes de la escritura. En algún momento llegó a convertirse en una cita demasiado académica, con ponencias que no estaban al alcance del gran público lector, o del mediano lector ecuatoriano. Con el tiempo fue dejando unas memorias valiosas, que forman parte de la evolución de los estudios sobre literatura ecuatoriana y latinoamericana durante las últimas décadas, además de la oportunidad de que los lectores conocieran a iconos auténticos de la literatura regional como Roberto Fernández Retamar, Tomás Borge, Ernesto Cardenal, Sergio Ramírez, Alfredo Bryce Echenique, Jorge Enrique Adoum, Efraín Jara Idrovo.

Se dice que Gabriel García Márquez, viejo sueño de los hoy también viejos organizadores del Encuentro, pudo venir alguna vez, y hasta hubo un rector de la Universidad de Cuenca que le hizo, de manera personal, la invitación a participar en el Encuentro Nacional sobre Literatura Ecuatoriana “Alfonso Carrasco Vintimilla”, con sede en la españolísima ciudad Santa Ana de los Ríos de Cuenca del Ecuador. Invitación a la que, según se afirma, el deificado autor de “Cien Años de Soledad”, en gracioso y pretencioso acento colombiano le respondió con la frase lapidaria de que él no asistía a encuentros de pueblitos…

***

El orgullo de los ciudadanos cuencanos, sus actitudes etnocentristas (eufemismo por racistas), cierto aire de superioridad, cierta sensación de que se procede de antepasados españoles, esa serie de prejuicios que forman parte importante de su cultura, no son fácilmente asimilados por quienes llegan desde otras partes del país y del mundo. Es como un rezago de la era colonial. Alguna vez escuché a un chileno decir que “esto más parece un pueblo que una ciudad”.

Bueno, sí, hay aspectos de la Cuenca provinciana que la hacen parecer un pueblo, como esas casas de la avenida Loja, con aspecto rural, que parecen haberse quedado atrapadas en otro tiempo, completamente invariables ante el paso de la modernidad, y a la vez que contrastan también complementan el paisaje urbano. Una de las actitudes que llaman la atención de los visitantes, es que en los espacios públicos se mira con evidente interés y total descaro a las demás personas, a los recién llegados, a los que lucen diferente, a todo aquel que parezca tener algo fuera de lo común.

Una amiga procedente de Corea del Sur, no lograba comprender cómo es que la gente de una ciudad pequeña como Cuenca, enclavada entre las montañas de un país pequeñito del tercer mundo con nombre de línea imaginaria, podía ser tan arrogantemente orgullosa y antipática.

Al parecer hay también en torno a este elemento muchos prejuicios. No son pocos los que creen que se es poeta por haber nacido en Cuenca. Lo cual es una suerte de secuela del pretencioso mito de la Atenas del Ecuador, tan atacado por unos como defendido y reivindicado por otros. Se cree que el poeta Efraín Jara Idrovo, intelectual y catedrático cuencano de enorme prestigio a nivel nacional, dijo alguna vez que no era “Atenas” sino “apenas” del Ecuador, frase con la que irritó las conciencias de buena cantidad de atenienses.

Con todo, durante la misma época en que el Papa visitaba Cuenca, los cuencanos protagonizaban uno de esos episodios de la historia local que preferirían no registrar jamás, conocido para la posteridad como “La Noche de los Giles”, gracias a la pluma de un personaje salido de Macondo para escribir en uno de los periódicos locales su acostumbrada columna cotidiana: Mauricio Babilonia. La noche en referencia, miles de personas habían terminado por creer que la catástrofe se avecinaba cuando se diera el terremoto anunciado ese día de boca en boca.

En un país de tan reducido territorio como el Ecuador, y con una diversidad cultural y regional tan marcada, no es extraño que los mitos, prejuicios y estigmas tengan una presencia fuerte en el imaginario popular. De los costeños se dice que son vagos y ladrones, mientras que de los serranos que son hipócritas y traicioneros, y quienes representan esta última creencia por antonomasia son los cuencanos. Entre la propia gente nacida en la ciudad se dice, sin embargo, que un cuencano no puede ver con felicidad el éxito de otro; o que en cuando alguien intente subir peldaños en la vida, llegará un momento en que no pueda subir más, y al ver hacia arriba qué se lo impide, verá a un cuencano sosteniéndole por los hombros.

Lo cierto es que, en ocasiones, la ciudad asume el espíritu de cuerpo, y no tolera críticas de ningún tipo, como ocurrió cuando una periodista enviada por “El Mercurio” de Chile, se atrevió a proferir aseveraciones poco agradables luego de su estadía en la ciudad. Paola Raffo visitó Cuenca con el fin de hacerse una idea periodística, que luego contaría a sus compatriotas, sobre la flamante ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cuando al fin apareció la publicación, el reportaje llegó a manos del alcalde Cordero y sus asesores, en su versión electrónica. El burgomaestre salió en defensa de la agraviada urbe dirigiendo una carta al director del medio chileno, y participando la indignación que sentía a través de los medios cuencanos. Tras el episodio hubo algunas réplicas interesantes, unas mesuradas y otras, realmente desmedidas. Alguno, iracundo, hasta llegó a apostar en público que la periodista lo había “hecho posiblemente enajenada por el alcohol o alguna otra sustancia estimulante”.

El balance general del texto, pese a los bemoles que causaron la indignación y la polémica, era positivo. Cuenca, que por lo demás no necesita detractores ni defensores, salía airosa y quizá hasta habiendo ganado el curioso deseo de muchos paisanos de Camila Vallejo por conocerla. La ciudad no es ni tan poco como una rápida lectura de ciertas frases ambiguas del reportaje podría haber hecho creer, ni tan Atenas del Ecuador como muchos maestros morlacos continúan enseñando en las escuelas a miles de pequeños futuros atenienses. Es simplemente Cuenca de los Andes, un sitio especial y único con la grandeza del trabajo de su gente, y también con los escollos superables que cualquier urbe en desarrollo afronta.

 En las alturas de Cuenca, Ecuador, como se tituló al texto de la discordia, no era más que el resultado obvio de que la urbe morlaca, o por lo menos su centro histórico, dejó de pertenecerles exclusivamente a los cuencanos el 1 de diciembre de 1999. Desde entonces, aunque suene ya a pomposo pero desgastado lugar común, es Patrimonio de la Humanidad. Ello implica no solo el afán de conocerla que atrae a muchísimos extranjeros y nacionales que la visitan cada día, sino también su derecho justificado a reclamar, en boca de sus representantes, ante cualquier acción, postura o circunstancia que afecte ese patrimonio. En ese empeño pueden y deben aparecer quienes, lejos de continuar la tradicional retahíla de adulones superficiales de dentro y fuera de casa, reparen en defectos que quizá sean imperceptibles entre sus habitantes, v.g. ese inexplicable y horroroso hábito callejero de hacer tiro al blanco con las poderosas glándulas salivares, señalado por la casi non grata Paola Raffo.

Despertar un día con la noticia de que se ha sido objeto de reconocimiento por parte de la memoria colectiva mundial, del patrimonio cultural de la humanidad, sí es como para embriagar a cualquiera, individuo o colectividad. Lo importante, luego de superar la resaca, es despertarse con buen talante y aprender a vivir con esa responsabilidad. Asumirla no es solo creer bajo sospecha que la arquitectura cuencana es colonial, y que por eso y por su condición de ingenuo clon literario de la Atenas verdadera se la incluyó en la lista de la Unesco. Dos falacias que no acaban de desmentirse. En eso falta mucho, demasiado por hacer.

***

Un cuarto de siglo después, Cuenca de los Andes ha crecido de manera vertiginosa, al punto de que la ciudad empezó a invadir las zonas rurales, aquellas dedicadas a la agricultura, como la parroquia San Joaquín, y también las lomas y cerros con imparable agresividad. Un cuarto de siglo después Cuenca está llena de seres procedentes no solo de las diferentes provincias ecuatorianas, sino de todos los puntos del planeta, atraídos por ese prestigio de ciudad para vivir, y por esa condición de urbe que custodia un centro cultural que es patrimonio cultural de la humanidad, y que por ese motivo se ve invadido de tal manera, porque todos, en especial los extranjeros con suficientes recursos como para permitírselo, un pedazo de ese patrimonio para vivir entre él, con él o sobre él.

De manera lenta los extranjeros comienzan a mimetizarse entre la población local, y a influir en ella no solo en el incremento inflacionario de alimentos y vivienda, sino también a nivel cultural, con la presencia de sus costumbres y culturas, de sus hábitos y formas de vida.

A lo largo de un cuarto de siglo se fue transformando en otra la ciudad aún franciscana del año 1989, la que veía transitar los carros azules de la policía por sus calles, la de Patricia Tálbot y el diario Austral, de Rosalía Arteaga, el Moncho Luis Alberto Luna Tobar, la del paso a desnivel por la avenida Huayna Cápac que solo usaban delincuentes y transeúntes necesitados de baños higiénicos; la del alcalde Piedra y radio Tomebamba; la del Corcho Cordero y el cambio rotundo en la fisonomía del Centro Histórico; la de Jefferson Pérez y tantos excelentes deportistas; la del Parque de la Madre antes de que también fuese cambiado, incluido su antiguo y vetusto planetario; la del edificio de la Cámara de Industrias que enorgulleció a algunos y fastidió a otros, sobre todo aquellos que desde el Centro Histórico veían la parte moderna de la ciudad, y de pronto solo tenían ante sí una construcción de ladrillo, cemento y vidrio; la de los jóvenes gays del Manzanito que fueron arrestados y ultrajados en una cárcel cuencana bajo instigación policial; la de aquellos jóvenes que bajaban en canoa por el Tomebamba sin esperar que de un rato a otro éste se convirtiera en Julián Matadero, y los arrastrase a la muerte, igual que hizo años más tarde con Emmanuel el locutor, y con cientos, quizá miles de personas a lo largo de su historia milenaria; la Cuenca del zhumir pecho amarillo, que corre tanto como los cuatro ríos morlacos; la de media docena de universidades, cada una mejor o peor que la otra, cada una más prestigiosa o más escolar que la otra, pero cada una formadora de nuevos profesionales, unos mejores o más mediocres que otros, que de todo da la mata; la Cuenca que un día escuchó un estruendo procedente del Cajas, que la mayoría recuerda aún pero que nadie supo nunca cuál fue su origen, y solo quedó la especulación en torno a meteoritos y objetos voladores no identificados; la Cuenca que el 1 de diciembre de 1999 celebró con júbilo y orgullo la inclusión de su centro histórico en la lista del patrimonio mundial, sin saber muy de qué iba aquello ni en qué exactamente se estaba metiendo; la Cuenca que cada año en vísperas de noviembre elige a su reina de belleza de entre las más lindas niñas blanco-mestizas de la localidad, de apellidos sonoramente hispanos y europeos, que no dejen duda alguna de la alcurnia o, por lo menos, de una ascendencia sin mayores mezclas indígenas o, peor aún, afro. La Cuenca que no se atreve a organizar un certamen en que todas las mujeres cuencanas estén representadas, pues para eso tiene cada una de sus castas un concurso especial: las cholas, las señoritas de los barrios, las quinceañeras, cada una en su nivel y sitio, por no decir en su casta.

La Cuenca que hoy pugna entre varios grupos por enfrentar su futuro mediante una manzana de la discordia llamada tranvía, en cuyo proceso de construcción se han cometido tantas falencias y metidas de mano, además de acusaciones de culpabilidad entre bandos, que hay decenas de familias perjudicas por la dilación y la torpeza.

La Cuenca que alguna vez se supo Tomebamba, pero que antes de eso tuvo un pasado orgullosamente cañari que la llamó Guapdondélig, y así lo proclamó alguna vez uno de sus hijos grafiteros, en pleno centro histórico, asumiendo un mestizaje innegable que grita por los poros y por los cuatro costados de la urbe: ¡Aquí es Guapdondélig!

Álex García: el ecuatoriano que se fue por el mundo

Estándar

La caricatura fue mi primer amor, dice convencido el pintor guayaquileño Álex García al evocar los tiempos en que empezaba a incursionar en el mundo del arte, hace más de cincuenta años. Fue precisamente de la mano de ese primer amor que empezó a recorrer primero las calles de su pequeño país, y luego del mundo. Ahí está para corroborarlo, por ejemplo, la anécdota de aquella ocasión en que fue encerrado en una cárcel cuencana, en 1963, por haberse atrevido a exhibir una caricatura de Fidel Castro y Nikita Kruschev, en plena dictadura militar y cuando hablar de Cuba y la Unión Soviética era el camino más seguro a ganarse un anatema, por lo menos, cuando no algo mucho peor: «Al salir de la prisión, luego de ocho días, en vez de salir de la ciudad como habíamos sido conminados, montamos una exposición en el Centro Ecuatoriano Norteamericano Abraham Lincoln, a la que no acudieron más personas que el presidente y la secretaria de esa institución».

Europa

Ese primer amor, que lo prendería ya desde los trece años, no se conformaría con caminar por el Ecuador o andar por los países vecinos, y más bien intentaría hacerlo cruzar el Atlántico con rumbo a Europa. En pleno vuelo no bastó más que una chispa para encender el fuego de su talento, con decenas de pasajeros como combustible: tras agradecer las atenciones de una azafata con una caricatura, minutos después el piloto de la nave, la tripulación y casi todos los pasajeros caían hechizados ante su talento, y lo harían llegar a Madrid con una buena cantidad de dólares en los bolsillos.

 El traslado

Mientras se dispone a plasmar su visión de mi persona en una caricatura (aquella que identifica a este blog), me relata que, como les ha sucedido a muchos ecuatorianos, Álex García nació en Guayaquil y creció en Quito, y más de la mitad de su vida la viviría intensamente en la capital venezolana. A Caracas llegó luego de haber pasado dos años en Colombia, tras un fallido intento de trasladarse a Nueva York. En la capital venezolana estudiaría en la Escuela de Bellas Artes, y una vez ya conocido en el ámbito artístico de esa nación, ganaría reconocimientos como el Premio Nacional de Paisaje «Fernando Valero», en 1983; el Salón de Aragua, en 1985; y el Premio Tejerías, en el año 1986.

Las primeras exposiciones datan de 1963, cuando su amigo Alfonso Palacios Borja (hoy Dimitri Borja) lo invita a exponer en Quito, en la galería Siglo XX, luego en Ambato, Cuenca, Guayaquil y Loja.

Esa incursión en el mundo de la pintura, su otro amor, al que continúa ligado aún (sus cuadros se expusieron durante años en el hotel El Dorado) no significaría el abandono del primero: «Quien no tenga una caricatura mía en Caracas, o no sale de noche o solo se pasa en misa», dice sonriendo.

Pese a todo el tiempo transcurrido en Caracas, y ligado a esa ciudad, con hijos y esposa venezolanos, nunca ha querido nacionalizarse como tal. Ya en su época de madurez incursionó en Derecho y se graduó de abogado en la prestigiosa Universidad Santa María. Sus hijos son todos adultos y profesionales exitosos. Será por la nostalgia de los años o por ese secreto llamado de la tierra, que a comienzos del nuevo siglo anunciaba que había decidido radicarse en su país y en la ciudad que lo vio crecer. Pocos años después, caricaturas suyas aparecían y desaparecían en las manos de cientos de mexicanos que caminaban por el Zócalo.

Con tantos años en Venezuela, recordaba haver visto también cómo el gentilicio ecuatoriano fue pasando de un prestigio bien ganado a una reputación por la cual en los años en que retornó a Cuenca, hacia la época de la peor crisis del país, se nos veía como ciudadanos de tercera: «En Caracas hay un barrio llamado Guayaquilito, en el que viven en su mayoría ecuatorianos que se dedican a la delincuencia. Es un sector donde hasta a la propia policía le cuesta ingresar», rememoraba argumentando que esa sería una de las causas por las que los ecuatorianos han sido mal vistos en Venezuela, «porque esta gente ha sentado un mal precedentes para el resto de compatriotas a quienes sí les interesa trabajar honradamente».

Personajes

Algunos de los personajes dibujados por García, han sido el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, el ex presidente Carlos Julio Arosemena Monroy, el torero Antonio Ordóñez, el actor Pierce Brosnan, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pintor también colombiano Fernando Botero, la legendaria y despampanante bailarina Yolanda Montez, mejor conocida como Tongolele, el cantante Marco Antonio Muñiz, el popular actor mexicano Chabelo, o el ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, a quien admira este pintor criollo con una mezcla de acentos, entre quiteño y caraqueño, que se precia de haber conocido también a figuras tan populares como el Faraón de la Salsa Óscar de León.

rodrigo-aguilar-por-alex-garcia

Rodrigo Aguilar Orejuela, a los 31 años, en una caricatura de Álex García.

A mediados de 2001 expone en Cuenca y otras ciudades obra creada en el país, compuesta de paisajes urbanos y rurales, retratos y bodegones “que por lo general suelen venderse bien”. En una etapa anterior, en Venezuela, hizo también pintura abstracta, pero ha preferido mostrar en Ecuador la primera, porque, sobre todo en los nuevos círculos y generaciones, ha sido un desconocido, como consecuencia de su largo extrañamiento.

En la conmemoración de su medio siglo de vida artística, su natal Guayaquil lo acogió con honores y le permitió exponer en el Museo Municipal, hacia finales de 2014, con una exposición en torno a Don Quijote de la Mancha, titulada Don Quijote a la Carta, que al mismo tiempo se presentaba reproducida en mazos de naipe o cartas. Lo último que se ha sabido del inquieto e incansable Álex, el ecuatoriano que se fue por el mundo, hoy ya todo un setentón, es que se lo vio bajando a toda velocidad, subido en un trineo, a comienzos de 2016, en el centro de esquí de Valdescaray de La Rioja, en España.

2001-2016

(fotografía: Ángel Aguirre – El Universo)

 

Jorge Dávila Vázquez: Francia, el teatro y la cuarentona María Joaquina

Estándar

En el año 2016 el Gobierno del Ecuador le confirió el Premio Nacional Eugenio Espejo al escritor cuencano Jorge Dávila Vázquez, decisión a través de la cual se reconoció, por parte del Estado ecuatoriano, el aporte enorme y significativo que ha sido para las letras nacionales la prolífica a la vez que extensa producción literaria de este creador.

La bibliografía de Dávila, en efecto, es de por sí copiosa y abarca diferentes géneros, desde la poesía y el relato, pasando por el teatro, el periodismo y el cuento infantil, hasta la narrativa, la crítica y el ensayo. A medio siglo de sus primeras actuaciones y pinitos en la dramaturgia, Jorge Dávila es todo un referente no solo en relato, narrativa y poesía, sino también en el teatro, desde el que ha aportado tanto en la faceta de actor y asistente de dirección, como en la de dramaturgo, con obras tan célebres como Con gusto a muerte o Espejo Roto.

jorgedavila

Con 22 años, en 1968 había ganado el Premio Nacional de Teatro por su obra El Caudillo Anochece, y a los 23 tuvo la fortuna de ganar una beca del gobierno francés, la última que se confirió a un cuencano, para estudiar asistencia de dirección teatral en tres ciudades, merced a las gestiones de Juan Cueva, personaje de enorme influencia en la vida cultural del país, desde siempre vinculado a Francia, además de miembro del iconoclasta grupo cultural Syrma.

En Marsella estuvo con Antoine Bourseiller; y, en Lyon, con el que está considerado el más grande director de teatro de Francia, Roger Planchon; por último, en Estrasburgo, en la Escuela Nacional de Teatro: “Para mí fue una experiencia extraordinaria. Fui y entré en contacto directamente con el mundo de la cultura francesa en vivo, que era el mundo del teatro, con gente muy importante,  porque era parte del programa de Descentralización del Teatro en Francia, y trabajaba en el Teatro Nacional, con una beca del gobierno”, rememora el escritor casi medio siglo después.

j-davila-vazquez

Al tener que trabajar en asistencia de Dirección, necesariamente debía releer obras que él ya conocía, pero que al abordarlas desde una lectura crítica para la escena permitieron que su cultura más o menos amplia se intensificara. La generación de Dávila creció bajo el influjo tanto de la cultura francesa como de la norteamericana, cuyo auge apabullante es inevitable. Al mismo tiempo puede afirmarse que la suya fue, de hecho, la última generación que se entregó de lleno al estudio de la literatura francesa. Sus lecturas de mayor predilección van desde autores como Chauteaubriand y Marcel Proust, hasta los escritores que en sus años de juventud influían en el panorama cultural y político mundial, como Jean Paul Sartre, François Mauriac y Albert Camus.

Con Planchon estuvo en el remontaje del Tartufo, que era su obra maestra, y en la puesta de una obra del director galo que se llamaba Azules, Blancos, Rojos, sobre la Revolución Francesa. Jorge iba haciendo anotaciones, pasaba a los ensayos, discutían un poco. Recuerda que era muy abierto, simpático, agradable, y todo era un ceñirse maravilloso al texto de Molière. “Tenían muchísimo dinero estos proyectos nacionales, por lo que la pieza de Molière, el Tartufo, era una obra maestra de la representación: perfectamente actuada, con Planchon como protagonista, en ciertas representaciones; el oficial, sin embargo, era Michel Auclair, que llegó a ser pareja de Audrey Hepburn; y un derroche de artistas invitados, gente muy conocida. Era algo que emocionaba al público.”

En Marsella se dedicaba a buscar obras y libros de teatro, asistir a todo lo que podía, volverse habitué de la ópera, donde trabajaba una persona que después fue director del Ballet de Cuba, Pedro Consuegra, quien le facilitaba las entradas al lugar.

Con Boussieu, en cambio, la experiencia de aprendizaje no resultó igual. En una ocasión, recuerda, en que se remontaba una pieza de Genet, “me dio dos libros y me dijo toma, recorta esto. Yo me imaginé, muy ingenuamente, que quería que vaya viendo qué partes de la obra podían suprimirse en la representación. Me dijo: En el un tomo está señalado todo lo que tienes que recortar. Y me dio una tijera. Efectivamente… (ríe a carcajadas) tenía que ir recortando (sigue riendo) y armando, con los dos tomos, la pieza tal como él la iba a representar. Dicen que era muy brillante… realmente yo nunca le percibí el brillo.”

atec

Más de un lustro antes de viajar a Francia, Jorge había estado vinculado ya al mundo del teatro. En 1964 hace Los Justos, y al año siguiente empezaba a trabajar en ATEC, la Asociación de Teatro Experimental de Cuenca, a la que poco a poco se van integrando una serie de personajes interesantes del mundo cultural cuencano, como Rubén Villavicencio, Edmundo Maldonado, Paco Estrella, Catalina Sojos. “Éramos simplemente la prolongación de un grupo de colegio dirigido por el doctor Guillermo Ramírez. Estuardo Cisneros se convierte en director de comedia, y hacemos con él una comedia norteamericana realmente fabulosa, llamada El Marido de Helena, que le cambiamos de nombre y terminó llamándose Así fue Troya.”

El estreno de su primera obra, Donde comienza el Mañana, audazmente tuvo lugar la noche que se representa en Cuenca A puerta cerrada de Sartre: “Yo fui el complemento del programa, con una obrita que había anticipado era muy malhablada, que se llamaba Donde comienza el Mañana, porque se le ocurre al director de esa época que colabore con una representación. Era una pieza para dos personajes, en la que actuaron Rubén Villavicencio y Gustavo López”. Los textos eran tan inusuales para una pieza teatral en la Cuenca de aquellos años, que el mismo Edmundo Maldonado se rehusó a que la obra fuera escenificada. La gente que asistió a la representación resultó muy escandalizada, porque la pieza era bastante fuerte. No faltaron quienes se acercaron al autor para reclamarle e inquirirle qué era lo que le sucedía para presentar semejante afrenta a Cuenca. Tiempo después la obra participó en el festival nacional de teatro, en Guayaquil, pero en esta oportunidad Gustavo López no había podido viajar, por lo que su papel tuvo que representarlo el mismo Jorge. El resultado fue que Rubén Villavicencio ganó el premio de teatro en esa oportunidad. De esta obra ha dicho el escritor Raúl Vallejo que debe ser una de la más representadas en el teatro ecuatoriano, aunque para Felipe Aguilar la obra que tiene ese privilegio debe ser Con gusto a Muerte, también de Dávila.

Syrma era el nombre de una agrupación iconoclasta que tenía al poeta Rubén Astudillo a la cabeza, y cuyo epicentro era el café Raymipamba, hoy convertido en un icono cultural y patrimonial de la capital azuaya. En torno a este grupo y a su revista homónima, dirigida por el autor de Canción para Lobos y Oración para ser dicha aullando, convergía gente como Patricio Muñoz, Enrique Malo, Lastenia Torres, Vicky Carrasco, Jorge Arce, Olga Jaramillo, Catalina Sojos, Juan Valdano, Rómulo Vázquez, Lupe Chimbo, Guillermo Ramírez, Paco Estrella, Enrique Balarezo. Es tras su desintegración que algunos de sus miembros desembocarán en el grupo de teatro formado por Guillermo Ramírez Aguilar, profesor del colegio nocturno “Antonio Ávila”.

jorge-dav-vaz

Jorge regresa de Francia a Cuenca en julio de 1971, y para entonces ya tenía un hijo, y lo único que consigue es un pequeño trabajo como profesor de historia del teatro en el Conservatorio, que se lo da su director, el sacerdote José Castellví Queralt, pero la paga era tan poco representativa que resultaba imposible vivir con esos ingresos, por lo que decide volver al entonces Banco del Azuay, en calidad de hacelotodo, a veces como pagador, otras como anotador,

A mediados de los setentas actúa en una obra de teatro del absurdo, llamada El Convidado, que será prácticamente su última actuación, antes de dedicarse a culminar los estudios universitarios. Se publica entonces, con mucha posterioridad, su poemario La Nueva Canción de Eurídice y Orfeo (1975), que había sido escrito antes de 1970. A partir del año 1974 toda su fuerza creativa se centrará en el relato, primero con Los Tiempos del Olvido, que pese a haber sido escrito tres años antes comienza a circular en 1977; y, a continuación, con la novela María Joaquina en la Vida y en la Muerte, de cuya publicación y premiación se conmemora el cuadragésimo aniversario.

mar-joaq-jorge-davila                     cuentosbrevesyfantasticos-jdavila

elartedelabrevedad               minimalia

Esta novela corta, que ambienta los días y noches de derroche y esplendor del poder en el Ecuador de las últimas décadas del siglo XIX, reeditada en diferentes colecciones dentro y fuera del país, continúa siendo uno de sus títulos de mayor éxito, incluido en el top ten de los libros más vendidos del Ecuador en las últimas décadas, a decir del siempre incisivo a la par que certero catedrático, crítico y escritor cuencano Felipe Aguilar Aguilar. Su febril escritura tuvo como fondo musical las piezas que por aquellos años eran de la predilección de gente como Marieta Vintimilla, la sobrina del dictador Ignacio de Vintimilla, en quien se inspira la obra de corte histórico. Alrededor de un mes fue el tiempo que le tomó a su autor redactar y concluir el primer borrador, lapso que aprovechó a raíz de su largo internamiento en una casa de salud.

La novela fue rápidamente aceptada por la crítica y el público lector, y la mejor prueba de su éxito fue haber ganado el Premio Nacional de Literatura Aurelio Espinosa Pólit. La notificación de este hecho inolvidable tiene para Jorge ribetes agridulces, que también son indelebles. Estando a mitad de sus estudios universitarios, hace cuarenta años, recuerda Jorge que por coincidencia se hallaba asistiendo a una clase del doctor Efraín Jara Idrovo, que alguien interrumpió para pedir que saliera del aula el estudiante Dávila Vázquez Jorge. Tras recibir la noticia, asustado, atónito, feliz a la par que ingenuo, retornó al salón para comunicarla al maestro y a los condiscípulos: “Me acuerdo tanto que me llaman afuera y me dicen, con cierta duda, incredulidad y asombro, parece que has ganado el Premio Aurelio Espinosa... Entré y pedí permiso al Efraín, y le dije: ¿puedo decir algo?… Me parece que he ganado el Aurelio Espinosa por mi novela María Joaquina … “¡Ah… ya, ya!” -fue lo que dijo el gran maestro y poeta cuencano-, “y siguió la clase como si tal cosa…”

Francisco Álvarez González: Filosofía en una Cuenca bucólica

Estándar

Por entonces resultaba fácil recorrer la pequeña urbe que era Cuenca, desde la perspectiva del peatón. Su condición de bucólica, aun presente dentro del área urbana, era evidente al traspasar cualquiera de sus límites. Fue a esa ciudad a la que llegó, en enero de 1952, uno de los brillantes discípulos del autor de La Rebelión de las Masas, don José Ortega y Gasset: Francisco Álvarez González.[1] Apenas una veintena de días después, aquél sería el eje, junto a un grupo de españoles y cuencanos, en torno al cual convergería la fundación de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca, de la cual sería su primer decano.

ortegaygasset

José Ortega y Gasset

De la mano de esa responsabilidad asumiría también la tarea de escribir, de manera incansable, textos filosóficos de los cuales carecía la incipiente Facultad. La revista Anales de la Universidad de Cuenca será uno de los mayores recipientes de sus escritos, y es también memorable entre quienes tuvieron el privilegio de contarlo como maestro, su libro Historia de la Filosofía, escrito en esta ciudad sin contar para ello con un buen fondo bibliográfico que, para entonces, era inexistente en Cuenca: “Ya el hecho de que una de mis primeras preocupaciones fuera escribir una relativamente extensa historia de la filosofía, se debió no a ningún interés personal de momento por el tema, sino al deseo, que casi era un deber, de que los alumnos pudieran contar con un libro de texto sobre esa materia.” De igual manera recomendaba la lectura directa de obras y autores, para lo cual se valía de una antología preparada por su célebre condiscípulo, también pupilo de Ortega y Gasset, Julián Marías (padre del más célebre novelista español contemporáneo, Javier Marías).

De Marías recuerda: “Fue condiscípulo mío. Terminamos en 1936 la licenciatura juntos, un par de meses antes de que estallara la Guerra Civil. No mantuvimos mucha correspondencia pero sí manteníamos una relación de amistad a lo largo de tantos años. Por ejemplo, hace unos diez años fue a Costa Rica a dictar conferencias y llegó a mi casa. Y hace unos dos o tres años estuve yo en el homenaje que le hicieron en España”.

javieryjulianmarias

Francisco Álvarez, fundador de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca, fue condiscípulo y amigo del filósofo español Julián Marías, padre del escritor Javier Marías.

Si Álvarez llegó a América fue precisamente como consecuencia de la Guerra Civil, al hallarse perseguido por Francisco Franco, el Generalísimo, bajo cuya dictadura permaneció dos años encarcelado. Antes de la guerra había ganado una cátedra, que sin embargo el gobierno franquista le arrebató como represalia por su postura de izquierda. “Fue por la Guerra Civil Española y por la cosa autoritaria de la dictadura de Franco, por la forma como éste persiguió a sus enemigos políticos, que como tantos otros intelectuales tuve que optar por buscar otros rumbos y abandonar España.”

Desde el punto de vista del desarrollo, la España en que transcurrió la juventud de Francisco Álvarez daba la impresión de un país subdesarrollado, recuerda, pero se siente orgulloso de que el mundo entero haya progresado de una manera extraordinaria, y que hoy en día su país no tenga nada que envidiar a otras naciones europeas.

Para el nonagenario filósofo, el fenómeno migratorio es un hecho necesario en países como España, donde los trabajos que ciudadanos de otros lugares llevan a cabo son labores que los españoles ya no quieren efectuar, y, en consecuencia, habrá siempre fuentes de trabajo para los inmigrantes.

A través de un diálogo muy rico mantenido con este interlocutor, Álvarez se confiesa eminentemente orteguiano. Conserva intacta su lucidez y aparenta menos edad de la que tiene. Su conversación abarca tanto los catorce años que vivió en Cuenca como sus posteriores residencias en Chile y Costa Rica. En todo ese tiempo dejó huellas intelectuales y físicas, además de lazos familiares en cada uno de esos países.

cuenca-colegio-benigno-malo

El pasado 31 de enero, exactamente cincuenta años después de haber fundado la Facultad de Filosofía, estuvo una vez más en Cuenca. Diez años atrás, para la celebración del cuadragésimo aniversario, había reconocido su contribución a lo que llamó un hito en la vida cultural cuencana: “Creo, sinceramente, cuando ahora recuerdo aquellos años, que la obra que llevamos a cabo, la fundación de la Facultad de Filosofía y Letras, un al principio muy corto grupo de profesores cuencanos y españoles, señala un hito importante en la historia cultural de esta amada ciudad de Cuenca.”

Febrero de 2002

Monólogo de un Desgajado, R. Aguilar, CCE, Cuenca, 2016

[1] Francisco Álvarez González (Madrid, 1912Heredia, Costa Rica, 2013),  filósofo español, discípulo de José Ortega y Gasset, Manuel García Morente y José Gaos, entre otros, y condiscípulo de Julián Marías, Antonio Rodríguez Huescar y Manuel Granell. Fue profesor de Literatura y Griego en el Liceo Francés de Madrid y de Filosofía y Economía Política en otros centros educativos. En 1952 viajó a Cuenca (Ecuador), donde fundó la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuenca, siendo su primer decano. Fue profesor y director del Instituto de Filosofía de la Universidad de Concepción hasta 1971. En 1973 se radicó en Heredia, Costa Rica y fue profesor de filosofía en la Facultad de Estudios Generales de la Universidad Nacional de Costa Rica. También en Costa Rica fue profesor de la Universidad Autónoma de Centro América. (http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_%C3%81lvarez_Gonz%C3%A1lez)

Guardar