José Serrano González: “EL AMOR ES LO MÁS ESENCIAL DE LA VIDA”

Estándar

Conocí a José Serrano González hacia mediados de los años noventa, cuando él era ya un intelectual reconocido, catedrático de larga data, escritor riguroso, de alta calidad, aunque de pocas publicaciones, y destacado juez de lo Penal en la provincia del Azuay.

Por entonces ambos manteníamos columnas de opinión en sendos diarios de la capital morlaca, lo cual nos haría coincidir en innumerables presentaciones de libros o de exposiciones artísticas, conferencias y todo tipo de acontecimientos culturales. Nació y se fue cultivando así una amistad cada vez más afianzada por largas horas de conversación sobre los más variados temas, pero especialmente sobre libros, su más grande pasión entre las cosas producidas por los seres humanos.

Su columna de opinión en diario El Tiempo la mantuvo hasta el último de los días, literalmente, pues su último artículo, titulado “El Muro”, se publicó el viernes 05 de julio de 2013, al día siguiente de su deceso. En ese breve ensayo, consciente de la proximidad de la hora final, el doctor Serrano revela su descubrimiento de la dimensión e importancia de la palabra para la vida y para la muerte de los seres humanos: “La palabra es un don supremo que el azar evolutivo nos ha otorgado. Gracias a ella nos libramos de la estricta animalidad y podemos razonar y formular ideas. Hablar es la primera necesidad del ser humano; por eso, quien no sabe hacerlo llora o grita”, expresa con lucidez una de las más preclaras inteligencias que ha tenido el Ecuador de las últimas décadas, en un artículo que es a la vez despedida de la vida, reafirmación de una filosofía personal, y legado para las nuevas generaciones.

pepeserranocce

Nacido en Cuenca en el año 1942, fue hijo del abogado José Luis Serrano González, y desde los cinco años de edad vivió en Azogues, debido a que su padre obtuvo el cargo de juez en esa ciudad. En Azogues estudió hasta el primer año de colegio, que lo cursó en el “Juan Bautista Vázquez”, para luego trasladarse nuevamente a Cuenca, donde el siguiente periodo lo cursará en el “Benigno Malo”. Desde entonces estuvo permanentemente ligado a Azogues y el Cañar, donde conservó grandes amistades a través de los años, tanto en el ámbito cultural como en el jurídico.

En Azogues ejerció la profesión de abogado durante cerca de treinta años. Muy joven, a los 27, fue nombrado presidente del Tribunal de Menores. Siempre fue muy aficionado a las letras y la cultura, y sus amigos estaban relacionados con la actividad de la Casa de la Cultura, que años después presidirá: César Molina, Edgar Palomeque, Ezequiel Clavijo, Carlos Aguilar Vásquez (de quien Pepe Serrano afirmaba que era sabio y tímido).

Por aquellos años salía de Cuenca a las 7 de la mañana, y regresaba hacia las 7 de la noche, pues tenía una actividad laboral muy intensa. A comienzos de los años noventa, cuando se da el problema geológico de La Josefina, las condiciones del traslado cambiaron de manera radical. Al tener que viajar a través de Déleg y Solano, llegaba a Azogues hacia la 1 de la tarde, cuando ya la mayor parte de la actividad había cesado. Al poco tiempo se le nombra presidente del Tercer Tribunal Penal del Azuay, y cuatro años después es nombrado Ministro Juez.

joseserrano-homenajepostcañar

La familia de José Serrano González, en el homenaje póstumo que le rindió la Casa de la Cultura, Núcleo del Cañar, del cual fue presidente.

Pese a haber tenido un sobrio y prolífico talento como escritor, publicó muy poco, la mayoría textos de opinión en páginas de diarios y revistas. Fue siempre reacio a publicar, sobre todo en Cuenca, donde afirmaba que publicar incluso en los días actuales significa permanecer inédito a nivel del país. Escribió obras de prosa, ensayo, y una novela titulada “Roca dura”, que tampoco publicó.

JoseSerranoG

Fue prologuista de una extensa lista de publicaciones, sobre las que reconocía que quizá pueda haber pecado de generoso. Pensaba que la presentación de un libro es un acto de amistad, el pedido de un amigo, y lo contrario, es decir criticar la obra y ensañarse con ella durante su lanzamiento, significa ser mezquino.

Casado con la abogada Rocío Salgado, tuvo cuatro hijos varones: José, quien fue Ministro de Trabajo en el gobierno de Alfredo Palacio, y actual Ministro del Interior; Jorge Luis, quien ha tenido un desempeño destacado al frente del Consejo Nacional de Cine y luego como Viceministro de Cultura; Juan Antonio, comunicador social y fotógrafo independiente, asesinado en el año 2012 en un confuso incidente; y Francisco Javier, ingeniero agropecuario.

JoseSerrano-LaVidayLasPalabras JoseSerrano-LaMontañayLaLlanura

“A través de la palabra llegamos y nos vamos de este mundo. Cuando nos acercamos al final de la existencia nos damos cuenta de la aplastante realidad e importancia de las palabras para nuestra triste especie: son la vida después de la muerte, porque lo que hayamos dicho o escrito quedará como testimonio de nuestro paso por el mundo: las palabras detrás del muro reflejan nuestro ser, nos condicionan y representan desde el más allá”, fueron las últimas frases del último de sus artículos periodísticos. Una selección de aquellos textos, algunos de los cuales, en referencia a los amargos momentos que atravesó tras la muerte de su hijo, son desgarradores, se publicó poco tiempo antes de su partida bajo el título “La Vida y las Palabras”. Un año después, a través del sello editorial de la familia Serrano Salgado, se publicó de forma póstuma una nueva antología de sus escritos o micro-ensayos, como solía llamarles en ocasiones, esta vez titulada “La Montaña y la Llanura”. Ambas publicaciones reflejan no solo lo mejor del periodismo de opinión de factura cuencana en las últimas décadas, sino toda una filosofía de vida que deberíamos leer y releer para hacernos con una guía formada por las palabras y el pensamiento del formidable ser que fue Pepe Serrano.

Hombre que vivió la vida a plenitud y con deleite, saboreó sus dichas y desdichas, sus dolores y placeres, con altivez y dignidad. El último de los dolores, el asesinato de su hijo, fue demasiado para un padre que amó tanto a su familia, y lo fue sumiendo en la depresión y minando sus fuerzas para luchar por la vida frente a la enfermedad. Hace unos años se le detectó un linfoma, enfermedad que le hizo amar todavía más la vida, y no aferrarse mucho a las cosas terrenales y materiales.

PICT2220

Azogues, Cuenca, el Ecuador, perdieron uno de los intelectuales de mayor valía. Quienes le conocimos y tuvimos el privilegio de contarnos entre sus amigos, sentimos ese vacío frente al sinsentido de la muerte.En lo personal, le agradezco por esa cátedra de vida que fue siempre su palabra, su conversación, sus artículos, sus bromas, su permanente sentido del humor, sus ironías y provocaciones, así como su intolerancia a la falsedad y el engaño.

Pepe Serrano estaba plenamente de acuerdo con las palabras de Dante Alighieri, al final de la Divina Comedia, cuando expresa que es “el amor que mueve el cielo y las estrellas”. Esa es también una de sus lecciones, la de que el amor es lo que mueve el mundo, según me confesó al entrevistarlo hace unos años: “El amor puede ser engañoso, pero no importa, es una bella ilusión, un sueño en el sentido de Calderón de la Barca. El amor es lo más esencial de la vida, en cualquiera de sus manifestaciones”.

José Serrano González: una vida entre libros

Estándar

Libros, cuadros, libros, reproducciones de caballos, discos, libros, quijotes y más libros son los elementos que parecen dominar la vista en los diferentes rincones del hogar de José Serrano González, abogado, Ministro Juez de la Corte Superior de Justicia de Cuenca, y uno de los intelectuales cuencanos de mayor prestigio y lucidez de las últimas décadas.

ppserrano

En su casa, ubicada en el sector de Chaguarchimbana, a pocos metros de la antigua vía férrea, están presentes los seres que ha amado a lo largo de su vida, los recuerdos, las vivencias, los canes, la señora que le ha servido a lo largo de 66 años, un Botero original, un bodegón del siglo XVII, obras de Carrasco, Ochoa, Chalco, Beltrán, Kingman, Napoleón Paredes, Julio y Ricardo Montesinos, 200 piezas representaciones de caballos (otra de sus pasiones). Brahms es uno de sus compositores favoritos, aunque su fonoteca incluye un sinnúmero de discos de jazz y boleros, que suele escuchar de vez en cuando mientras degusta un cubalibre, su bebida favorita.

Hijo del abogado José Luis Serrano González, en su niñez era algo enfermizo, delgado, quizá sobreprotegido y mimado por el abuelo paterno, también abogado. Hacia los 8 años, al ver que era indispensable la escuela, le tomaron una prueba de diagnóstico en la casa. El propio Director de Estudios, un inspector provincial y un profesor, fueron quienes hicieron el diagnóstico, y decidieron enviarlo al cuarto grado, pero debido a su edad ingresó al tercero. «Mi pasión por los libros es de toda la vida. Mi madre era una gran lectora, al igual que mi abuelo, José Luis Antonio Serrano. Él me regalaba los cuentos de Calleja, ilustrados, antes de que yo supiera leer, a los cuatro años. Siempre tuve buena memoria, y fingía leer delante de mi abuelo. Más tarde entré directamente al tercer grado», rememora.

ppserrano1                                      ppserrano2

«Yo nací en Cuenca, de padres y abuelos cuencanos. Mi abuelo, que tenía un hijo único, mi padre, fue nombrado juez en Azogues, y mi papá también ejerció en esa ciudad, a donde me fui a los cinco años de edad. Ahí estuve hasta primer año de colegio, que lo cursé en el “Juan Bautista Vázquez”. Y ahí también me inicié como profesor». En Cuenca estudiará con los Hermanos Cristianos, y el segundo año lo hará en el colegio «Benigno Malo«».

La primera lectura que lo cautivó fue El tigre de Malasia, de Emilio Salgari, autor que, confiesa, le resultó siempre más ameno que Julio Verne, con excepción de obras como Un capitán de 15 años o Miguel Strogoff. En la adolescencia, su ídolo será Herman Hesse, de quien primero leyó Damian, antes que Lobo Estepario y Juego de Valores. La montaña mágica, de Tomas Mann, será otra de sus lecturas favoritas. En Azogues intercambiaba libros con un médico muy ilustrado, el Dr. César Molina, todo un referente de conocimiento y cultura por entonces, al extremo de que se decía de quienes ostentaban sabiduría, «¿qué va a saber más que el doctor Molina?».

«Para mí el más grande escritor de todos los tiempos es Shakespeare, quien pintó todas las pasiones humanas: en Otelo, los celos y la envidia; en Romeo y Julieta, el amor juvenil y romántico; en el Rey Lear, el amor filial y la fidelidad; en Hamlet, la duda existencial. Todas las personas humanas están pintadas por Shakespeare».

Del Quijote piensa que es una obra maestra, compendio de sabiduría popular que ha releído unas 10 veces en su vida, y en cada ocasión halla más sabiduría. Uno de los más bellos prólogos que ha tenido el Quijote, afirma, es el de Mario Vargas Llosa en la edición especial por los cuatrocientos años de la publicación.

Hugo Oquendo, José Serrano, Rodrigo Aguilar.

Hugo Oquendo, José Serrano, Rodrigo Aguilar

José Serrano desciende de una familia de abogados: bisabuelo, abuelo y padre lo fueron, además de haber sido todos homónimos, como lo es también su hijo. «Se creía que debía estudiar ingeniería, pero era malo para el dibujo. En sexto año de colegio dije que sería abogado. El Derecho permite una lectura más filosófica de la vida, y por eso también mi vocación de profesor. Doy Filosofía del Derecho e Historia del Derecho». Comienza a estudiar Derecho en Cuenca, con Reinaldo y Rafael Chico Peñaherrera, y Carlos Cueva Tamariz, pero evoca como una verdadera eminencia, como un hombre sabio, a Agustín Cueva Tamariz, médico y profesor de medicina legal. En Quito fue alumno de Andrés F. Córdova, quien fue Presidente de la República.

En Azogues, ya como abogado, ejerció la profesión durante cerca de treinta años. Muy joven, a los 27, fue nombrado presidente del Tribunal de Menores. Siempre fue muy aficionado a las letras y la cultura, y sus amigos estaban relacionados con la actividad de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Cañar, de la que años después será presidente: César Molina, Edgar Palomeque, Ezequiel Clavijo, Carlos Aguilar Vásquez (de quien afirma era sabio y tímido). «Le tengo mucha gratitud a Azogues», dice.

Salía de Cuenca a las 7 de la mañana, y regresaba hacia las 7 de la noche, pues tenía una actividad laboral muy intensa. A comienzos de los noventas, cuando se da el problema geológico de La Josefina, las condiciones del traslado cambiaron de manera radical. Al tener que viajar a través de Déleg y Solano, llegaba a la capital del Cañar hacia la 1 de la tarde, cuando ya la mayor parte de la actividad había cesado. Al poco tiempo se le nombra presidente del Tercer Tribunal Penal del Azuay, y cuatro años después es nombrado Ministro Juez.

ppserrano6        ppserrano7

Cuando era vicepresidente de la Casa de la Cultura del Cañar, presentó ese terrible y formidable libro-mapa de la vida dibujado en su boceto con la tinta del amor filial destrozado, titulado Sollozos por Pedro Jara, de Efraín Jara Idrovo, con quien ha cultivado una gran amistad que ha logrado permanecer incólume a través de los años. De él afirma que es uno de los poetas más extraordinarios del país, al igual que Jacinto Cordero, aunque creadores de formas distintas de poesía. En Alguien dispone de su muerte, libro de Efraín, el autor menciona a José Serrano, Joaquín Zamora, Eugenio Moreno y Luis Vega como sus mejores amigos.

Un lector de sus quilates, que lee incluso cuando el resto de mortales duerme, también se ha visto atraído por la creación, lo que sin embargo no significa que haya publicado, pues siempre ha sido reacio a hacerlo, sobre todo en Cuenca, donde afirma que publicar aún hoy en día significa prácticamente permanecer inédito a nivel del país.

ppserrano8ppserrano9ppserrano10ppserrano11

Ha escrito prosa, ensayo, una novela titulada Roca dura, que tampoco ha publicado, y al momento prepara una selección de alrededor de 60 artículos periodísticos, publicados a lo largo de su 20 años como articulista. Roca dura, me atrevo a afirmar sin preguntárselo, de alguna forma tiene que ver con su segundo nombre, Ricardo, que proviene del inglés rock hard.

Hace poco se le detectó un linfoma, enfermedad que le ha hecho amar aún más la vida, y no aferrarse mucho a las cosas terrenales, materiales. Al mismo tiempo le ha hecho revalorar el concepto de la amistad, pues sus amigos han sido muy generosos con él, asegura mientras añade que esta situación le ha hecho ver que la gente es más generosa de lo que uno piensa. Esas demostraciones de amistad pueden condensarse en las palabras de la poeta cuencana Catalina Sojos: «No se envanezca, pero la gente de Cuenca le quiere mucho a Ud».

PICT2219

José Serrano fue una de las más extraordinarias personalidades que he conocido. Siempre me sentí y me sentiré honrado con su amistad.              R. Aguilar O.

Prologuista de una extensa lista de publicaciones, en las que quizá ha pecado de generoso con sus  apreciaciones y críticas, asegura que la presentación de un libro es un acto de amistad, el pedido de un amigo, y lo contrario, es decir criticar la obra y ensañarse con ella durante su lanzamiento, significa ser mezquino.En Cuenca ha constatado la ignorancia de la gente en general, pero al mismo tiempo ha conseguido incentivar la lectura. El mito de la Atenas, afirma, surge a partir de la abundante literatura mariana existente, y por ser Cuenca una ciudad recoleta habría más dedicación a la lectura que en otras ciudades. «Remigio Crespo Toral, ensayista y poeta que tiene una de las mejores biografías sobre Bolívar (“Cuando terminaron las batallas por la independencia terminó el tiempo de la espada, y surgió el tiempo del puñal del asesino”), fue quien popularizó el calificativo de Atenas del Ecuador». Pero otros personajes la han definido quizá con mayor acierto, expresa, como el poeta Gonzalo Zaldumbide, quien dijo que es una «ciudad cargada de alma», o el anterior Cronista Vitalicio de la urbe, Antonio Lloret Bastidas, quien aseveró que «el quinto río de Cuenca es el Pase del Niño».

Casado con la abogada Rocío Salgado, tuvo cuatro hijos varones: José, quien fue Ministro de Trabajo en el gobierno de Alfredo Palacio, y al momento se desempeña como Viceministro de Minas y Petróleos del gobierno de Rafael Correa; Jorge Luis, sociólogo y cineasta, actual director del Consejo Nacional de Cine; Juan Antonio, comunicador social, que ha preferido trabajar independientemente, como “free lance”, y ha hecho fotografías para medios como el Times de Londres, El Gato Pardo, Vanguardia; y, el menor, Francisco Javier, ingeniero agropecuario. Todos ellos (dice con orgullo este padre que posee una biblioteca de 15.000 volúmenes de literatura selecta, sin contar con las obras jurídicas), son buenos lectores.

        ppserrano3     ppserrano5     ppserrano4

La vida es hermosa, asegura con plena convicción este gran hombre que es José Serrano González. Ha vivido su vida a plenitud, con deleite; ha saboreado sus dichas y desdichas, sus dolores y placeres, con altivez y dignidad. «Estoy de acuerdo con Dante, al final de la Divina Comedia, cuando expresa que es “el amor que mueve el cielo y las estrellas”. El amor puede ser engañoso, pero no importa, es una bella ilusión, un sueño en el sentido de Calderón de la Barca. El amor es lo más esencial de la vida, en cualquiera de sus manifestaciones».

Agenda Cultural de Cuenca – Ecuador

 Abril de 2009