Álex García: el ecuatoriano que se fue por el mundo

Estándar

La caricatura fue mi primer amor, dice convencido el pintor guayaquileño Álex García al evocar los tiempos en que empezaba a incursionar en el mundo del arte, hace más de cincuenta años. Fue precisamente de la mano de ese primer amor que empezó a recorrer primero las calles de su pequeño país, y luego del mundo. Ahí está para corroborarlo, por ejemplo, la anécdota de aquella ocasión en que fue encerrado en una cárcel cuencana, en 1963, por haberse atrevido a exhibir una caricatura de Fidel Castro y Nikita Kruschev, en plena dictadura militar y cuando hablar de Cuba y la Unión Soviética era el camino más seguro a ganarse un anatema, por lo menos, cuando no algo mucho peor: «Al salir de la prisión, luego de ocho días, en vez de salir de la ciudad como habíamos sido conminados, montamos una exposición en el Centro Ecuatoriano Norteamericano Abraham Lincoln, a la que no acudieron más personas que el presidente y la secretaria de esa institución».

Europa

Ese primer amor, que lo prendería ya desde los trece años, no se conformaría con caminar por el Ecuador o andar por los países vecinos, y más bien intentaría hacerlo cruzar el Atlántico con rumbo a Europa. En pleno vuelo no bastó más que una chispa para encender el fuego de su talento, con decenas de pasajeros como combustible: tras agradecer las atenciones de una azafata con una caricatura, minutos después el piloto de la nave, la tripulación y casi todos los pasajeros caían hechizados ante su talento, y lo harían llegar a Madrid con una buena cantidad de dólares en los bolsillos.

 El traslado

Mientras se dispone a plasmar su visión de mi persona en una caricatura (aquella que identifica a este blog), me relata que, como les ha sucedido a muchos ecuatorianos, Álex García nació en Guayaquil y creció en Quito, y más de la mitad de su vida la viviría intensamente en la capital venezolana. A Caracas llegó luego de haber pasado dos años en Colombia, tras un fallido intento de trasladarse a Nueva York. En la capital venezolana estudiaría en la Escuela de Bellas Artes, y una vez ya conocido en el ámbito artístico de esa nación, ganaría reconocimientos como el Premio Nacional de Paisaje «Fernando Valero», en 1983; el Salón de Aragua, en 1985; y el Premio Tejerías, en el año 1986.

Las primeras exposiciones datan de 1963, cuando su amigo Alfonso Palacios Borja (hoy Dimitri Borja) lo invita a exponer en Quito, en la galería Siglo XX, luego en Ambato, Cuenca, Guayaquil y Loja.

Esa incursión en el mundo de la pintura, su otro amor, al que continúa ligado aún (sus cuadros se expusieron durante años en el hotel El Dorado) no significaría el abandono del primero: «Quien no tenga una caricatura mía en Caracas, o no sale de noche o solo se pasa en misa», dice sonriendo.

Pese a todo el tiempo transcurrido en Caracas, y ligado a esa ciudad, con hijos y esposa venezolanos, nunca ha querido nacionalizarse como tal. Ya en su época de madurez incursionó en Derecho y se graduó de abogado en la prestigiosa Universidad Santa María. Sus hijos son todos adultos y profesionales exitosos. Será por la nostalgia de los años o por ese secreto llamado de la tierra, que a comienzos del nuevo siglo anunciaba que había decidido radicarse en su país y en la ciudad que lo vio crecer. Pocos años después, caricaturas suyas aparecían y desaparecían en las manos de cientos de mexicanos que caminaban por el Zócalo.

Con tantos años en Venezuela, recordaba haver visto también cómo el gentilicio ecuatoriano fue pasando de un prestigio bien ganado a una reputación por la cual en los años en que retornó a Cuenca, hacia la época de la peor crisis del país, se nos veía como ciudadanos de tercera: «En Caracas hay un barrio llamado Guayaquilito, en el que viven en su mayoría ecuatorianos que se dedican a la delincuencia. Es un sector donde hasta a la propia policía le cuesta ingresar», rememoraba argumentando que esa sería una de las causas por las que los ecuatorianos han sido mal vistos en Venezuela, «porque esta gente ha sentado un mal precedentes para el resto de compatriotas a quienes sí les interesa trabajar honradamente».

Personajes

Algunos de los personajes dibujados por García, han sido el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, el ex presidente Carlos Julio Arosemena Monroy, el torero Antonio Ordóñez, el actor Pierce Brosnan, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pintor también colombiano Fernando Botero, la legendaria y despampanante bailarina Yolanda Montez, mejor conocida como Tongolele, el cantante Marco Antonio Muñiz, el popular actor mexicano Chabelo, o el ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, a quien admira este pintor criollo con una mezcla de acentos, entre quiteño y caraqueño, que se precia de haber conocido también a figuras tan populares como el Faraón de la Salsa Óscar de León.

rodrigo-aguilar-por-alex-garcia

Rodrigo Aguilar Orejuela, a los 31 años, en una caricatura de Álex García.

A mediados de 2001 expone en Cuenca y otras ciudades obra creada en el país, compuesta de paisajes urbanos y rurales, retratos y bodegones “que por lo general suelen venderse bien”. En una etapa anterior, en Venezuela, hizo también pintura abstracta, pero ha preferido mostrar en Ecuador la primera, porque, sobre todo en los nuevos círculos y generaciones, ha sido un desconocido, como consecuencia de su largo extrañamiento.

En la conmemoración de su medio siglo de vida artística, su natal Guayaquil lo acogió con honores y le permitió exponer en el Museo Municipal, hacia finales de 2014, con una exposición en torno a Don Quijote de la Mancha, titulada Don Quijote a la Carta, que al mismo tiempo se presentaba reproducida en mazos de naipe o cartas. Lo último que se ha sabido del inquieto e incansable Álex, el ecuatoriano que se fue por el mundo, hoy ya todo un setentón, es que se lo vio bajando a toda velocidad, subido en un trineo, a comienzos de 2016, en el centro de esquí de Valdescaray de La Rioja, en España.

2001-2016

(fotografía: Ángel Aguirre – El Universo)

 

Escarabajos en la calle Sucre

Estándar

Los Escarabajos de Liverpool nunca estuvieron en Cuenca de los Andes. En la época en que sus acordes y melenas conmocionaban hasta la histeria a los jóvenes de gran parte del mundo occidental, la capital azuaya era aún una pequeña urbe perdida en la cordillera andina, repleta de iglesias y calles con nombres de curas por todas partes, y temerosa de que el fantasma que según Marx recorría el mundo desde 1848, apareciera para destruir el cosmos de tradición y marianismo, de enclaustramiento e intolerancia que muchas veces caracterizó el ambiente social reinante.

Tampoco dieron concierto alguno al sur del Río Grande. Que se sepa, España fue el único lugar de habla hispana en el que Los Beatles se presentaron (no cuenta Manila, la capital filipina, porque en ese país el español hace mucho que dejó de hablarse), en Madrid y Barcelona, cuando Franco era la única y la última palabra, y los jóvenes ni siquiera podían usar melena porque corrían el peligro de que algún ciudadano de bien, rezago de la era intolerante en que la Iglesia Católica y la Inquisición regían y atormentaban las vidas de los seres humanos con el pretexto de la fe, los detuviera en la calle para conminarlos, con la aprobación de los transeúntes, a cortarse el cabello.

Pero estuvieron siempre en Cuenca. Por ejemplo, de la mano de personajes como Claudio Malo o Rubén Astudillo, por entonces jóvenes promesas de la investigación, el periodismo y la creación literaria, los cuatro escarabajos comenzaron a pasearse por las calles morlacas llamando la atención de cuanto hijo de vecino se sintiera amenazado por semejante presencia.

Dos parecen haber sido las formas en que se conoció la música de los Escarbajos en Cuenca, de acuerdo con testimonios de personajes que por entonces eran adolescentes a la vez que testigos privilegiados de aquello: René Cardoso, cuyo padre era propietario de un almacén de música, que fue quien por obra y gracia de sus contactos con casas disqueras extranjeras, cometió el acto de magia de hacer aparecer en la capital morlaca el primer disco de Los Beatles, en el año 1965. El escritor Ernesto Arias, con unos pocos años más que Cardoso, corrobora esa remembranza, aunque nadie ha logrado ponerse de acuerdo en torno a de cuál de los discos del cuarteto se trataba. Para entonces pudieron haber sido Help! o cualquiera de los álbumes anteriores como A Hard Day´s Night, Beatles for Sale, Please Please Me, o With the Beatles. Existe, desde luego, la remota posibilidad de que el disco en mención fuese Rubber Soul, que se publicó a comienzos de diciembre de ese año, pero más de media centuria después de aquel acontecimiento, por entonces no percibido como tal, no resulta fácil para sus privilegiados testigos evocarlo con detalle y precisión.

La otra forma puede haber tenido visos de masiva, pues al parecer fue un grupo colombiano de rock, llamado The Speakers, todo un capítulo en la historia del género en el país norteño, el que con sus covers, traducciones y adaptaciones de los temas de Los Beatles y Los Rolling Stones, permitieron a miles, quizá millones, de jóvenes sudamericanos, conocer la música del milagroso boom británico que como un huracán sopló sin misericordia sobre medio planeta y a lo largo de la década de los sesenta del siglo XX.

El pintor que testimonió para la posteridad la caminata en fila india de los cuatro melenudos, en pos de una chola cuencana, era en realidad muy niño cuando se dio aquel acontecimiento, pero se cree que muchos años después a su taller concurrieron serios testigos, llenos de canas ya, que relataron paso a paso aquella visita inesperada e inusitada a la tierra morlaca, jamás recogida sin embargo por ninguno de los biógrafos e historiadores del fenómeno beatle.

Nuestra generación, la de los hijos de los hippies, que desde su aparición en este planeta viene adoleciendo del mal de la envidia generacional, vivía su época pero también  padecía cierto grado de nostalgia: Los Beatles no atravesaron Abbey Road para fotografiarse con el fin de ilustrar la portada de su último disco; en realidad cruzaron la calle Sucre, con rumbo al parque Calderón; la Catedral Nueva al fondo, cada uno de ellos, llevando un banano en la mano, dejado por una chola cuencana que segundos antes pasaba por allí; y, más allá, en la esquina del parque, el escarabajo blanco parqueado, el pichirilo aguardando desde hace cincuenta años a que alguien lo saque de Abbey Road o de la calle Mariscal Sucre.

Al menos así lo vio Julio Álvarez, pintor coetáneo cuencano que supo comprender ese sentimiento, beatlemaniaco él mismo, incapaz de resistirse a la tentación de aparecer también como inmortalizado testigo en la imagen con que representó  la hipotética y utópica visita, aunque segundos más tarde tendría que forzosamente caer, boquiabierto e hipnotizado, y cargando también un enorme racimo de bananos, a la destapada alcantarilla que jamás habría podido ver. Como él, como Julio, cientos, miles de cuencanos han aprendido inglés o se han visto influenciados, marcados por la música beatle, por la contundencia de sus acordes y letras, por la magia de sus mil canciones, por la leyenda, el fenómeno y el mito más grande del siglo XX. Ante su música nadie puede quedar indiferente: o gusta y fascina o simplemente se aborrece. Si hasta los metaleros gustan de ella, aunque en público prefieran repudiarla porque para ellos no hay otra opción en medio de su radicalidad marginal, hoy también con visos de clásica.

De Lennon a Cobain

La fascinación masiva que Los Beatles han ejercido en Cuenca se demostró hace unos años, creo que fue en 2004, cuando bajo la iniciativa de beatlemaniacos como el «flaco» Edgardo Neira se emprendió el ya también legendario Tributo al conjunto británico, bajo el nombre de Get Back y con la famosa foto del último de sus álbumes impresa al revés, como una forma de iniciar el regreso (hoy sabemos que la sesión de fotografía de aquel dia en Abbey Road, incluía capturas del grupo caminando en sentido contrario a la ya legendaria imagen de portada).

Decenas de músicos subieron al escenario del teatro universitario Carlos Cueva Tamariz, y ante cientos de espectadores que rebosaban el lugar interpretaron los más bellos temas de Lennon-McCartney y de Harrison. Poco tiempo atrás, en el año 2000, se habían llevado a cabo actos especiales para evocar la memoria de John Lennon, al conmemorarse el vigésimo aniversario de su asesinato a manos de un desquiciado que aún purga cadena perpetua, cometido el 8 de diciembre de 1980 frente al portal de la casa Dakota, en Nueva York.

Alejado por voluntad propia de los estudios de grabación y los escenarios, más de diez años después de la separación del mítico conjunto, Lennon sorprendió al mundo ese año con el lanzamiento del formidable Double Fantasy, disco cuya portada en blanco y negro mostraba al líder inglés besando al amor de su vida, la japonesa Yoko Ono. Pocas semanas después, los millones de fanáticos desperdigados por el planeta se enteraron conmocionados de la noticia. Nadie lopodía creer. El abanderado de la paz, el luchador por los derechos humanos, el pacifista, había muerto absurdamente a manos de un psicópata ensimismado en su propio cretinismo.

La década recién empezada pudo haber sido el lapso en el que Lennon aportaría con su genialidad recién vuelta a despertar del letargo de los últimos años. Muy probable hubiese sido verlo apoyando causas como Live Africa,cantando quizá We are the world, we are the children (probablemente no, pues para la grabación de este disco  vídeo, si no me falla la memoria, en el año 1984, solo participaron intérpretes gringos, porque se trataba de USA for Africa), o colaborando después con líderes de las nuevas generaciones, como el mismísimo Kurt Cobain. Muchos creen que poco o nada en común puede hallarse entre esos dos iconos del pop mundial. Poco es, al parecer, lo que puede identificar la creatividad musical de Lennon durante y después de Los Beatles, con la del también desaparecido vocalista del hoy ya legendario grupo de rock grunge Nirvana. Pocos son los que reparan, en cambio, en la admiración que éste sentía por Lennon, o en el hecho de que In my life, ese himno existencialista presente en Rubber Soul, el primero de los discos de Los Beatles compuesto y grabado bajo el aroma dulzón del humo del cannabis que pocos meses atrás el también legendario Bob Dylan les había enseñado a fumar, fuera uno de sus temas favoritos: «Existen lugares que recordaré durante toda mi vida, aunque algunos hayan cambiado ya; unos por siempre, para bien o para mal, algunos han desaparecido y otros quedan aún».

Beatlesincuenca3

 Esa fascinación innegable por Lennon y Los Beatles que persiste en tantos cuencanos deberá alguna vez canalizarse en un homenaje más perenne. En La Habana se lo hizo en el año 2000, al inaugurar el propio Fidel, acompañado por Silvio Rodríguez, el monumento en el que aparece Lennon sentado en una banca. Fidel Castro logró comprender, treinta años después de la separación dolorosa del cuarteto inglés, la magnitud de su contribución socio-musical a la humanidad. Y lo destacable es que lo comprendió después de que Los Beatles estuvieron proscritos de las emisoras oficiales por lo menos hasta los ochentas, prohibidos por la Revolución debido al hecho de que sus temas estaban grabados en inglés, el idioma del enemigo ideológico y político situado a ciento cincuenta kilómetros de la capital cubana. Hace un tiempo se supo, además, que el Papa alemán había perdonado a Lennon por sus declaraciones de medio siglo atrás en contra del cristianismo.

Guardar

Guardar

Guardar

Cuando Celia Cruz llegó a Esmeraldas

Estándar

Corrían los últimos años de esa década que a los miembros de la generación X ecuatoriana nos parece algo borrosa, la de los años setentas. Es probable que estuviera cerca la etapa de transición del militarismo dictatorial hacia el referéndum y las elecciones que catapultarían a Jaime Roldós Aguilera al poder. Las Palmas, una suerte de barrio semi-burgués de la ciudad de Esmeraldas ubicado a orillas del mar, era una combinación de extranjeros de todo tipo [chilenos que huían de la dictadura de Pinochet, libaneses, coreanos, colombianos, y marineros que abordo de los buques petroleros llegaban procedentes de diversas latitudes] y su descendencia, las personas de ancestros manabitas y los vecinos quiteños, y unas cuantas familias afro-esmeraldeñas.

celiacruz5

Una bulliciosa caravana de negros y blancos, mulatos y mestizos, atravesaba la avenida Ángelo Barbissotti (obispo italiano de Esmeraldas) gritando uno de los nombres más populares del contexto cultural esmeraldeño del siglo XX: Celia. Sí señores, era la llegada apoteósica de una diosa negra a la tierra de la negritud, a la sucursal de Cuba en Ecuador, a la capital del ritmo. Doña Celia Cruz iba a ser la atracción más grande de ese año. Lo más probable es que se presentara en el recinto ferial de La Propicia, lugar en el que año tras año aparecían las principales figuras de la música tropical latinoamericana: la Sonora Matancera, Cuco Valoy, Daniel Santos, Henry Fiol, El Gran Combo de Puerto Rico, Oscar de León y prácticamente todas las estrellas de la Fania.

celiacruz3

El hotel Cayapas era el sitio obligado para que pernoctase todo tipo de personajes, y allí se hospedó la Guarachera de Cuba. La gente del barrio, no exactamente los ricachones, se fue agolpando poco a poco en torno al lugar en que se suponía estaba ubicada la habitación de Celia. Todos, niños, adolescentes, adultos, viejos, comenzamos a corear su nombre con la esperanza de que saliese. Y la intérprete de Burundanga no se hizo rogar. Con su despampanante sonrisa, con la vitalidad de su voz, y con ese carisma que contribuyó a convertirla en leyenda viviente, se asomó al balcón del hotel.

celiacruz2

Fue un momento de verdadera magia, una suerte de rito africano entre una sacerdotisa orisha y los seguidores de sus tambores y su canto. Durante esos breves minutos la reina habló de lo bien que se sentía en Esmeraldas, de lo mucho que le recordaba a su Cuba natal, de la fama bien ganada de ciudad del ritmo… De pronto alguien comenzó a pedirle que cante, mientras los demás le iban secundando. ¡Que cante, que cante, que cante!, era la petición general. Pero la negra de la bemba colorá se hallaba demasiado fatigada por el viaje. Los espero a todos esta noche en el recinto ferial, fue su amable invitación. Y con amables y cariñosas palabras, mientras extendía su mirada sobre la inusitada multitud, se fue despidiendo de nosotros.

Aquél fue nuestro contacto más cercano con la leyenda. Por entonces yo no acertaba a comprenderlo en su cabalidad. Después, con los años y con la reiteración omnipresente de su música en las calles y casas esmeraldeñas, ella fue cada vez más Celia, la voz, la figura, la magia, lo inexplicable, el son, la guaracha, la rumba, el bolero, la conga, el omelenko, el guaguancó, el son montuno, la guajira, el mambo, el bembé, el merengue y la salsa.

Al pueblo esmeraldeño, a la gente de esa ciudad, nunca le importó cuál fuera la posición política de Celia frente a Fidel. Y por eso escuchaban y bailaban su música, con igual devoción, tanto los izquierdistas del FADI y el Partido Comunista como los padres y alumnos católicos de los colegios religiosos Sagrado Corazón y La Inmaculada.

celiacruz7

Siempre será Celia, siempre será el símbolo de la cultura latinoamericana. Lástima por todos aquellos que no pueden disfrutar de su legado musical de más de cincuenta años, a causa de la posición política que tuvo. No tienen idea de lo que se pierden. Lástima también (de verdad) por ese montón informe de cretinos que al atreverse a hablar de Celia mencionan con desdén que era una mujer fea, como si el talento y la calidad artística algo tuvieran que ver con las fachadas.

celiacruz6

A Celia, más que llorarla, hay que cantarla y bailarla. Hágalo usted ahora, que hay Celia para todos los gustos. Viva como ella quería que lo hiciéramos, no se tome tan en serio, disfrute, aproveche sus años y aplíquesela medicina cubana, la rumba, porque la vida es un carnaval.

Cuenca de los Andes, 2003-2015

Daniel Pinos: un pionero de la radio

Estándar

Si existe en el Ecuador un personaje al que puede denominársele no solo conocedor y experto en la materia radiodifusión ecuatoriana, sino además uno de sus pioneros y artífices, uno de sus más devotos cultores e impulsores, aquel debe recibir el nombre de Daniel Pinos.

Cuencano zarumeño o zarumeño cuencano, su vida ha transcurrido entre la devoción, en realidad la pasión, tanto por la urbe morlaca como por la pequeña villa minera de Zaruma, desde hace unos años candidata a patrimonio cultural de la humanidad. En esta última fue donde naciera don Daniel Pinos, y hasta ejerció la docencia; pero en la primera será donde desarrolle las otras pasiones de su vida: la música nacional, la literatura y el periodismo radial.

danielpinos-qnota3

La conversación transcurre en su oficina de Radio Cuenca, popular emisora morlaca de la cual es gerente, en la que además dirige cada tarde un sui generis programa noticioso de tres horas, matizado por su peculiar forma de interpretar el mundo: “Esta ha sido la única radio de izquierda hasta este rato”, dice con orgullo al referirse a la histórica radiodifusora. Sobre una de las paredes, como para reforzar esa sentencia, un inconfundible Fidel Castro mira hacia donde está emplazada otra fotografía que muestra al siempre joven Ernesto “Che” Guevara, y evoca los intensos primeros años de la Revolución Cubana.

Pero aquella frase no es una simple expresión lírica o romántica de un hombre que ha llegado ya a sus noventa años de edad, y que conserva no solo una lucidez sino también una memoria envidiables. La conversación está matizada por la fuerza de sus recuerdos, lo que le hace a veces intercalar historias entre historias, como si fuesen narraciones de Las Mil y Una Noches. Así, de los orígenes de la radio Cuenca, hacia mediados del siglo anterior, pasa a evocar también su etapa como integrante y compositor de música nacional, en tanto miembro del Trío de Oro, en el que estaba acompañado por José Antonio Jara y Jorge Reyes Samaniego.

danielpinos-qnota6

Sus orígenes como radiodifusor se remontan a la época en que trabajaba como empleado de la que entonces se llamara radio La Voz del Tomebamba. Antes de eso, rememora, hubo un doctor al que llamaban el Pavo Orellana, quien trajo a la ciudad un aparato de radio de 15 vatios de capacidad, y que servía más bien para los radioaficionados. A continuación, los hermanos Humberto y Octavio Espinosa toman aquel aparato como modelo para construir otro con una capacidad de 50 vatios, y con posterioridad un segundo de 500. Es así como se da inicio a HC5EH La Voz del Tomebamba, con la participación de los hermanos Espinosa y del que sería director de la emisora y primer locutor de Cuenca, José Heredia Crespo.

danielpinos-qnota5

Con el conjunto Ernesto Albán, en 1952.

A la sazón, la emisora transmitía de 7 a 9 de la mañana, y de 11 a 1 de la tarde, espacios de noticia y música. Más tarde aparecerán nombres como César Andrade y Cordero, Jaime Cobos Ordóñez, Luis Tapia Jara, Genaro Cuesta Heredia y Arturo Cowan Gil. “Por entonces el comercio en la ciudad tenía las características de incipiente, es decir que la emisora no tenía mayores entradas económicas y trabajaba a pérdida”. Por ese motivo debió cerrar y dejar de funcionar por espacio de varios años, hacia mediados de los cuarenta, hasta que Guillermo y Adolfo Corral Moscoso se animan a revivirla gracias al consorcio que forman junto a Luis Tapia. Otras emisoras de aquel tiempo fueron América, Continental, Amazonas, Ondas Azuayas, Hermig [Hermano Miguel, perteneciente a los Hermanos Cristianos] Aurora y Del Perpetuo Socorro. Se debe destacar, para la historia de la radio cuencana, también la presencia de Radio Ondas Azules, cuyo propietario era Rubén Valencia, que luego se llamará Splendid.

 danielpinos-qnota7

Radio Cuenca

Hacia 1942 aparece Radio Cuenca, que funciona hasta finalizar esa década. “Esta emisora era de propiedad de Salvador Sánchez, y tuvo una presencia estupenda porque contaba con un núcleo extraordinario de personas en el que destacaban intelectuales como César Andrade y Cordero.”

Don Daniel comprará, algún tiempo después, radio Austral, que rebautizará como Nueva Radio Austral, y, luego, R. Popular Independiente. Otras de las emisoras que comprará será R. Atenas, de propiedad de Jaime Andrade Cordero, a la que como era su costumbre habrá también de rebautizar, esta vez como La Voz del río Tarqui.

La Voz del Tomebamba quiebra en el año 1951, y nuestro personaje adquirirá esos equipos, que ahora conserva como “fierros viejos”, en la cantidad de 30mil sucres.

Para entonces, una época en la que había ya un buen servicio telefónico en Cuenca, no existía en el país una regulación rígida de las frecuencias, de modo que no había necesidad de contar con un permiso, en forma estricta, para iniciar las transmisiones. Daniel Pinos habla con Salvador Sánchez con el propósito de negociar el nombre de R. Cuenca. Será su hijo, Enrique Sánchez Orellana, quien le extienda la correspondiente autorización por escrito. Así que entre 1950 y 1953 funciona de manera informal, hasta que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones aprueba legalmente la frecuencia con el nombre de Radio Cuenca: La Voz de los Cuatro Ríos. Funcionaba en la Bolívar y General Torres, y tiempo después en la Presidente Córdova y General Torres.

danielpinos-qnota4

Gonzalo Benítez, J.D. Feraud Guzmán, y Daniel Pinos, en 1976.

Serán su particular carácter, su forma de interpretar la realidad nacional y su simpatía, en realidad casi filiación por la izquierda marxista, los elementos que le granjearán enemigos y atentados como aquel sufrido en la propia emisora, cuando una muchedumbre que vociferaba furibunda “¡Viva el corazón de Jesús! ¡Abajo Fidel Castro!”, lanzaba piedras que terminaron destruyendo los ventanales del edificio y el equipo de transmisión. La causa era su apoyo a las candidaturas de Carlos Cueva Tamariz y Benjamín Carrión, conocidos intelectuales de izquierda.

Hacia comienzos de los sesentas tendrá advertencias de la Junta castrense, por la contundencia de lo que se decía en un programa llamado “El Indio Morocho”, junto a Ángel María Torres. La intervención de un amigo militar, de apellido Navarrete, fue fundamental para que no le quitaran la frecuencia. Pero una década más tarde tendrá una suerte de susto, otra vez con los militares: “Llegó una comisión de tres gorilas en mi busca. Al no encontrarme se ingeniaron para avanzar hasta donde estaban ubicados los transmisores. Me hicieron sentar, me insultaron y me tuvieron detenido por espacio de cuatro horas, aunque no se atrevieron a llevarme hasta la cárcel. Por fortuna tenían un jefe que al menos poseía la inteligencia de una mosca, y por eso no me arrestaron.

danielpinos-qnota2

Con Enrique Ibáñez Mora, primera voz del dúo Ecuador.

En otra ocasión se ordenó su arresto a causa de haber emitido una información falsa a través del éter, la de un bus que llevaba escolares y supuestamente se había volcado con la consiguiente tragedia. Se ordenó entonces su arresto y la clausura de la radio, pero la intervención del entonces gobernador, a la sazón su amigo, hizo que se trocara la sanción por tres días de prisión domiciliaria y unos cuantos sucres, que por entonces eran significativos, como multa.

danielpinos-qnota1

La actitud de Daniel Pinos no se ha centrado exclusivamente en la radiodifusión. Ha sido también activa su labor como educador, pero sobre todo como escritor. Así, se puede citar entre sus obras publicadas los poemarios Canto Mínimo (1948), Retorno a mi sangre (1957), La Batalla del Portete (1960), Tierra Irredenta (1961), Anclados en la Niebla y Lugar Inédito (1964-1980), y Trasplantados (1971-1980), este último publicado en México. A ello se agrega la publicación de La Comunicación y los Medios Audiovisuales en la Educación, resultado de la beca que obtuviera para estudiar en México, tras la cual logró el título de Experto en Ciencias de la Comunicación Educativa. Desde entonces, Radio Cuenca ha estado en las preferencias de la audiencia cuencana.

2004-2015

Nela Martínez: transgresora del ordenamiento social

Estándar

Tuve siempre la vaga y confusa convicción, casi como parte de una leyenda familiar perdida en el olvido, de que cuando vi por primera vez la luz de este mundo el médico que asistió a mi madre fue el doctor Paredes. A casi 36 años de ese hecho particular, en función de este texto y decidido a esclarecer, de una vez por todas, la verdad, me atreví a preguntar. De inmediato comprendí, con algo de decepción, que no fue así. En efecto, mi madre dio a luz asistida por este médico de enorme prestigio en la provincia de Esmeraldas, pero quien nació entonces no fui yo sino mi hermano.

webNME-RETRATO-JOVEN-a837b

Años más tarde, ya en el colegio, compartiría aula y camaradería adolescente con uno de los hijos de Paredes, Mauricio, poco tiempo después de que el galeno salvara la vida del autor de esta nota, pero esta vez por una travesura de muchacho. Aunque por entonces no lo comprendía así, con el transcurrir de la vida llegué a asumir que había nacido de nuevo, y que esta vez el “partero” sí fue el doctor Paredes. Pero no sería sino hasta los 17 años, cuando ingresaba a militar en la Juventud Comunista, en Esmeraldas, que me percataría de quién era en realidad el doctor Leonardo Paredes Martínez, hijo del fundador del Partido Comunista y de una de las más grandes mujeres que ha dado el Ecuador.

El 24 de noviembre de 1912, bautizada como Mariana de Jesús Martínez Espinosa, nació en Coyoctor, en un hogar profundamente católico y conservador de la provincia del Cañar, quien con el tiempo se convertiría en toda una leyenda viviente de la historia ecuatoriana y latinoamericana: Nela Martínez Espinosa. Su numerosa familia se dispersará luego por lugares como Cuenca, en donde su hermano Gerardo, conservador y católico, llegará a convertirse en Gobernador del Azuay, y una de sus sobrinas-nietas, María de los Ángeles, entrará con pie firme y derecho en las letras ecuatorianas, gracias a su agudo y peculiar talento literario.

Mediante entrevistas y diálogos, Alexandra Ayala y Ximena Costales escribieron y editaron Yo siempre he sido Nela Martínez. Una autobiografía hablada, publicado en 2006 por el Consejo Nacional de las Mujeres, casi dos años después del deceso de la gran luchadora cañarense.

maxresdefault

A manera de testimonio narrado por la propia dirigente, va apareciendo a los ojos del lector su vida: sus primeros años en Cañar; su traslado a estudiar la secundaria a Cuenca, al colegio de los Sagrados Corazones, de donde regresaría tres años más tarde “sin diploma alguno porque en ese entonces no se acostumbraba graduar a las mujeres”; su vida en Guayaquil, en Ambato y en Quito; su matrimonio con el escritor comunista Joaquín Gallegos Lara; su romance con el fundador del Partido Comunista del Ecuador, Ricardo Paredes; su lucha a través de los sindicatos, junto a los obreros, junto a las mujeres; su labor pionera en la defensa de los derechos de la Mujer; su lucha luego acompañada por otro líder comunista, el francés Raymon Meriguet; la Gloriosa del 28 de Mayo de 1944. Una serie de hechos y episodios de los que ella fue de una u otra forma protagonista o testigo.

es-webNELA four redim 90p

Se trata de un libro fundamental para comprender el pensamiento y el camino seguido por Nela Martínez, no solo desde la óptica de lo histórico sino inclusive de lo literario y cultural, como fue su relación con Joaquín Gallegos:

nelamartinez-joaquingallegos

Con el escritor y dirigente comunista Joaquín Gallegos Lara

Lo vi por primera vez detrás de un escritorio. Tenía una voz poderosa, unos hombros gigantes, un busto muy fuerte. Dominaba completamente el escenario donde se encontraba, tanto por su fuerza vocal como por la fuerza de su inteligencia. Indudablemente, era un hombre que impresionaba muchísimo y debió impresionarme a mí que andaba buscando en ese momento caminos y salidas. Él había publicado Los que se van.

Yo siempre he sido Nela Martínez, obra con la que el Consejo Nacional de las Mujeres inició la serie Biografías de Mujeres Ecuatorianas, es no solo un homenaje a una de las mujeres más influyentes de la historia ecuatoriana y latinoamericana, sino sobre todo un testimonio de la historia nacional a lo largo del siglo XX. Se trata del primer libro de una serie y de un proceso editorial biográfico destinado a recuperar la historia y la trayectoria de mujeres valiosas que, a lo largo de la vida republicana del Ecuador, enfrentadas al poder establecido, trabajaron y lucharon por la igualdad, la justicia y la paz.

nela

En esa intensa búsqueda de fronteras, de caminos, de nuevas experiencias, la conciencia proletaria y de clase de Nela van consolidándose, y su bregar cotidiano la lleva a departir, luchar y discutir junto con figuras claves de la cultura y la política de avanzada de entonces: Alfredo Pareja Diezcanseco, Demetrio Aguilera Malta, Enrique Gil Gilbert, Alfredo Palacio (escritor lojano, maestro de la Escuela de bellas Artes de Guayaquil, padre del ex Presidente interino que reemplazó a Lucio Gutiérrez), Pedro Jorge Vera, Alba Calderón, Gustavo Becerra Ortiz.

Al ser una mujer que “no funcionaba con las típicas reglamentaciones de la vida social”, puesto que trabajaba con obreros y campesinos, y creía en la necesidad de transmitir un pensamiento revolucionario para que cambiara la sociedad, esta admiradora profunda de Manuela Sáenz se relaciona afectivamente con Ricardo Paredes, fundador del Partido Comunista del Ecuador. De esa relación nacerá su primer hijo, Leonardo, quien con el tiempo se convertirá en un prestigioso médico radicado en la provincia de Esmeraldas, como antes había hecho su padre:

RicardoParedes

Ricardo Paredes, médico ecuatoriano fundador del Partido Comunista del Ecuador

Este hijo mío, Leonardo Paredes, nació de una relación de amor. Debo aclarar que aquello que me atrajo de Ricardo Paredes, su padre, fue su apostolado y también su bondad para tratar los dolores y las miserias de los más desposeídos. Él era médico, y en lugar de asentarse en una sola ciudad y prosperar, como se esperaba de un profesional, solía ausentarse a distintas provincias del país y avecindarse en el lugar menos esperado, por ejemplo Esmeraldas, para dedicarse un tiempo a su profesión, y otro, a ir estructurando el Partido Comunista en aquel sector.

En las páginas de esta obra aparece la historia nacional, con sus conquistas y fracasos; la transformación que se va operando en el país a nivel de la lucha femenina por conquistar sus derechos, y cómo ese ejemplo va irradiando hacia América Latina. La “Gloriosa” de mayo de 1944, uno de los episodios más trascendentes de la historia ecuatoriana, verá la participación de Nela de una manera peculiar, pues prácticamente será la primera vez que una mujer esté al frente del Ministerio de Gobierno. Como delegada por la Confederación de Trabajadores del Ecuador CTE, Nela había previamente participado en la fundación de la Alianza Femenina Ecuatoriana AFE, movimento que apoyaba la revolución. A continuación la decepción que causó luego el ascenso contrarrevolucionario de José María Velasco Ibarra, a quien se entregó el poder político en bandeja de plata.

web_foto-Nela_Martinez_E-da920

A ello se agrega su experiencia internacionalista, a través de la cual impulsó la unidad y el despertar de las mujeres del continente hacia la conquista de sus derechos, además de que ayudó a formar el Partido Comunista en lugares donde no había sido posible. Esa lucha internacional la llevaría a un periplo por diferentes países de América y Europa, y terminaría codeándose, por el respeto y el prestigio que como luchadora ganó, con personajes como Pablo Neruda, Fidel Castro, Gabriel García Márquez, Manuel Marulanda, Andrés Pastrana; es decir, personajes de la historia latinoamericana.

nelayfidel

Nela junto al comandante Fidel Castro

Por su trayectoria se la calificó como “Mujer del Siglo”, y se le entregó la presea “Manuela Cañizares”, por parte de la Municipalidad de Quito, y la condecoración del Congreso Nacional. El 30 de julio de 2004, luego de un largo y doloroso tratamiento brindado solidariamente por el gobierno cubano y el personal médico especializado del Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas de La Habana, falleció la luchadora ecuatoriana, la Nela.

Aleida Guevara: accidente genético o simiente de un mito histórico

Estándar

Imágenes de su infancia en Cuba, durante los difíciles primeros años de la Revolución, han dado desde entonces muchas vueltas por el planeta. Sin así pretenderlo, Ernesto Guevara de la Serna se convirtió en una suerte de icono cultural para millones de jóvenes de todo el mundo. Parte de esa iconografía incluía aspectos como la vida familiar del denominado Guerrillero Heroico, pocos años antes de su asesinato en Bolivia. Fue así como Aleida Guevara March (La Habana,1960), una de sus hijas, quedó para siempre inmortalizada por el solo hecho de descender de uno de los hombres más influyentes de la historia del siglo XX. Hoy, casi cinco décadas después, Aleida es médico pediatra al servicio de su país. Viaja de vez en cuando por diferentes naciones, invitada a coloquios y congresos de medicina, pero sobre todo a dar testimonio de aquel hecho al que denomina “accidente genético”: ser hija del Che Guevara. Habiendo heredado de su padre la frontalidad al hablar, además de la profundidad de su mirada y la firme convicción sobre lo que asevera, a continuación el resultado de una entrevista concedida durante su visita a Cuenca, a finales del años 2001, cuando Fidel Castro, a quien ella creció llamándole “papá”, estaba aún en el poder, y habían transcurrido una pocas semanas desde los atentados del 11 de Septiembre de ese año en Nueva York.

aleidaguevara-rodrigoaguilar

RAO: ¿Cuáles son los motivos de tu visita al Ecuador, y concretamente a Cuenca?

AGM: Primero conocer un poco más de la realidad latinoamericana, como miembros que somos de este mundo. Y después hablar algo sobre el Che como médico, cuya experiencia profesional fue muy corta pero muy intensa. Hay algunos proyectos que él dejó precisamente para los médicos latinoamericanos, y va a ser la primera vez que los vamos a hacer públicos en un país que no sea Cuba.

Al parecer, en los últimos años has sido una especie de vocera de la familia Guevara, con respecto a la figura paterna…

No, no, no… el problema es que hay cosas que te tocan y que tienes que hacerlas.

Te pongo como ejemplo el recibimiento de los restos del Che. Fuiste tú quien intervino en la ceremonia…

Sí, pero esa fue elección de los compañeros en general, de todos los hijos de los compañeros que cayeron en Bolivia. Ellos determinaron que debía haber sido yo quien dijera las palabas y quien las escribiera. Y, bueno, pues ellos mandan y yo obedezco. En ese sentido fue una decisión de colectivo y me sentí muy honrada porque ellos hayan confiado en mí. Nos hemos criado prácticamente juntos, como muchachos cubanos, y fue siempre una relación de amigos.

che-con-sus-hijos-_jpg_186759902

¿No te sientes un poco incómoda de que en otros lugares se piense que el mito Che Guevara también llegue hasta su hija?

A ver, mira, a mí me educaron siempre a tener los pies bien puestos sobre la tierra. Es decir que yo intento ser yo. Simplemente una mujer cubana que, en este caso, es médico alergóloga pediatra, que es mi especialidad, y como tal funciono. Ahora, me siento muy orgullosa de ser la hija del Che Guevara, y si a través de su nombre, a través de esa posibilidad que me ha dado la vida puedo hablar sobre la verdad de mi pueblo, sobre la realidad de nuestros pueblos, pues lo hago con mucho gusto, y no pasa nada. Tengo conciencia de que si se abren estas puertas es porque soy la hija del Che, pero si se atiende lo que digo es porque lo siento y porque soy una mujer cubana.

Supongo que como cubana y como hija del Che, sería más importante para ustedes que se estudie su pensamiento, más allá del icono cultural en que ha sido convertido…

Como revolucionaria y como mujer de mi pueblo, pienso que eso es lo más importante. Las imágenes pueden ser a veces fías, lejanas, demasiado perfectas para gente que no conoce la realidad. Sin embargo, el descubrir al ser humano, que se hace mejor cada día con su esfuerzo cotidiano, hace posible que te acerques a ese hombre, y que digas que él pudo, nosotros también. Solo es una cuestión de querer hacerlo.

¿Por qué has sostenido a veces que te consideras una especie de accidente genético?

Accidente porque me tocó a mí, pero le pudo haber tocado a cualquier otra. Eso no lo podíamos haber definido. La vida se te da por la unión de dos genes y punto. Y a mí me dieron dos genes importantísimos: mi madre y mi padre, y me tocó a mí ese honor, pero le pudo haber tocado a cualquier otra. Por eso te digo que he vivido con los pies muy bien puestos sobre la tierra. Yo reconozco que mucho del afecto que recibo de inmediato es porque soy la hija del Che Guevara. Pero dicen en mi pueblo que el amor solamente se paga con más amor, y yo sí intento ganármelo, con mi propio esfuerzo.

aleida-camilo-che

¿Crees que sería distinta tu posición frente a la Revolución Cubana si no fueses la hija del Che?

Si me hubiera educado mi madre, aunque no fuera la hija del Che, seguiría siendo igual como soy, porque realmente yo soy el fruto de esa educación. Mi papá estuvo muy poquito tiempo con nosotros. Y mi madre hizo desde el primer momento que lo respetáramos y lo admiráramos a él, pero sobre todo que nos sintiéramos dignos hijos del pueblo cubano, que para nosotros era lo más importante. Así que pienso que sería igual.

¿Cómo se ve el futuro de Cuba desde dentro, frente a una visión que es pesimista desde fuera?

Nosotros somos un pueblo que ha definido un camino por seguir; un camino que está apoyado por una gran mayoría. Prácticamente la gran mayoría del pueblo cubano tiene conciencia social, tiene conciencia de los logros que hemos obtenido con esa sociedad socialista en la que vivimos. Por tanto no se puede pensar en una marcha atrás, porque ¿qué nos daría el capitalismo a nosotros?, ¿lo mismo que teníamos antes?: 60% de mortalidad infantil, el 60 por 1000 nacidos vivos de mortalidad infantil; un 60% de analfabetismo medio y un 33% de analfabetismo total; un pueblo completamente entregado a los Estados Unidos de Norteamérica. Ellos eran los dueños de la mayoría de nuestras tierras, la mayoría de nuestra riqueza la sacaban, la explotaban y después nos vendían a nosotros los productos terminados, a precios exorbitantes. Esa era la realidad cubana antes de 1959. ¿Volver atrás, a buscar qué, si ahora tenemos un pueblo diferente? Hay una mortalidad infantil del 6,2 por 1000 nacidos vivos; hay un pueblo culto con un noveno grado promedio, y estamos aspirando a 12 grados; es decir, no solo secundario sino ya un pre-universitario para todos, y universidad para todos en la televisión, para todos los gustos, para toda la gente. Es un país con muchas realidades de desarrollo, si se mantiene con la misma unidad que hasta ahora, con firmeza, con valor, con dignidad. Y pienso que los cubanos lo hemos hecho desde hace más de 100 años. No es de ahora. Hace muchos años que venimos luchando por nuestra independencia y nuestra soberanía, y una vez que la obtienes no se la puedes ceder a nadie, es tuya. Y si naciste con ella, te mueres con ella, no puedes cederla jamás.

???????????????????????????????

¿Sigue existiendo el internacionalismo cubano en su relación con América Latina?

Sí, cómo no. Nosotros tenemos la Escuela de Medicina Latinoamericana y la Escuela de Deportes Latinoamericana y Afro también. Cuba tiene en este momento una matrícula de alrededor de 4000 estudiantes en una universidad que es para quienes en sus países no pueden estudiar porque no pueden pagar la carrera, pero sin embargo tienen la capacidad intelectual para la profesión.

Se conoce inclusive de la presencia de estudiantes procedentes de Estados Unidos…

Nosotros tenemos 500 estudiantes del llamado tercer mundo de Estados Unidos, que también existe: chicanos, latinos, negros. En ese sentido tenemos una buena representación, y están ya en Cuba estudiando gratuitamente. Esto es lo más importante, que Cuba a pesar de sus problemas internos, que son serios como país bloqueado por Estados Unidos, es capaz de mirar detrás. Hay un dicho muy viejo, yo no sé si tú lo conoces, de un viejo sabio que iba quejándose por la vida porque no tenía casi qué comer. Él, que era un hombre con tanto conocimiento, iba recogiendo hojas del camino para alimentarse. Cuando se dio la vuelta vio a otro sabio, más viejo que él, recogiendo las hojas que él dejaba en el camino. Entonces, hay una enseñanza en esto: si siempre hay alguien que está peor que tú, lo lógico e idóneo es que tú te vires a darle la mano a esa persona, a ese pueblo que necesita todavía más que tú. Y entonces lo poquito que tenemos se multiplica, porque tú lo das, lo compartes, y siempre se recibe: se recibe afecto, solidaridad, respeto, apoyo, y eso es muy importante también para Cuba.

fidel-aleida-che    Agenda 5A-3

¿Crees que la caída del Muro de Berlín, en 1989, acercó un poco más a Cuba y América Latina, o nunca hubo distanciamiento?

No. Nosotros siempre hemos estado muy unidos al continente latinoamericano. Fíjate que José Martí, que es el apóstol de la Revolución Cubana, nacido en el siglo XIX, decía que para los cubanos patria es desde el río Bravo hasta la Patagonia. Eso era patria para los cubanos. Y después fue más amplio y dijo que patria era la humanidad. Así que en ese sentido hemos aprendido todos, desde que tenemos uso de razón, que somos parte de este continente, que nos debemos a él y que es una unidad indisoluble. A pesar de que somos una islita del Caribe tenemos mucha cultura y muchas raíces que nos unen siempre a estos pueblos. Además, si todavía faltara algún elemento para esa unidad, desde que triunfó la Revolución Cubana hemos recibido innegablemente, sin ningún tipo de duda, apoyo solidario de la mayor parte de los pueblos de Latinoamérica. No hablo de sus gobiernos. Estoy hablando de sus pueblos, que no cambian. El pueblo siempre es el mismo y por eso nos hemos sentido realmente como una gran familia.

¿Desde hace cuánto tiempo eres militante del Partido Comunista de Cuba?

Creo que me dieron la militancia en 1994. La militancia en el Partido no es algo que tú quieras obtener, sino que tú te ganes, que es otra cosa. Tú tienes que ser ejemplo como trabajador, como persona, en tu comunidad, donde tú vives. Se pregunta a los vecinos cómo tú eres, se pregunta a los trabajadores su opinión, y si ellos están de acuerdo, entonces, sólo entonces tú puedes ser quizá militante del Partido. Además tienes las condiciones que la organización te exige: dignidad, valor, ideología, por supuesto. Esto me costó años. No fue fácil ganarse esa militancia. Por fin lo soy.

¿Estuviste en Bolivia?

No, nunca estuve. Mi hermano sí. Me invitó la Universidad Católica en una ocasión en que iban a abrir una sala con el nombre de mi papá, pero no sé qué pasó después, la invitación terminó ahí. No pude ir. De todas maneras hay mucha gente que puede invitarme porque somos amigos, nos hemos conocido. Pero no sé… me es difícil todavía a mí Bolivia. No en el sentido de culpar a nadie ni nada de eso, pero todavía está ahí mucha de esta gente que tiene que ver directamente con la muerte de mi papá, está viva y sin problema alguno, deambulando en plena libertad. En ese sentido me choca ir a Bolivia.

¿Cuál es tu posición respecto de la idea del Hombre Nuevo que propugnaba el Che? ¿Crees que todavía es posible?, ¿o el último hombre nuevo, el primero y el último, fue él?

Bueno, quizás haya sido solo uno de los primeros, pero nunca será el último. El hombre nuevo es un proceso de siempre. No es un producto acabado, no es como una fábrica en la que tú dices voy a hacer un jabón, se termina de hacerlo, se lo envuelve y punto. Esto no es así. El hombre nuevo es el hombre que se va formando junto a la sociedad que él mismo va creando. Fíjate qué compleja es la cosa. Es un hombre que rompe con toda una serie de valores antiguos, que nos han trasladado toda la historia de la humanidad. Por ejemplo, uno muy simple que nos dice, desde la comunidad esclavista hasta el capitalismo, que el valor que tú tienes es el dinero que tengas en el banco o en el bolsillo, lo demás no tiene valor. Y, sin embargo, esta sociedad rompe con eso y te dice que no, que los valores del hombre están dados por sus propios valores internos, por su capacidad para ser útil dentro de la sociedad en que vive, y que eso es lo que hace de verdad un ser humano diferente.

Aleida-Guevara-March-con-su-hija-Estefania-Fanny-y-Celia_

¿Se puede crear hombres nuevos cuando existe un bloqueo económico internacional?

Nosotros hemos sufrido un proceso económico cuando desaparece el campo socialista europeo, muy importante, que hace que en Cuba haya crisis económica real. Y siempre que hay crisis económica puede haber con ella crisis de valores. Eso es lógico. Está relacionada una cosa con otra: el hombre para pensar tiene que vestirse, tiene que comer, tiene que tener un techo donde vivir, según Marx. No es un invento nuestro, es muy viejo esto. Y es lógico. Es una cuestión lógica en el ser humano. Cuando muchas de estas cuestiones económicas desaparecen o se hacen muy difíciles, el hombre tiende a dos cosas: a fortalecer su espíritu y a luchar con más fuerza por lo que tiene y no quiere perder, o a claudicar y pensar que puede buscarse mejores cosas más fácilmente en otras partes. Eso ha pasado en Cuba.

¿Es esa tu explicación de porqué hay gente que se va de la isla?

Esa es una de las explicaciones. No te olvides que Cuba está sometida no solamente a este bloqueo económico que te dije antes, que además la gente no lo conoce realmente. Yo te pongo un ejemplo: una niña de cinco meses, quedamos y estamos convencidos de que no tiene ideología alguna. No la pueden culpar de comunista, porque a los cinco meses de edad ni siquiera sabe que existe. No obstante, esa niña tiene una enfermedad con sangramiento digestivo alto. ¿Y qué crees tú?: el medicamento para esto tiene una patente estadounidense. Cuba tiene el dinero para comprar ese y otros medicamentos, y ninguna empresa se los vende. Eso se llama Bloqueo. ¿Te das cuenta hasta dónde llega el bloqueo ese…? Y eso es para todas las cosas de la vida. Estados Unidos es un gran productor de leche. Sin embargo, nosotros no podemos comprarla. ¿Tú sabes, nosotros dónde hemos tenido que ir a comprar leche para nuestros niños?: a Nueva Zelanda. Nosotros somos un país subdesarrollado, del llamado tercer mundo, pero no solo eso, sino que para poder conseguir el transporte, para llegar a buscar aquella leche hemos tenido que pagar tres veces lo que cuesta, porque la ley Helms-Burton dice que el barco que toque puerto cubano no podrá tocar puerto estadounidense de seis meses a un año. Eso es el bloqueo y así es como nosotros vivimos.

¿Cómo pudieron resistir y mantenerse después de la desaparición del llamado bloque socialista?

Pues buscamos alternativas. Una de ellas fue el turismo, que trae consecuencias también desastrosas porque trae consigo todos los males de la sociedad de consumo de donde viene: prostitución, drogas, todo esto también entra con el turismo, y hay que combatirlo tremendamente. Y eso es un trabajo de día a día, de educación continua a la población, de demostrar con hechos diarios las cosas que tenemos y lo que nos podemos perder. Es un trabajo lento, que siempre se va a hacer, aunque a veces cometemos errores, porque la Revolución Cubana no es perfecta; es una revolución hecha por hombres y mujeres, que además, como está siempre sometida a presión, puede en determinado momento cometer errores.

20114

Pese a ello, es significativo el número de cubanos que han emigrado del país…

No te olvides de que Estados Unidos tiene una ley de 1966 que se llama Ley de Reajuste Cubano, que es como la llamamos nosotros. Es una ley que dice que si un cubano sale ilegalmente de Cuba, y llega y toca tierra de Estados Unidos, tiene derecho a vivienda, dinero para empezar, trabajo garantizado y, al año de vivir en ese país, puede ser ciudadano estadounidense. Ahora dime tú: ¿por qué esa ley no existe para ningún ecuatoriano, por ejemplo? ¿Qué diferencia hay entre un ecuatoriano y un cubano? Que uno vive en el centro del continente y el otro vive en una isla, es la única diferencia que podría haber. La diferencia que sí le importa a Estados Unidos, es que Cuba tiene una revolución socialista. Entonces intenta por todos los medios que haya gente que se vaya de forma ilegal, para hacer lo que hace la prensa internacional: se mueren 100 haitianos tratando de llegar a Estados Unidos, y ¿a quién le importa? Nadie da la noticia siquiera. Se va un cubano y llega a Estados Unidos, y es un héroe… Y se sabe por la prensa internacional en todo el mundo. ¿Por qué? En ese sentido hay una gran presión sobre el pueblo cubano.

¿Cómo se difunde entre los cubanos el conocimiento de ese tipo de leyes?

Eso es muy fácil. ¿Cuántos cubanos tú crees que hay en Estados Unidos? Hay más de un millón. Y mucha gente vive de piratas y mercenarios. Es a lo que nosotros llamamos la mafia cubana en Estados Unidos. Esa mafia se nutre de estas leyes.

¿Cómo lo hacen?

Se compran o se agencian una pequeña lanchita, van a Cuba pues allí tienen un montón de familiares. Pueden ir antes legalmente, preparan el terreno, avisan a los familiares y conocidos que por 1000 dólares les llevarán a Miami sin problemas, y que la salida será en tal fecha. Tú les das los 1000 dólares y es posible que, como la lanchita es pequeña, y metieron demasiada gente, han botado personas al mar, no les ha importado que mueran. Por eso es que nosotros hemos combatido duramente esta ley, que nos ha costado. Nos costó por ejemplo a la mamá de Elián, y por poco se nos muere también el niño. Y fue toda esa tragedia que tuvimos que tener durante más de un año para poder rescatar al niño de las garras de aquellos que se llamaban sus familiares, mientras su padre estaba en Cuba y lo reclamaba.

Aleida Guevara-Rodrigo Aguilar

En fin, es una guerra sin cuartel, y es además hasta una guerra bactericida. Ellos han inventado montones de cosas a través de nuestra agricultura, de modo que hemos tenido enfermedades del tabaco, de la caña de azúcar; cerdos, que era el alimento básico de la población cubana; y hemos tenido 200mil cubanos enfermos de dengue hemorrágico, y de ellos han muerto 151 niños. ¿Tú sabes por qué? Porque esas cifras que te dije antes, los cambios desde 1959 hasta la actualidad significan un pueblo mucho más sano, más digno, con muchas más posibilidades para vivir de verdad a plenitud. ¿Y por qué vamos a renunciar a eso?

¿Encaja Fidel Castro dentro de los conceptos del hombre nuevo?

Es uno de los partícipes del hombre nuevo. Él mismo, todo el tiempo, se retroalimenta y retroevalúa a sí mismo. El peor crítico que tiene Fidel Castro es él mismo. Es muy fuerte con él, es hipercrítico. Yo pienso que es uno de los pocos dirigentes que tú conoces en el mundo que ha dicho públicamente cuando se ha equivocado. Eso muy poca gente, en comunicación directa con su pueblo, lo hace, y sin temor alguno. Son gente de verdad con una gran capacidad de trabajo, dedicación y entrega a una causa. Y el pueblo cubano responde a eso con respeto, con admiración y con mucho cariño.

El hecho de que el pueblo cubano esté tan bien organizado, y que tenga una conciencia política tan grande, ¿significaría que cuando no esté Fidel igual seguirá la Revolución? ¿Qué pasaría si no hubiera en aquel momento un líder con su carisma?

Desgraciadamente tú sabes que hombres de esa magnitud a veces nacen uno o dos en el siglo. Eso no está en nuestras manos resolverlo, pero hay muchos hombres y mujeres jóvenes, con una gran capacidad de trabajo en Cuba, y con una ideología bien definida y, lo que es más importante, con apoyo de la gente. Porque en Cuba, aunque lo nieguen muchos, hay una democracia, muy diferente a la que ustedes conocen pero que es la nuestra. Democracia es el poder del pueblo, y nosotros tenemos ese poder. ¿Tú sabes por qué? Porque en las elecciones cubanas no hay partido que vaya a elecciones. Es el pueblo quien elige a sus candidatos, quien elige a sus diputados. Y eso es muy importante porque cuando tú eliges de verdad, directamente, con voto directo quién tú quieres que dirija, tienes un gran poder en tus manos porque te sientes representado de verdad. Nuestros diputados son así, elegidos por el pueblo. Esa asamblea cubana, que nosotros llamamos Asamblea del Poder Popular, es la que elige al Consejo de Estado, y éste quien elige a su primer ministro, en este caso Fidel Castro. Ahí no sabemos quién lo podrá sustituir en un momento determinado. Tendrá que ser alguien elegido por el pueblo, que esté dentro de la Asamblea Nacional y haya sido elegido por ella como miembro del Consejo de Estado. A partir de eso, entonces, se elegirá al nuevo compañero que dirigirá la Revolución Cubana.

Aleida Gueva 13 Oct 2002 6b

¿Ser miembro del Partido Comunista de Cuba representa algún tipo de privilegio?

El privilegio de tener más trabajo, sí; el privilegio de tener más responsabilidades también; el privilegio de tener la confianza de su pueblo, también; pero nada más.

¿No hay privilegios materiales?

¡No, nada de material! ¡Estás loco! ¡No, nada de privilegios! [ríe, incrédula, ante la pregunta] Yo te digo, al contrario, a veces tenemos que fajarnos porque se nos lleva un poquito tensos en algunas cosas. Hay que ser justos con todo el mundo.

¿Cuál es tu posición frente al 11 de Septiembre de 2001?

Bueno, menos mal que aclaraste, porque hay un 11 de Septiembre para mí muy duro, que es la muerte de Salvador Allende. Para mí es uno de los 11 de Septiembre más funestos de la historia de este continente. Me apena muchísimo que con el otro 11 de Septiembre se le pase por encima. Es muy triste eso. Yo no estoy a favor de ninguna manifestación de terror, porque nosotros somos un pueblo que hemos recibido terror de Estado por parte del gobierno de Estados Unidos, durante largos 42 años de Revolución. No queremos que ningún otro pueblo, ni siquiera el de Estados Unidos, padezca lo que hemos padecido nosotros estos largos años.

¿Cómo se ve desde la perspectiva cubana, la reacción belicista y vengativa de Estados Unidos?

Como mismo decimos eso, que no aceptamos el terrorismo, no aceptamos una guerra genocida y sin razón contra Afganistán, y tampoco aceptamos la guerra contra Iraq, y decimos no. ¿Sabes por qué? Porque eso es terrorismo de estado, y es un gobierno con todos los misiles, con todas las armas que le dé la gana, y utilizando contra un pueblo que no puede a veces ni siquiera defenderse. Eso es de verdad el terror, y eso es lo que no podemos aceptar nosotros de ninguna manera. ¿Por qué el 11 de Septiembre en Estados Unidos es una catástrofe universal, mientras todos los niños que se mueren de hambre en este continente a nadie le importan? ¿O todos los niños en África, que se mueren todos los días de hambre, ni siquiera de guerra, a nadie le importan; o los niños que murieron en Vietnam y todavía siguen muriendo por la cantidad de bombas que Estados Unidos les disparó encima durante años de guerra, que todavía hoy sufren las consecuencias de esa guerra química a que fueron sometidos?

Cheyninjo14

Supongamos que el atentado fue en el corazón del imperio y que nosotros habitamos en las provincias…

Pues no es justo

¿Cuba sería, entonces, una provincia rebelde?

Y bueno, esperemos que cada vez haya unas cuantas más. Ahora mismo, en el sur del continente, no es fácil la situación de Argentina, por ejemplo. Están llevando al mundo a este tipo de manifestación ¿Tú crees que el pueblo de Iraq se va a quedar con los brazos cruzados?; ¿tú crees que no se va a defender? Tiene todo su derecho a hacerlo. ¿Y cómo se va a defender? El método yo no lo sé, pero esto es una cosa muy peligrosa, y el mundo se queda de brazos cruzados ante las puertas de una tercera guerra mundial, que podría devastar totalmente el planeta. Y estamos así, tranquilamente…