Rodrigo Aguilar: El País de la Mitad

Estándar

Un cuarto de siglo separa en el tiempo los hechos narrados y expuestos en esta recopilación de crónicas, artículos y ensayos sobre la convulsa realidad social y política del Ecuador de esos años, de su publicación por parte de Rodrigo Aguilar Orejuela, quien presenta al público lector éste su nuevo libro con el título de El País de la Mitad.

Por curioso que resulte, o por normal que parezca, los nombres y apellidos de los políticos que hacían y deshacían con el Estado en esos años, son los mismos que tres décadas después persisten en el intento adictivo de seguir desgobernándonos.

Eran los lejanos días en que los nombres y apellidos de afamados políticos con trecho extenso ya recorrido, verdes, rojos, naranjas, amarillos y sus respectivas mezclas, eran parte de la vida cotidiana de los ecuatorianos, sobre todo a través de los poderosos medios de información como los canales de televisión y los diarios nacionales, regionales y locales, incluidas, por supuesto, también las influyentes radioemisoras.

Entre los escándalos del gobierno de Sixto Durán Ballén, a mediados de los años noventa, hasta la llegada de Rafael Correa al poder hacia finales de la primera década de esta centuria, hay un lapso aproximado de 13 a 15 años, en los que se precipitó sobre el país una serie de hechos concatenados entre sí, tanto como lo estaban sus protagonistas y causantes políticos, hasta hacernos tocar fondo como nación y como sociedad.

COMENTARIOS ACERCA DE EL PAÍS DE LA MITAD

Publicado por el sello editorial La Caída, este libro de más de 300 páginas es, según el comunicólogo mexicano Víctor Polanco Frías, «una obra que, por su contenido, está llamada a posicionarse como una importante clave de apropiación, comprensión y lectura del pasado reciente en el Ecuador, entre la crisis política de mediados de los años noventa (cuyo momento más crítico estuvo signado por el congelamiento bancario, la dolarización y el éxodo derivado) y el arribo de Rafael Correa al poder, en 2007; por su forma, en modelo e inspiración para las nuevas generaciones de analistas y periodistas; y por su fuerza política y social, en el testimonio del ejercicio de una ciudadanía responsable y comprometida con su comunidad y con su tiempo.»

Víctor Polanco F.

Polanco destaca que, en cada uno de sus escritos, «Aguilar literalmente camina sobre la cuerda floja, pues en un acto de equilibrio supremo, consigue tomar la distancia necesaria para meditar con respecto a los orígenes, implicaciones, significados y posibles consecuencias de los asuntos que aborda; sin dejar jamás de lado la sangre, la pasión y la conmoción que le han generado a él y a sus conciudadanos». El estratega mexicano llama a estos textos «memoria viva y palpitante, escritos concisos y ágiles, que nos permiten volver a hacer contacto con un periodo que temporalmente se ha ido, pero que continúa perfilando la fisonomía del Ecuador y el mundo aun en estos tiempos de pandemia.»

Lorena Escudero

Para Lorena Escudero, catedrática cuencana, ex Ministra de Defensa, la obra es «una cartografía de esperanzas y desesperanzas en la búsqueda de un Ecuador menos imaginario y más vivible». «El autor apela —dice —a la construcción de una cultura política más reflexiva y crítica, que recupere la historia y nos permita algún día ser más valientes, consecuentes, y equivocarnos menos.»

Patricio Mery Bell

El periodista chileno Patricio Mery Bell, estima que El País de la Mitad es «un trabajo extenuante y exhaustivo, sin velos, que narra en primera persona la historia contemporánea del realismo mágico ecuatoriano. Texto valiente que llega hasta sus manos, para ser devorado por hombres y mujeres intrépidos que saben que en el pasado está el secreto para saber cómo se moverán las fichas del tablero de ajedrez del destino del Ecuador.»

En palabras del escritor lojano Martín Cadés, esta publicación «es el descubrimiento de una diacronía, un libro que puede llevarnos a retramar las cosas, a la retrotopía, a la inevitable pregunta. La chocante frescura de estos textos y su valiosa información permiten que el lector perviva para un debate tan urgente como necesario.»

ACERCA DEL AUTOR

Rodrigo Aguilar Orejuela (Esmeraldas, 1970). Escritor, negro literario, periodista, editor y bloguero. Ha ejercido el periodismo de opinión e informativo durante más de un cuarto de siglo en diferentes medios impresos del Ecuador.


Fue editor de la Agenda Cultural (2008-2010), y de la revista Tres de Noviembre, centenaria publicación de la ciudad de Cuenca (2008-2017), así como asesor editorial de la Alcaldía de Cuenca entre 2010 y 2017. Fue editor del libro Cuenca de los Andes (Municipalidad de Cuenca-CCE, 1998), documento presentado para sustentar la candidatura a Patrimonio Cultural de la Humanidad ante la UNESCO.


Por su trabajo titulado A Vivir una Cultura Diferente, sobre el modus vivendi de los ecuatorianos inmigrantes en EE.UU., resultó finalista en el V Concurso Nacional de Periodismo Símbolos de Libertad.


Miembro fundador del Centro PEN Ecuador, en el año 2004 fue ganador del Primer Concurso Nacional de Ensayo convocado por la Universidad del Azuay. Ha publicado los títulos Colombia-Ecuador: un Ejemplo de Convivencia (UDA, 2004), El Encanto de Cuenca de los Andes (ediciones en español, inglés, francés y alemán, Fundación Municipal Turismo para Cuenca, 2005), Mercado, Barrio y Ciudad: Historia de la Nueve (Municipalidad de Cuenca, 2009), El Vuelo del Colibrí (2011), Como el Cardo: Retrato hablado de Eudoxia Estrella (CCE, 2013), Monólogo de un Desgajado (CCE, 2016). Algunos de sus trabajos periodísticos pueden leerse en su bitácora http://www.roderikus.wordpress.com.

Rodrigo Aguilar, miembro fundador del Centro PEN Ecuador, junto a la escritora y periodista mexicana Alicia Quiñones, Coordinadora Regional para las Américas del PEN International.